¿Por qué el puerto que he abierto en mi router no funciona?

La mayoría de servicios como cuando usamos el navegador de Internet o utilizamos el correo electrónico no necesitamos hacer una configuración especial para que funcione todo bien. Sin embargo, algunos programas sí requieren para su correcto funcionamiento que tengamos que abrir puertos. Siempre que necesitemos acceder desde Internet a algún servicio de nuestra red local, necesitaremos abrir un puerto porque ese dispositivo está detrás de la NAT. El proceso no es demasiado complejo pero requiere que realicemos una serie de pasos. Si nos olvidamos de alguno o los realizamos de manera incorrecta entonces empezaremos a tener problemas. En este artículo vamos a ver por qué el puerto que he abierto en mi router no funciona y aportamos algunas soluciones.

Algunos programas para que funcionen de forma correcta necesitan tener los puertos abiertos. En ese aspecto algunos de los que más utilizamos son los clientes P2P, y también cuando queremos montar algún servidor web, FTP o de otro tipo.

Qué interfiere para que no se abra un puerto

Si queremos que el puerto que hemos abierto funcione de forma correcta, tenemos que fijarnos en una serie de elementos que están bien configurados. Estos elementos que debemos revisar o configurar con atención son:

  • La IP local o privada.
  • El router.
  • El firewall de Windows.
  • El programa en cuestión.
  • El tipo de IP pública y el CG-NAT.

Ahora vamos a ir explicando cada uno de ellos y ofreceremos unas pautas que podéis seguir.

La IP local y el router a la hora de abrir puertos

En nuestra red local podemos tener muchos dispositivos que tienen conexión a Internet. Cada uno de ellos tiene una IP local o privada que sirve para distinguirlos. Si queremos abrir puertos de forma correcta no basta conocer esa IP local ya que puede variar si la asigna el DHCP automáticamente. Por ese motivo es necesario que se establezca una IP local de manera fija. En ese aspecto hay que señalar que tenemos dos formas de hacerlo. Una sería en Windows configurando el TCP/IP. Para ello iríamos a Configuración, Red e Internet, Estado y Cambiar las opciones del adaptador. Allí seleccionamos nuestro adaptador de red, con el botón derecho del ratón seleccionamos Propiedades y luego Protocolo de Internet versión 4. A continuación, configuraremos así respetando el rango de red que tiene nuestro router:

La otra opción es establecer la IP local entrando por web al router en el DHCP estático o apartado correspondiente. Luego independientemente de lo hayamos hecho en Windows o en el propio router, tenemos que abrir los puertos que necesitamos en el router hacia esa IP local.

El firewall tiene que estar bien configurado

Por un lado, esos puertos que acabamos de abrir en el router debemos ponerlos en el software que vamos a utilizar. Por ejemplo, los clientes P2P suelen tener un apartado de conexión donde tienes que poner los puertos. Esto es así a menos que hayáis decidido utilizar los que tienen por defecto y los hayáis abierto en el router.

Otro punto que tenemos que revisar tiene que ver con el firewall de Windows. La primera vez que iniciemos ese programa P2P nos va a pedir permiso para acceder a Internet.

En el caso de que el puerto que he abierto no funcione bien, puede ser porque lo haya bloqueado por equivocación. Entonces toca revisar si el firewall de Windows está bloqueando un puerto o programa.

La IP pública y el CG-NAT

En algunos casos puede darse el caso que el puerto que he abierto y la configuración de todos los elementos esté bien hecha. Aquí llega el momento de preguntarnos sobre la forma que tiene nuestro proveedor de Internet o ISP de asignar las IP públicas. Así, en el caso de que nuestro ISP tuviese CG-NAT podríamos tener problemas. Una solución pasaría porque nos dejarán salir de esa CG-NAT, lo que sucede es que eso no siempre es posible.

Algunos ISP que tienen CG-NAT en sus redes son Orange / Jazztel, el Grupo Masmovil (Yoigo, MasMovil y Pepephone) y Digi. Por último, quizás te interese comprobar si tienes IP pública o CG-NAT.

¡Sé el primero en comentar!