Problemas para conectar al WiFi en casa: cómo solucionarlos

Problemas para conectar al WiFi en casa: cómo solucionarlos

Sergio De Luz

Cuando tenemos un router o punto de acceso Wi-Fi, es posible que aparezcan problemas al intentar conectarnos inalámbricamente con nuestro ordenador, portátil, ultrabook, smartphone, tablet y otros dispositivos que tengan Wi-Fi. Dependiendo del mensaje de error que nos proporcione el sistema operativo, tendremos que solucionarlos de una manera u otra. Hoy en RedesZone os vamos a ayudar a solucionar los problemas más típicos que suelen aparecer cuando nos conectamos a una red inalámbrica.

Hoy en día existen routers y puntos de acceso que emiten en la banda de 2.4GHz, en la banda de 5GHz con canales «bajos» (del 36 al 48, y si permite los canales DFS, del 36 al 64), y también una banda de 5GHz con canales «altos» (del 100 al 140). Lo primero que tenemos que saber es el modelo de la tarjeta Wi-Fi, ya que es posible que no soporte algunas de estas bandas de frecuencias, e incluso no soporte los canales DFS de las bandas de 5GHz.

Problemas de cobertura WiFi

El principal problema que tenemos en nuestro hogar con la red inalámbrica WiFi es la cobertura. Estamos seguros que muchos de vosotros tenéis baja cobertura en la cocina, en el baño e incluso en el dormitorio principal. Dependiendo de dónde coloques el router, de la calidad del WiFi de este router y de otros aspectos que debemos tener en cuenta, es posible que no consigas la cobertura necesaria para conectarte correctamente a la red inalámbrica WiFi por falta de cobertura recibida por el router o punto de acceso. Otro aspecto muy importante son las bandas de frecuencias WiFi, actualmente los routers que ponen los operadores o la mayoría de routers que se venden son doble banda simultánea, esto significa que podremos conectarnos a la banda de 2.4GHz o a la banda de 5GHz, dependiendo de la banda de frecuencias elegida tendrás una mayor cobertura WiFi, una mayor estabilidad en la conexión inalámbrica y una mayor velocidad real.

Afortunadamente con el paso de los años, las conexiones Wi-Fi han mejorado enormemente, pero sigue habiendo ciertos vacíos los cuales siguen generando problemas a una gran cantidad de usuarios. Estos por lo general, podemos agruparlos en tres grupos, como pueden ser que directamente no tengamos conexión Wi-Fi, que esta no funcione bien en algunas zonas de la casa o que directamente no funcione, y por último, que funcione con lentitud.

A continuación, os vamos a explicar todo lo que debes tener en cuenta a la hora de conectarte a las diferentes bandas de frecuencias que tenemos disponibles en los routers.

2.4GHz tiene más alcance que las bandas de 5GHz

Una de las principales limitaciones de las redes WiFi es la cobertura que nos proporciona en nuestro hogar. En las mismas condiciones, la banda de 2.4GHz llegará más lejos que la banda de 5GHz, pero lo hará a una velocidad más lenta debido al propio estándar utilizado y al ancho de canal inalámbrico. Si te has conectado a tu router (en cualquiera de sus bandas de frecuencia), pero tienes muy poca cobertura, será necesario que compres un repetidor Wi-Fi, o mejor aún, comprar un sistema Wi-Fi Mesh para tu hogar que te permitirá pasar de un nodo a otro sin corte en la conexión Wi-Fi. Si te vas a conectar desde sitios muy alejados, solamente podrás recurrir a este tipo de dispositivos, o a los PLC con Wi-Fi.

Lo ideal es que siempre puedas conectarte a la banda de 5GHz, con el objetivo de tener siempre la máxima velocidad posible y la mejor estabilidad, sin embargo, si nos alejamos demasiado del router principal o del punto de acceso WiFi, conseguiremos poca cobertura WiFi, y seguramente te tendrás que conectar a la banda de 2.4GHz para poder utilizar Internet sin ningún problema.

