¿Problemas al subir o bajar archivos en Google Drive? Soluciónalos

¿Problemas al subir o bajar archivos en Google Drive? Soluciónalos

Javier Jiménez

El uso de la nube es muy habitual para crear copias de seguridad, compartir archivos con otras personas o simplemente tener los documentos disponibles desde cualquier lugar. Sin embargo a veces podemos encontrarnos con problemas. En este artículo vamos a explicar qué hacer si aparecen fallos al subir o bajar archivos con Google Drive. Vamos a dar unas pautas generales para solucionar este tipo de errores.

Por qué hay fallos al usar Drive

Estos fallos pueden aparecer tanto al subir archivos como al descargarlos. Normalmente ocurre por un fallo con la conexión de Internet. Por ejemplo si estás conectado por Wi-Fi, puede que la señal llegue débil y eso impida que podamos cargar o bajar grandes archivos a la nube.

Pero también puede haber problemas con el navegador. Por ejemplo algún problema con la caché, alguna extensión que esté generando problemas o que incluso estemos usando una versión desactualizada y eso impida que pueda funcionar correctamente este tipo de servicios.

Además, podría ocurrir que sea un fallo a nivel de sistema. Por ejemplo si tenemos algún malware que impide que podamos navegar con normalidad. En ese caso tendremos que tomar medidas de cara a mejorar la seguridad y evitar que cualquier tipo de virus pueda dañar el funcionamiento del equipo.

Pasos para subir o bajar archivos sin errores

Vamos a explicar qué debemos hacer si nos encontramos con el problema de que no podemos bajar ni subir archivos a Google Drive. Esto lo debemos aplicar tanto si se cortan las descargas como directamente ni siquiera se inicia y básicamente no podemos utilizar esta plataforma en nuestro día a día.

Mejorar la conexión

Lo primero que podemos hacer es intentar mejorar la conexión. Es el principal motivo por el que se cortan las descargas o subidas en Drive. Aquí puedes tener en cuenta varias cosas. Si estás conectado por Wi-Fi, deberías intentar mejorar la conexión inalámbrica. Por ejemplo instalar algún repetidor, sistema Mesh o dispositivos PLC. También puedes intentar acercarte al router o cambiar de frecuencia del Wi-Fi y ver si así mejora.

Por otra parte, siempre puedes concentrar la conexión en esa descarga o subida. Esto quiere decir que puedes evitar utilizar otros programas o dispositivos al mismo tiempo. Si la conexión es limitada, cualquier otro equipo que esté consumiendo Internet puede afectar negativamente a nuestros intereses.

Además, si es posible puedes conectarte por cable y evitar así las limitaciones de las redes Wi-Fi. Tu conexión puede funcionar de forma más estable y además lograr una mayor velocidad que sin duda vendrá bien para poder subir y bajar contenido de la nube a través de aplicaciones como Google Drive.

Borrar la caché del navegador

Otro paso que puedes dar es el de borrar la caché y las cookies del navegador. En muchas ocasiones, cuando aparecen problemas de este tipo pueden solucionarse simplemente llevando a cabo estos pasos que vamos a mostrar. Podrás lograr que el navegador funcione mejor y que no se corten las descargas.

Para ello, en Google Chrome hay que ir al menú de arriba a la derecha, entramos en Configuración, Seguridad y privacidad y allí pinchamos en Borrar datos de navegación. Seleccionamos las cookies y archivos y le damos a Borrar datos. Posteriormente tenemos que reiniciar el navegador para que tengan efecto.

Borrar la caché de Chrome

Comprobar que el navegador está actualizado

¿Tienes el navegador actualizado? Aunque es muy importante contar siempre con las últimas versiones, lo cierto es que en muchas ocasiones tenemos programas obsoletos. Puede que estés usando una versión antigua y eso hace que no funcione tan fluido como debería y se corten las descargas o subidas de Drive.

Lo que debes hacer es comprobar que estás utilizando la última versión. En el caso de Google Chrome, tienes que ir al menú de arriba a la derecha, pinchas en Ayuda, vas a Información de Google Chrome y allí mostrará qué versión tienes actualizada y, en caso de que haya alguna nueva disponible, la podrás actualizar fácilmente.

Actualizar Google Chrome

Esto es algo que debes comprobar de forma periódica para lograr el máximo rendimiento, pero también de cara a mantener la seguridad. A veces surgen vulnerabilidades que pueden ser utilizadas por los piratas informáticos y conviene corregirlas lo antes posible.

