Antena omnidireccional vs direccional: cómo afecta al Wi-Fi

Mantener una buena velocidad de Internet es muy importante para nuestro día a día, poder navegar, utilizar la nube, compartir archivos… Especialmente si usamos el Wi-Fi debemos cuidar ciertos detalles para optimizar la señal al máximo. En este artículo nos vamos a centrar en un aspecto importante, como son las antenas. Vamos a explicar qué diferencias hay entre una antena direccional y otra omnidireccional y de qué manera pueden hacer que la conexión funcione mejor.

Las antenas del router son necesarias para una buena cobertura

No todos los routers son iguales y no todos tienen antenas externas. Sin embargo todos ellos tienen, ya sea que estén ocultas o sean visibles por fuera. Es importante saber que son necesarias para tener una buena cobertura y poder conectarnos sin que haya tantos problemas cuando nos alejamos del aparato.

En ocasiones resulta interesante cambiar la que trae el aparato y poner otra mejor. Esto nos permite alcanzar una mayor distancia o reducir los problemas de cortes y estabilidad que pueden aparecer. Para ello debemos conocer ciertas características de la antena y elegir la que mejor se adapte a lo que buscamos.

Un valor que debemos tener en cuenta al adquirir una nueva antena son los dBi que tiene. Mientras mayor sea la cifra, más capacidad tendrá y podremos conectarnos desde más lejos y con mayor estabilidad. Pero también hay que fijarnos en si es o no onmidireccional, aunque lo normal es que sí lo sea.

Pero más allá del router, también va a importar las antenas que haya en los dispositivos que van a recibir esa señal. Estos equipos también van a tener que contar con una antena, ya sea direccional u omnidireccional. Según las circunstancias, como veremos, será mejor una u otra alternativa para poder recibir la señal en las mejores condiciones posibles.

Cómo son las antenas direccionales

En primer lugar tenemos lo que se conoce como antena direccional. Básicamente, como su nombre indica, se trata de una antena que va a apuntar a una dirección determinada. Es imprescindible que el emisor y receptor estén orientados de tal forma que puedan transmitir y recibir la señal en una dirección.

Este tipo de antenas va a concentrar la energía de una manera localizada. Esto le permite aumentar la potencia que va a recibir el receptor y no va a importar tanto la distancia. Eso sí, lógicamente los equipos deben estar orientados de tal forma que la señal pueda emitirse en esa dirección correctamente.

El ángulo de la cobertura es limitado. Va a estar orientado a la dirección donde apunte la antena y donde estará el receptor para poder recibir la señal que emite. De ahí que sea muy importante colocarlo correctamente.

Antena direccional

Usos de las antenas direccionales

¿Qué usos tienen las antenas direccionales? Principalmente sirven para poder conectar dispositivos a una distancia mayor. Una antena Wi-Fi direccional obtiene la señal de una red que esté más lejos y concentrar la mayor parte de la energía en una zona localizada.

Normalmente suelen usarse en exteriores. Por ejemplo para poder captar la señal de una red Wi-Fi que se encuentre en un punto lejano en un determinado espacio como puede ser un complejo de edificios de una empresa.  Hay que tener en cuenta que las más potentes pueden funcionar incluso a varios kilómetros de distancia. Pero también pueden usarse en interiores de edificios, siempre para apuntar a un lugar concreto como puede ser conectar de una planta a otra.

En qué consiste una antena omnidireccional

Por otra parte están las antenas omnidireccionales, que son las más frecuentes en las redes Wi-Fi domésticas y en nuestros routers. Si pensáramos en un punto concreto, como por ejemplo una habitación donde tenemos un dispositivo con una antena omnidireccional, la señal se repartiría por todas partes por igual.

Básicamente podemos decir que la señal se emite en 360 grados. Si conectamos un aparato al router en cualquier zona y nos movemos en círculos o subimos una planta en un edificio, la señal la seguiríamos recibiendo ya que se envía por todas partes y no solo en una dirección determinada.

Este tipo de antenas se utilizan cuando necesitamos que la señal se transmita en todas las direcciones. Por ejemplo es así en las antenas de radio FM o las antenas de móviles. Respecto al Wi-Fi, en la mayoría de casos nos vamos a encontrar con antenas omnidireccionales.

Podemos pensar por ejemplo en un router. Podemos conectar cualquier dispositivo en una red inalámbrica y movernos por la casa y vamos a seguir teniendo conexión y no va a importar la orientación del aparato.

Antenas omnidireccionales

Usos de las antenas omnidireccionales

Después de explicar qué es una antena omnidireccional podemos hacernos una idea de cuáles son sus usos principales. Lo más importante es poder emitir señal a los dispositivos sin importar exactamente dónde se encuentren, siempre que estén lógicamente dentro del rango de cobertura.

Son muy usadas en comunicaciones, en ejemplos como teléfonos móviles o radios. Pero también en redes Wi-Fi, en repetidores inalámbricos, sistemas Mesh o cualquier dispositivo que conectemos al router. Son las antenas más usadas a nivel doméstico.

Conclusiones diferenciales de antenas omnidireccionales y direccionales

Por tanto, podemos ver que existe una diferencia clara entre antenas omnidireccionales y direccionales. Esa diferencia radica en cómo va a emitir la señal. En el caso de las direccionales va a estar orientado a una ubicación determinada, apuntando directamente al dispositivo que va a recibir la señal. En cambio, en el caso de las antenas omnidireccionales esto es diferente, ya que apunta a todas partes repartiendo por igual la señal, sin concentrarla en una zona.

El uso de una u otra opción va a depender de para qué necesitemos las antenas. Si por ejemplo vamos a tener que emitir señal a una distancia mayor, de incluso varios kilómetros, lo mejor es una antena direccional que pueda concentrar la energía. En cambio, si vamos a necesitar que una red Wi-Fi emita señal para toda la vivienda, sin importar en qué ángulo tengamos el receptor, las antenas omnidireccionales son la mejor opción.

¡Sé el primero en comentar!