Smart Connect

Actualmente muchos routers disponen de la tecnología Smart Connect, esto les permite emitir en las dos bandas de frecuencias con el mismo nombre de red Wi-Fi (SSID) y contraseña. De esta forma, el router gestionará a qué banda de frecuencias conectar a los clientes inalámbricos. Si tienes problemas de cobertura, os recomendamos desactivar esta opción, porque es posible que el router esté «obligando» a la tarjeta Wi-Fi a que se conecte en la banda de 5GHz para proporcionarte más velocidad, sin embargo, al estar tan lejos del router o AP, es muy posible que si te conectas a la banda de 2.4GHz la conexión inalámbrica te funcione mejor.

Hoy en día, la mayoría de los routers disponen de esta función habilitada para facilitar la conexión a la red inalámbrica a los diferentes usuarios, de esta forma, los usuarios podrán conectarte a una red WiFi y no sabrán si están en la banda de 2.4GHz o de 5GHz, el router se encargará de realizar todo lo necesario para situarlos en una banda de frecuencias o en otra, además, nos podrá cambiar de banda en cualquier momento dependiendo de ciertos parámetros internos del router.

Canales WiFi en automático

Los últimos routers siempre seleccionan los canales inalámbricos de manera automática, para evitar interferencias con las redes vecinas que él detecte. Sin embargo, es posible que esta funcionalidad no esté bien programada en los routers, y solamente compruebe las redes Wi-Fi al reiniciar el router, y no cada cierto tiempo para «evitar» estas interferencias. Por este motivo, sería muy positivo que compruebes tú mismo los canales que utilizan tus vecinos, os recomendamos Acrylic WiFi Home para usarlo en un ordenador Windows, y WiFi Analyzer si utilizas un smartphone con Android.

Poner el canal WiFi en automático hace que nos despreocupemos de cambiar el canal de forma manual, sin embargo, hemos comprobado que, en algunas ocasiones, hay problemas de cortes porque el router decide cambiar de canal sin esperar a que todos los clientes WiFi estén desconectados.

Elegir bien el canal WiFi es fundamental y en este caso también es esencial que esté bien configurado para que no surjan problemas. Puedes ver errores al conectarte, pérdida de señal o velocidad si tienes conflictos con otros vecinos. Esto puede ocurrir especialmente si vives en un edificio rodeado de muchas redes.

Problemas de velocidad WiFi

Sin duda una de las causas más habituales cuando hablamos de problemas con el WiFi es que la velocidad no es la que esperamos. Hacemos una prueba y vemos que nos llega mucho menos de lo que debería y resulta frustrante. Esto ocurre por diferentes motivos, como vamos a ver. Algunos van a depender del propio usuario, por lo que vamos a poder mejorarlo.

Más lejos, menor velocidad

Lo primero que debemos saber es que cuanto más alejados estemos del router o AP, la velocidad será menor. Si tienes problemas de velocidad, pero tienes poca cobertura inalámbrica, este es el motivo por el que no puedes descargar o subir datos rápidamente. Una posible solución a esto es comprar un repetidor Wi-Fi, sistema Wi-Fi Mesh o unos dispositivos PLC.

Estos dispositivos van a actuar de tal forma que podremos conectarnos desde otros lugares de la vivienda. Podremos cubrir lo que se conoce como zona muerta o lugar donde la cobertura no llega o lo hace de forma muy débil. Debemos elegir el dispositivo que mejor se adapte según las circunstancias y lograr así el mejor rendimiento posible.