Ver extensiones instaladas

Podemos instalar muchos complementos para navegadores como Chrome o Firefox. Sin embargo eso puede ser un problema a la hora de usar algunos servicios, como es el caso de Google Drive y subir o bajar archivos. Nuestro consejo es que veas las extensiones instaladas y compruebes que realmente funcionan bien y no son la causa del problema.

En el caso de Chrome, tienes que ir al menú de arriba a la derecha, entras en Más herramientas y vas a Extensiones. Allí aparecerán todas las que tienes instaladas y vas a poder desactivarlas en cualquier momento. Si has agregado alguna recientemente y han empezado estos problemas, puedes probar a desactivarla.

Controlar las extensiones

Probar el modo incógnito

También relacionado con el navegador, otro punto que puedes tener en cuenta es el de probar el modo incógnito. De esta forma vas a usar el navegador de forma más «limpia», sin que habilite determinadas extensiones o use datos de navegación. Puedes evitar ciertos problemas también, como por ejemplo que se hayan quedado archivos de navegación pillados.

Esto es algo que vas a poder hacer en los principales navegadores. Por ejemplo en Chrome tan solo tienes que ir al menú de arriba a la derecha y pinchas en Nueva ventana de incógnito. Automáticamente se abrirá y podrás probar a subir o bajar archivos en tu cuenta de Google Drive y ver si se ha solucionado el problema.

Verificar que no hay virus

Puede que el problema esté en que hay algún tipo de malware en el sistema. Esto siempre puede influir en la conexión y en cualquier programa que usemos. También podría estar interfiriendo en las descargas y subidas en Chrome y provocar cortes que impidan que funcione con normalidad.

Lo que debes hacer es utilizar un buen antivirus para escanear el sistema en busca de amenazas. Por ejemplo, Windows Defender es una buena opción para el sistema operativo de Microsoft. También lo son otras alternativas como Avast, Bitdefender o cualquier otra. Siempre debes asegurarte de que está actualizado y funciona bien.

Esto también debes comprobarlo en el propio navegador. Puede que haya alguna extensión que esté interfiriendo en la conexión. Si has instalado algún complemento recientemente, tal vez sea una amenaza y en realidad esté afectando negativamente.

Revisar programas que bloqueen

Pero no solo debes analizar que no haya virus, sino también ver que no hay programas de seguridad que puedan interferir. Esto es algo relativamente habitual, y es que algunos antivirus que no son buenos pueden estar bloqueando la señal de ciertas aplicaciones como es el caso de Google Drive.

Puedes revisar, por ejemplo, que el cortafuegos no esté bloqueando la conexión a Drive. Esa puede ser la causa por la que no se suben los archivo. También revisa que el antivirus no considere una amenaza esta aplicación, ya que podría estar afectando a la conexión o impedir que el software se ejecute.

Otro caso más es el de las VPN. En ocasiones pueden afectar a aplicaciones como Google Drive y evitar que funcionen correctamente. Aunque son útiles para cifrar la conexión, a veces actúan de forma negativa. Es buena idea que utilices VPN de garantías, que realmente funcionen bien y mantengan en buen estado tu conexión.

Actualizar el software

¿Estás utilizando la aplicación de Google Drive para subir archivos? Comprueba que esté actualizada. Tener software obsoleto puede ser un problema importante y afectar al rendimiento, pero también llegar a bloquear el funcionamiento. Debes asegurarte de que tienes la última versión instalada, ya sea en el ordenador o el móvil.

Siempre que vayas a actualizar el programa, debes hacerlo desde fuentes oficiales. Evita actualizarlos desde sitios de terceros, que puedan ser un problema. Usa siempre software legítimo y así evitarás también la entrada de virus en tu sistema.

Como medida alternativa si esto no funciona, siempre puedes reinstalar la aplicación e instalarla de cero. Eso sí, asegúrate siempre de que la has eliminado por completo. Es importante que la reinstales desde cero, ya que a veces se quedan archivos colgando y eso puede dar lugar a problemas.

Divide los archivos o cambia el nombre

Una solución más es dividir los archivos. Si estás intentando subir una carpeta o archivo que pesen mucho, puedes dividirlo en varios archivos y subirlos poco a poco. De esta forma reducirás el riesgo de que aparezcan cortes o no se termine el proceso debido a que el sistema no puede gestionar archivos tan pesados.

Puedes usar aplicaciones como 7-Zip. Este programa permite dividir un archivo grande en varios más pequeños. Incluso puedes aprovechar para cifrarlos con contraseña y subirlos a la nube de forma más segura, sin que aparezcan problemas que puedan exponer tu privacidad.

También puedes probar a cambiar el nombre de los archivos que vas a subir. A veces este puede ser el motivo por el cual se corta la subida. Prueba también a meterlos en un archivo ZIP y subirlos de esta forma en vez de hacerlo de manera individual, uno a uno. Además, el hecho de dar otro nombre puede servir para ordenarlos mejor y que Drive sea más eficiente.

