¿Problemas al subir o bajar archivos en Google Drive? Soluciónalos

El uso de la nube es muy habitual para crear copias de seguridad, compartir archivos con otras personas o simplemente tener los documentos disponibles desde cualquier lugar. Sin embargo a veces podemos encontrarnos con problemas. En este artículo vamos a explicar qué hacer si aparecen fallos al subir o bajar archivos con Google Drive. Vamos a dar unas pautas generales para solucionar este tipo de errores.

Por qué hay fallos al usar Drive

Estos fallos pueden aparecer tanto al subir archivos como al descargarlos. Normalmente ocurre por un fallo con la conexión de Internet. Por ejemplo si estás conectado por Wi-Fi, puede que la señal llegue débil y eso impida que podamos cargar o bajar grandes archivos a la nube.

Pero también puede haber problemas con el navegador. Por ejemplo algún problema con la caché, alguna extensión que esté generando problemas o que incluso estemos usando una versión desactualizada y eso impida que pueda funcionar correctamente este tipo de servicios.

Además, podría ocurrir que sea un fallo a nivel de sistema. Por ejemplo si tenemos algún malware que impide que podamos navegar con normalidad. En ese caso tendremos que tomar medidas de cara a mejorar la seguridad y evitar que cualquier tipo de virus pueda dañar el funcionamiento del equipo.

Pasos para subir o bajar archivos sin errores

Vamos a explicar qué debemos hacer si nos encontramos con el problema de que no podemos bajar ni subir archivos a Google Drive. Esto lo debemos aplicar tanto si se cortan las descargas como directamente ni siquiera se inicia y básicamente no podemos utilizar esta plataforma en nuestro día a día.

Mejorar la conexión

Lo primero que podemos hacer es intentar mejorar la conexión. Es el principal motivo por el que se cortan las descargas o subidas en Drive. Aquí puedes tener en cuenta varias cosas. Si estás conectado por Wi-Fi, deberías intentar mejorar la conexión inalámbrica. Por ejemplo instalar algún repetidor, sistema Mesh o dispositivos PLC. También puedes intentar acercarte al router o cambiar de frecuencia del Wi-Fi y ver si así mejora.

Por otra parte, siempre puedes concentrar la conexión en esa descarga o subida. Esto quiere decir que puedes evitar utilizar otros programas o dispositivos al mismo tiempo. Si la conexión es limitada, cualquier otro equipo que esté consumiendo Internet puede afectar negativamente a nuestros intereses.

Además, si es posible puedes conectarte por cable y evitar así las limitaciones de las redes Wi-Fi. Tu conexión puede funcionar de forma más estable y además lograr una mayor velocidad que sin duda vendrá bien para poder subir y bajar contenido de la nube a través de aplicaciones como Google Drive.

Borrar la caché del navegador

Otro paso que puedes dar es el de borrar la caché y las cookies del navegador. En muchas ocasiones, cuando aparecen problemas de este tipo pueden solucionarse simplemente llevando a cabo estos pasos que vamos a mostrar. Podrás lograr que el navegador funcione mejor y que no se corten las descargas.

Para ello, en Google Chrome hay que ir al menú de arriba a la derecha, entramos en Configuración, Seguridad y privacidad y allí pinchamos en Borrar datos de navegación. Seleccionamos las cookies y archivos y le damos a Borrar datos. Posteriormente tenemos que reiniciar el navegador para que tengan efecto.

Borrar la caché de Chrome

Comprobar que el navegador está actualizado

¿Tienes el navegador actualizado? Aunque es muy importante contar siempre con las últimas versiones, lo cierto es que en muchas ocasiones tenemos programas obsoletos. Puede que estés usando una versión antigua y eso hace que no funcione tan fluido como debería y se corten las descargas o subidas de Drive.

Lo que debes hacer es comprobar que estás utilizando la última versión. En el caso de Google Chrome, tienes que ir al menú de arriba a la derecha, pinchas en Ayuda, vas a Información de Google Chrome y allí mostrará qué versión tienes actualizada y, en caso de que haya alguna nueva disponible, la podrás actualizar fácilmente.

Actualizar Google Chrome

Esto es algo que debes comprobar de forma periódica para lograr el máximo rendimiento, pero también de cara a mantener la seguridad. A veces surgen vulnerabilidades que pueden ser utilizadas por los piratas informáticos y conviene corregirlas lo antes posible.

Verificar que no hay virus

Puede que el problema esté en que hay algún tipo de malware en el sistema. Esto siempre puede influir en la conexión y en cualquier programa que usemos. También podría estar interfiriendo en las descargas y subidas en Chrome y provocar cortes que impidan que funcione con normalidad.

Lo que debes hacer es utilizar un buen antivirus para escanear el sistema en busca de amenazas. Por ejemplo, Windows Defender es una buena opción para el sistema operativo de Microsoft. También lo son otras alternativas como Avast, Bitdefender o cualquier otra. Siempre debes asegurarte de que está actualizado y funciona bien.

Esto también debes comprobarlo en el propio navegador. Puede que haya alguna extensión que esté interfiriendo en la conexión. Si has instalado algún complemento recientemente, tal vez sea una amenaza y en realidad esté afectando negativamente.

Divide los archivos

Una solución más es dividir los archivos. Si estás intentando subir una carpeta o archivo que pesen mucho, puedes dividirlo en varios archivos y subirlos poco a poco. De esta forma reducirás el riesgo de que aparezcan cortes o no se termine el proceso debido a que el sistema no puede gestionar archivos tan pesados.

Puedes usar aplicaciones como 7-Zip. Este programa permite dividir un archivo grande en varios más pequeños. Incluso puedes aprovechar para cifrarlos con contraseña y subirlos a la nube de forma más segura, sin que aparezcan problemas que puedan exponer tu privacidad.

Conclusiones

En definitiva, si tienes problemas para bajar o subir archivos a Google Drive, los motivos pueden ser diversos. Principalmente puede ocurrir que tengas algún problema con la conexión, pero también pueden aparecer fallos en el propio navegador que impida que funcione con normalidad.

Siguiendo los pasos que hemos mostrado podrás evitar estos principales problemas y poder usar Drive correctamente y compartir archivos con otros usuarios sin problemas de que se queden colgados.

¡Sé el primero en comentar!