Métodos para compartir Internet desde Windows

Métodos para compartir Internet desde Windows

Javier Jiménez

Tener una conexión inalámbrica hoy en día es algo casi fundamental para muchos usuarios. Si echamos la vista atrás, hace solo unos años la mayoría de usuarios se conectaban a Internet a través de un ordenador por cable. Poco a poco surgieron los dispositivos móviles y las redes Wi-Fi. Esto ofrece un gran abanico de posibilidades a la hora de conectarnos desde múltiples equipos. En este artículo vamos a explicar qué métodos tenemos para compartir Wi-Fi desde Windows 10. Vamos a hablar de qué opciones tenemos y cómo hacerlo.

Las redes Wi-Fi, cada vez más presentes

Hoy en día tenemos redes Wi-Fi por todas partes. Muchas de ellas son públicas y abiertas para que podamos navegar desde todo tipo de dispositivos compatibles. Sin embargo en ocasiones podemos utilizar equipos menos potentes en cuanto al alcance de la señal inalámbrica o incluso no tener una red disponible.

En estos casos que mencionamos es necesario compartir Wi-Fi con otros dispositivos. De esta forma podremos conectarnos desde otros equipos como puede ser un móvil o una tableta. Tenemos diferentes opciones para ello y muchos sistemas operativos lo permiten. Esto nos ayudará a tener conexión prácticamente en cualquier lugar y sin importar qué aparato estemos utilizando.

En nuestro caso vamos a explicar cómo compartir Internet desde Windows 10 con otros dispositivos. Ya sabemos que el sistema operativo de Microsoft es en la actualidad el más utilizado en equipos de escritorio. Por ello puede beneficiar a muchos usuarios. Es muy útil para ofrecer conexión segura a otros aparatos que no cuenten con una red disponible cerca.

Cómo compartir Wi-Fi sin instalar nada

En primer lugar vamos a explicar cómo compartir Wi-Fi desde Windows 10 sin tener que instalar nada. Es un proceso sencillo y simplemente hay que llevar a cabo una serie de pasos que vamos a explicar. El propio sistema operativo cuenta con las características necesarias para lograrlo.

Lo primero que tenemos que hacer es ir a Inicio, entramos en Configuración y accedemos a Red e Internet. Una vez aquí hay que ir a Zona con cobertura inalámbrica móvil. Aquí será donde podremos activar la opción para compartir Wi-Fi en Windows 10.

De forma predeterminada vendrá desactivado. Solo tendremos que pinchar el botón correspondiente para que se active. Hay que darle a Comparte mi conexión a Internet con otros dispositivos, que aparece arriba.

Compartir Wi-Fi en Windows 10

Tras realizar estos pasos ya podremos compartir Internet desde nuestro equipo. Hay que tener en cuenta que podemos configurar diferentes aspectos como el nombre de la red, la contraseña o incluso la banda en la que queremos compartir la conexión. Es importante destacar que algunos dispositivos no van a poder conectarse a la banda de 5 GHz, por lo que es algo que debemos tener presente.

Para configurar estos aspectos que mencionamos basta con darle a Editar. Allí nos aparecerá una nueva ventana donde podemos cambiar el nombre de la red, la contraseña y elegir la banda que queremos utilizar. Podemos optar por la banda de 2,4 GH, la de 5 GHz o seleccionar Cualquiera disponible.

Configurar parámetros de red

Nuestro consejo para proteger esa red es poner un nombre neutral, que no nos relacione y que no dé pistas que pueda afectar a nuestra privacidad o seguridad. De la misma manera, para poder crear una red completamente segura es importante que la contraseña sea fuerte. En este sentido hay que introducir letras (minúsculas y mayúsculas), números y otros símbolos especiales. Así generaremos una contraseña realmente fuerte y que no sea averiguada fácilmente.

Compartir Internet desde Windows con herramientas externas

Hemos visto cómo compartir Wi-Fi desde Windows 10 sin instalar nada, simplemente utilizando recursos nativos del propio sistema operativo. Ahora bien, también podemos hacer uso de software de terceros que nos permiten compartir Internet.

Tenemos a nuestra disposición diferentes herramientas tanto gratuitas como de pago. En nuestro caso hemos querido probar mHotspot, ya que es un programa sencillo y además gratuito. Con él podremos compartir Internet fácilmente con otros dispositivos. Está disponible para Windows 10 pero también para versiones anteriores.

Su funcionamiento es realmente sencillo e intuitivo. Solo tenemos que instalarlo y automáticamente podremos ejecutarlo. Allí veremos que de primeras nos muestra la opción de poner un nombre de red y una contraseña. Simplemente tenemos que poner los datos que queramos y darle a Start Hotspot. Podremos conectar hasta 10 dispositivos al mismo tiempo.

mHotspot

Podemos descargar mHotspot desde su página oficial. No es la única herramienta que podemos utilizar para compartir Internet, ya que hay otras similares.