Qué revisar en la cuenta de Google Drive

También puedes revisar algunas cosas de tu cuenta de Google Drive. De esta forma podrás detectar algunos problemas que puedan estar presentes y así tomar medidas para subir sin problemas archivo a Drive y que no se corten. Vamos a ver lo principal que debes tener en cuenta y revisar.

Comprobar el panel de control de Google

Algo que debes comprar es el panel de control de Google y ver si está operativo este servicio. De lo contrario no podría funcionar y tendrías problemas. Es un proceso sencillo y puedes ver si hay alguna interrupción en este servicio que provoque que no funcione correctamente, antes de tomar otras medidas.

Para ello tienes que ir a al panel de control de Google y verás una pantalla donde podrás verificar que funciona correctamente el servicio. Deberías ver algo así:

Como ves, en este caso aparece un tick verde, por lo que eso significa que el servicio funciona correctamente. Si no apareciera así, significaría que tiene ciertos problemas y que no va a funcionar con normalidad.

Revisar la cuenta en la aplicación de Windows

¿Estás utilizando Google Drive a través de la aplicación para Windows? En ese caso puedes abrir el programa, vas a Configuración y entras en  Preferencias y allí compruebas si la cuenta está iniciada o no. En caso de que no lo esté, simplemente tienes que darle a Conectar y pones tus datos. Pero si ves que está conectada y tienes problemas para subir archivos a Drive, lo que te recomendamos es que pinches en Desconectar.

Una vez hecho esto, lo que vas a hacer es volver a conectar la cuenta. Vas a poner nuevamente los datos y comprobar si de esta forma empieza a funcionar con normalidad. A veces es la solución a algunos problemas que pueden surgir en este tipo de servicios online. Una opción alternativa sería desinstalar y volver a instalar el programa.

Revisar la aplicación en Android

Pero tal vez tengas problemas para subir archivos a través de la aplicación de Android. En ese caso lo que debes hacer es revisar el programa en el móvil. Debes comprobar que no se ha quedado pillada. Para ver que todo va bien, lo que vas a hacer es ir a Ajustes, entras en Aplicaciones, vas a la de Google Drive y le das a Forzar detección. Posteriormente la vuelves a abrir e inicias la subida para ver si funciona.

Como alternativa, puedes también reiniciar el teléfono móvil y volver a realizar este proceso. Eso debería cerrar cualquier servicio que se haya quedado pillado.

Qué hacer si no sincronizan los archivos en Drive

Pero el problema no siempre es a la hora de descargar o subir archivos a Drive. Otro error habitual es que no sincronicen correctamente los archivos que tenemos almacenados. Por ejemplo si hemos compartido previamente un documento de texto con otra persona. ¿Qué podemos hacer en este caso? Aunque algunas de las medidas van a ser similares a las anteriores, hay algunas que conviene tener en cuenta por ser más específicas.

Principalmente debes observar que la conexión de Internet funcione correctamente. Si has editado un archivo de texto y ves que no se sincroniza bien, una causa es que haya algún problema con tu conexión de Internet. Puede que se haya perdido momentáneamente o que la señal sea tan débil que impida que navegues con normalidad y eso afecte también a la sincronización.

También puede ocurrir que el problema sea del navegador. Pero en este caso no hablamos de que haya alguna extensión que esté bloqueando o que haya alguna mala configuración; el navegador podría funcionar perfectamente, pero ser la causa. ¿Qué significa esto? Puede que por algún motivo no funcione bien con Google Drive. Esto puede pasar si no utilizas un navegador de garantías, como puede ser Chrome o Firefox. En este caso te recomendamos que cambies de navegador y uses otro.

Otra cuestión a tener en cuenta si no sincronizan los archivos en Drive es que revises bien tu cuenta. ¿Tienes permiso para editar ese archivo? ¿Estás utilizando la cuenta correcta? Puedes probar a cerrar sesión y volver a abrir, en caso de que este fallo no se solucione y sigas con problemas para sincronizar archivos en Drive.

Conclusiones

En definitiva, si tienes problemas para bajar o subir archivos a Google Drive, los motivos pueden ser diversos. Principalmente puede ocurrir que tengas algún problema con la conexión, pero también pueden aparecer fallos en el propio navegador que impida que funcione con normalidad.

Siguiendo los pasos que hemos mostrado podrás evitar estos principales problemas y poder usar Drive correctamente y compartir archivos con otros usuarios sin problemas de que se queden colgados.

¡Sé el primero en comentar!