Qué es un Ethernet Splitter y diferencias con un switch o hub

Habitualmente nos conectamos a nuestro router mediante cable ethernet o Wi-Fi. El problema está en que los routers tienen unos puertos Ethernet limitados, generalmente cuatro. Entre PCs, portátiles y PLCs podemos usar fácilmente todos esos puertos. ¿Y qué podemos hacer para solucionarlo? En este caso, podemos utilizar un Ethernet Splitter, un switch o hub. Hoy en RedesZone os vamos a explicar las diferencias para que podáis elegir cuál os conviene más en cada caso.

El problema suele empezar cuando tenemos todos los puertos Ethernet ocupados y necesitamos conectar un nuevo equipo por cable de red. La primera solución que pensaríais, sería comprar algo que nos permitiera tener más puertos Ethernet de alguna manera. En este sentido, si decidimos tener más puertos Ethernet disponibles, tendríamos las siguientes opciones disponibles:

  • Ethernet Splitter.
  • Adaptador RJ-45 hembra a RJ-45 hembra.
  • Switch.
  • Hub.

Cada una de estas tres soluciones tiene algo diferente que aportar. Por lo tanto, antes de comprar cualquiera de estos dispositivos, es importante identificar cuál de ellos nos conviene más en función de nuestras necesidades. Así, conociendo sus ventajas e inconvenientes, podremos elegir la opción que se adapte mejor a nuestras necesidades. Ahora vamos a explicar los distintos dispositivos que podemos utilizar para que podamos añadir más puertos de red Ethernet a nuestra red doméstica o pequeña oficina.

Ethernet Splitter, la opción más básica y barata

Sin lugar a dudas, al ser la opción más barata, es la más tentadora, pero también la que ofrece menos opciones. Un Ethernet Splitter es un pequeño aparato con tres puertos Ethernet, dos en un lado y uno en el otro. En el caso de tener un exceso de cables Ethernet cortos, pero solo uno o dos cables largos, entonces es cuando le podemos sacar el máximo partido.

Un dato importante a tener en cuenta es que un Ethernet Splitter reduce la cantidad de cables utilizados en un cable Ethernet Cat 5e, pero reduce el rendimiento de datos de 1000 Mbps a 100 Mbps. Por tanto, si por ejemplo tienes contratada una tarifa de fibra óptica de 300 Mbps simétricos, la velocidad va a estar limitada a Fast Ethernet, es decir, a 100 Mbps.

La ventaja que tiene es que permite utilizar un cable de red para dos conexiones Ethernet y son baratos. Sin embargo, el inconveniente que tienen estos Ethernet Splitter es que reducen la velocidad del tráfico de la red. Por lo tanto, según esos equipos requieran más o menos ancho de banda, podrían no estar aprovechando toda la velocidad que ofrece la conexión a internet o esa red local.

También otra cosa a tener en cuenta, es que un Ethernet Splitter también está limitado a un máximo de dos dispositivos por cable. En algunas situaciones concretas pueden llegar a estar bien. No obstante, teniendo en cuenta que podemos comprar un Switch desde 15 € con muchas más posibilidades, hace que en la mayoría de ocasiones no compense comprar un Ethernet Splitter.

Por tanto, para un uso básico o puntual puede resultar una opción. Si realmente quieres ampliar los puertos Ethernet y lograr alcanzar la máxima velocidad de red, deberías pasar a alguna de las otras alternativas que vamos a ver.

Adaptador RJ-45 a RJ-45

En el caso de que necesites «alargar» un determinado cable de red Ethernet, pero no quieres deshacerte del primero para posteriormente poner uno más largo, entonces este tipo de dispositivos adaptadores RJ-45 hembra a RJ-45 hembra es lo que necesitas. Este tipo de adaptadores nos permiten «alargar» un cable de red Ethernet, esto es ideal por si no nos llega un determinado cable hasta el PC o Smart TV. Este tipo de dispositivos son muy baratos y nos pueden solucionar este problema de longitud sin necesidad de sustituir el cable de red original, además, soporta velocidades Gigabit Ethernet sin ningún problema.

En nuestro caso, hemos usado este tipo de dispositivos de manera puntual por si en alguna ocasión un cable de red no llegaba por problemas de longitud. Los dispositivos de UGREEN son los que compramos nosotros y el funcionamiento de los mismos es perfecto a velocidades Gigabit Ethernet, no hemos tenido ningún problema con ellos. Además, si compras un pack de 5 adaptadores RJ-45 de UGREEN, cada uno te saldrá por solamente 3€, un auténtico chollo.