Crear un punto de acceso por comandos

Desde el sistema operativo Windows 8, tenemos la posibilidad de crear un AP a través de la línea de comandos de forma fácil y rápida. Lo primero que haremos será abrir una ventana de MS-DOS con permisos de administración para ejecutar los siguientes comandos. Antes de configurar este tipo de red debemos asegurarnos de que nuestra tarjeta de red es compatible con conexiones ad-hoc. Para ello desde el terminal con permisos de administración tecleamos:

netsh wlan show drivers

Y nos fijaremos en el apartado «Red hospedada admitida».

Windows 8 crear red ad-hoc foto 6

En caso de que el valor sea afirmativo podremos seguir adelante con la configuración de la red ad-hoc. Para ello, al no disponer de una ventana específica para esta función desde la misma ventana de MS-DOS con permisos de administración teclearemos:

netsh wlan set hostednetwork mode=allow ssid=[Nombre de la red] key=[Contraseña]

Por ejemplo:

netsh wlan set hostednetwork mode=allow ssid=RedesZone.ad-hoc key=1234567890

Windows 8 crear red ad-hoc foto 7

Una vez tenemos todo configurado lo único que nos queda por hacer es activar nuestra red ad-hoc con Internet compartido. Para ello debemos teclear:

netsh wlan start hostednetwork

Y nuestra red ya estará disponible para conectarse a ella con la clave que hayamos introducido en la configuración.

Windows 8 crear red ad-hoc foto 8

Para desactivar esta red compartida simplemente teclearemos:

netsh wlan stop hostednetwork

Ventajas de compartir Internet en vez de usar Wi-Fi

Hemos visto algunas opciones para compartir Internet desde Windows 10 con otros dispositivos. Es algo muy sencillo y que podemos llevar a cabo en cualquier momento para tener una mayor disponibilidad. Especialmente cuando nos encontramos de viaje, por ejemplo, puede ser importante tener conexión en otros equipos sin depender tanto de una red inalámbrica. Vamos a mostrar algunas ventajas de compartir la conexión.

Seguridad

Sin duda es una de las ventajas principales. Cuando nos conectamos a una red Wi-Fi pública es posible que nos topemos con intrusos, con piratas informáticos que estén al acecho para robar información y llegar a infectar los equipos. En cambio, si nos conectamos desde nuestra propia red no vamos a tener ese problema de seguridad.

Por ello, compartir Internet desde Windows con otros dispositivos puede hacer que éstos se conecten de forma más segura que hacerlo desde una red inalámbrica cualquiera que podamos encontrar. Evitamos así acceder a un Wi-Fi abierto en un centro comercial o aeropuerto, al cual podría entrar cualquiera y robar información.

Estabilidad

También puede ser importante por estabilidad. A veces las redes Wi-Fi que tenemos disponibles no ofrecen garantías en cuanto al buen funcionamiento. Pueden tener inestabilidad, cortes y sobre todo la incertidumbre de si tendremos o no una red disponible en el lugar al que vamos a acudir. De ahí que poder compartir de un dispositivo a otros pueda ser una buena idea para asegurarnos que vamos a tener Internet en todo momento.

Si tenemos una buena conexión en un ordenador con Windows, esto va a permitir que conectemos otros aparatos al dispositivo y tengamos así esa estabilidad. Evitaremos que haya cortes continuos, que pueda haber fallos al abrir páginas web o utilizar cualquier servicio online que requiera de ciertas características para que funcione correctamente.

Mejorar la velocidad

Por otra parte, otro punto a tener en cuenta es la velocidad. Las redes inalámbricas a veces no funcionan adecuadamente. Podemos tener fallos al conectarnos, tener una mala velocidad y que haya cortes. Si compartimos nuestra red y funciona bien, otros dispositivos podrán conectarse con más garantías y lograr una mayor velocidad.

Es normal que si estamos usando una red Wi-Fi lejana, el ordenador tenga más capacidad que un móvil o una tableta para conectarse. Especialmente si estamos utilizando una tarjeta inalámbrica externa con una buena antena. Pero más aún podremos notarlo si tenemos ese equipo conectado por cable de red y compartimos así conexión inalámbrica con otro dispositivo sin importar si tiene o no una excelente cobertura.

Tener conexión en cualquier lugar

Otro punto a tener en cuenta es que vamos a poder disponer de una conexión en cualquier momento y cualquier lugar. Siempre que tengamos acceso a una red desde el equipo con Windows podremos ofrecer Internet a otros aparatos que tengamos cerca. Esto hace que, en caso de que por ejemplo nos encontremos en un lugar sin cobertura móvil, podamos utilizar el dispositivo con acceso a la red.

Aunque es cierto que hoy en día tenemos una red disponible en casi cualquier lugar, también hay que indicar que no siempre funciona bien o que incluso en determinados momentos no haya cobertura. Ahí entra en juego la posibilidad de compartir la señal desde otro dispositivo y poder conectar múltiples equipos al mismo tiempo.

En definitiva, estas son algunas de las principales ventajas de compartir Internet Wi-Fi de un equipo a otros. Es una opción a tener en cuenta cuando vayamos a conectar nuestros dispositivos a la red en cualquier lugar. Podremos disponer siempre de buena estabilidad, velocidad y, lo más importante, más seguridad frente al uso de redes inalámbricas.

¡Sé el primero en comentar!