Cuidado si compras dispositivos IoT de segunda mano: se pueden modificar fácilmente para espiarte

Vivimos en una época en la que la compra-venta por Internet está a la orden del día. Es muy común vender un dispositivo antiguo cuando compramos otro más reciente. También comprar otro de segunda mano cuando queremos que nos salga más barato. Sin embargo esto no siempre es lo más seguro. Podemos toparnos con problemas que afecten a nuestra privacidad y seguridad. En este artículo vamos a explicar por qué comprar dispositivos IoT de segunda mano puede ser un problema y vamos a hablar de un ejemplo reciente. En un artículo anterior explicamos dónde no comprar por Internet.

Los dispositivos IoT de segunda mano, una amenaza

Comprar dispositivos de lo que se conoce como el Internet de las Cosas, o IoT, puede ser un problema serio de seguridad si los adquirimos de segunda mano. Son muchos los dispositivos que tenemos de este tipo en nuestros hogares y cada vez más. Hablamos por ejemplo de cámaras, televisiones, dispositivos para reproducir vídeo, etc.

El problema llega cuando alguien vende en la red un equipo de segunda mano que ha podido ser modificado de forma maliciosa, contener malware y, en general, representar una amenaza para la privacidad.

Podemos hablar de un ejemplo reciente del que ha informado Google. La compañía ha instado a los usuarios que hayan comprado cámaras Nest de segunda mano a actualizar el firmware. De esta forma podrían eliminar posibles modificaciones que hayan hecho sus anteriores dueños y que comprometa la seguridad y privacidad.

Esta advertencia llega después de que hayan encontrado cámaras en las que su antiguo dueño todavía puede obtener imágenes incluso después de restaurar los valores de fábrica. Esto sin duda es un problema importante y que hay que evitar.

Pero esto puede ocurrir con cualquier dispositivo IoT, no solo en cámaras. Cualquier equipo que compremos de segunda mano podría representar un problema para nuestra privacidad. Especialmente aquellos que tengan acceso a nuestros datos e información.

Por ello vamos a dar una serie de consejos para evitar ser víctimas de este problema. Algunas recomendaciones a la hora de utilizar dispositivos del Internet de las Cosas.

Seguridad de los dispositivos IoT de segunda mano

Cómo evitar problemas de seguridad y privacidad en dispositivos IoT de segunda mano

Lo primero y más evidente es directamente evitar este tipo de equipos de segunda mano. Es cierto que puede que obtengamos un dispositivo de segunda mano a un precio inferior a si lo compramos nuevo. Pero claro, aquí hay que incluir el riesgo de que realmente funcione bien y, especialmente, el problema de la seguridad y privacidad. Por tanto nuestro primer consejo es, siempre que sea posible, evitar comprar dispositivos sensibles como cámaras, por ejemplo, de segunda mano.

Si optamos por comprar dispositivos IoT de segunda mano algo muy importante es restaurar los valores de fábrica. Pero no solo eso, que podría ser insuficiente como hemos visto en el caso de las cámaras Nest, sino que también habría que forzar la actualización del firmware del dispositivo. De esta forma podemos evitar posibles riesgos a nuestra privacidad al eliminar malware oculto que pudiera haber.

Comprar a través de sitios fiables y que den seguridad es otra buena opción. Hay que evitar sitios como foros donde no haya garantías reales del producto y tampoco información del vendedor. Siempre que compremos este tipo de productos es recomendable que sea desde tiendas y páginas especializadas.