Tal y como podéis ver, este tipo de dispositivos son perfectos para solucionarnos el problema de longitud de un determinado cable de red o de varios, dependiendo de nuestras necesidades. No obstante, este tipo de dispositivos deben ser usados de forma temporal y no de manera indefinida, en el caso de que estés haciendo una nueva instalación de la red, es muy recomendable que utilices tomas de red hembra de pared, y finalmente utilizar un latiguillo (cable de red de menos de 5 metros de longitud) para conectar el PC, servidor, impresora o Smart TV que queramos a esta toma de red. Nunca deberíamos dejar un cable troncal que va desde el switch hasta la ubicación final con un conector macho, y posteriormente instalar este tipo de dispositivos para conectar el latiguillo final, debemos hacerlo siguiendo la normativa de cableado estructurado.

Switch Ethernet: la opción ideal en la mayoría de casos

Si queremos transformar nuestro cable de red en dos o más, sin lugar a dudas el Switch es la mejor opción para comprar en la mayoría de situaciones. Su forma de funcionamiento es muy sencilla. Lo que tenemos hacer es conectar por cable de red Ethernet desde el router al Switch. Luego, podemos usar el resto de puertos Ethernet disponibles para conectar los nuevos dispositivos que antes no podíamos utilizar. Explicado de manera sencilla, un puerto Ethernet se convierte en varios puertos Ethernet, los switches dan a los datos entrantes de sus dispositivos de red sus propios caminos, por los que los datos entre dispositivos no interfieren entre sí.

El switch, además admite la comunicación Full-Duplex. Esto quiere decir que dispositivos conectados a él pueden enviar y recibir datos al mismo tiempo y se traduce en una red más rápida, por supuesto, seguiremos teniendo la mejor velocidad posible de la red, normalmente Gigabit Ethernet, aunque ya están empezando a aparecer los primeros switches Multigigabit con velocidades 2.5G y 5G.

Por otra parte, si los comparamos con un Ethernet Splitter que tenían como límite dos dispositivos, con el Switch más básico podríamos conectar hasta cinco. Como ya comentamos antes, debido a que también son muy baratos y ofrecen más rendimiento, convierten a los switches en la opción más recomendable.

Los switches de red más básicos suelen tener cinco u ocho puertos. No obstante, incluso puedes comprar un switch que tenga más de 20 puertos disponibles, por si tuvieras que conectar muchos aparatos en una oficina, por ejemplo. Estos aparatos son muy útiles si quieres reducir el uso de la red inalámbrica y ganar estabilidad al conectar lo máximo posible por cable de red.

El Hub Ethernet: una solución en desaparición

Probablemente el Hub Ethernet sea la opción menos interesante, debido a que ha sido sustituido por el Switch. Un Hub podríamos definirlo como una gran cámara llena de tráfico de red, donde los paquetes entran y salen para encontrar los equipos a los que están tratando de conectarse. En términos técnicos, un Hub utiliza lo que se llama comunicación semidúplex. Como consecuencia de esta forma de trabajar, genera retenciones y colisiones de datos, acaparando un valioso ancho de banda y provocando una ralentización de la red. La situación se complica cuando se usan varios equipos a la vez.

Un aspecto a tener en cuenta es que los Hubs Ethernet se parecen mucho físicamente a los switch. Por lo que, a la hora de comprarlos, hay que estar muy atentos de no equivocarse entre ambos, aunque los hub ya no se ven tanto a la venta. Son dispositivos que no son tan utilizados como hace unos años.

Por último, recordad que tenemos los Switches que incluyen todas las funcionalidades, una gran velocidad y posibilidad de segmentar la red si compramos switches gestionables que son algo más caros. El hub sería una solución intermedia que, por precio, no compensa, y para finalizar, tendríamos el Ethernet Splitter que en algunas situaciones puede ser interesante.

En definitiva, como has podido ver existen diferencias notables entre un Ethernet Splitter, un switch de red, hub o la opción del adaptador RJ-45 a RJ-45. Según cada caso, puede que te interese comprar uno u otro tipo de dispositivo para poder tener más puertos Ethernet disponibles o llevar un cable de red a otro lugar más lejano.

¡Sé el primero en comentar!