Si necesitas cubrir un área muy grande, una buena opción son los sistemas Mesh. Si vas a tener que llevar la conexión de una punta a otra y quieres perder la mínima señal posible, los dispositivos PLC funcionan muy bien, ya que aprovechan la línea eléctrica. Son muy útiles donde la red Wi-Fi no llega bien y es imposible usar un repetidor. Por lo general este tipo de dispositivos no son excesivamente caros, pero todo depende de las características que necesitemos o la propia marca. En el caso de los PLC, llevaremos la señal de internet por el cableado eléctrico de nuestra casa hasta el punto donde pongamos el receptor. Estos tampoco tienen una instalación complicada, pues están preparados para que todo el mundo puedo adquirirlos y ponerlos en funcionamiento. Estos nos solucionarán no solo los problemas de la velocidad cuanto mayor sea la distancia, si no que nos llevarán internet a los lugares que antes no llegaba.

Otra buena opción, es conseguir llevar un cable de red hasta un punto concreto de la casa, e instalar un nuevo router que haga de repetidor. Y además, tendremos sus funciones, que por lo general serán más que otros dispositivos construidos para tal práctica.

Asegúrate que te conectas en 5GHz para mayor velocidad

Si estás cerca del router o AP, con buena cobertura (más de un 75%), y no te funciona rápidamente la conexión inalámbrica es muy posible que estés conectado a la banda de 2.4GHz, intenta conectarte a la banda de 5GHz siempre que sea posible ya que te proporcionará una mayor velocidad cuando estás relativamente «cerca» del router o punto de acceso.

Si solamente tienes un nombre de red Wi-Fi (SSID), el router se encarga de colocarte en una banda u otra, es recomendable que verifiques la velocidad de sincronización inalámbrica, ya que es muy posible que te esté colocando en 2.4GHz en lugar de 5GHz. Cuando la funcionalidad de Smart Connect no está bien programada en el router, o te da este tipo de problemas, es recomendable desactivar el Smart Connect para elegir tú a qué bandas de frecuencias conectarte.

Ahora bien, debes evitar usar la banda de los 5 GHz si vas a conectarte muy lejos del router o hay obstáculos por el medio que puedan impedir que la señal llegue bien. Es una banda más sensible a la distancia y paredes, por lo que a veces será mejor usar la banda de los 2.4 GHz aunque sea más lenta.

Número de antenas WiFi de tu dispositivo

Otro problema de velocidad puede ser debido al número de antenas Wi-Fi que tenga tu dispositivo, si tiene una sola antena no conseguirás más de 250Mbps reales en la banda de 5GHz ni más de unos 90Mbps en la banda de 2.4GHz. Si estabas esperando recibir los 600Mbps simétricos vía Wi-Fi, deberás comprar una tarjeta de red con tres antenas y conectarte a la banda de 5GHz. Normalmente los dispositivos móviles como smartphones y tablets, disponen de 1 o 2 antenas internas, por lo que no esperes conseguir demasiada velocidad, aunque esto dependerá de muchos factores. Os recomendamos leer nuestro tutorial sobre la máxima velocidad WiFi que puedes conseguir.

Esto es algo que también va a afectar al router. Todos los dispositivos van a tener antenas, aunque no siempre sean visibles. La cantidad de antenas puede ser determinante para que la señal llegue más lejos y lo haga con más fuerza, lo cual va a permitir que nos conectemos a una mayor velocidad.

Muchos dispositivos conectados a la vez

Otro problema de las redes Wi-Fi son que cuantos más dispositivos inalámbricos tengas conectados, más lenta irá la red inalámbrica, porque el router y AP deben evitar siempre que sea posible las colisiones, y esto hace que la red en general funcione más lentamente. Tecnologías como OFDMA en el Wi-Fi 6 y el MU-MIMO, nos permiten optimizar lo mejor posible la red inalámbrica, pero siempre y cuando los clientes que utilices soporten estas dos tecnologías, de lo contrario, no ganaremos nada.

Otro aspecto importante es que los clientes Wi-Fi lentos (los que tienen 1 antena), perjudican a los clientes más rápidos (los que tienen 3 antenas o más), por lo que sería ideal que los clientes lentos los sitúes en una banda de frecuencias, y los más rápidos en otra. Si tu router o AP tiene la función de «Airtime Fairness» mitigarás este problema, ya que el router asignará un determinado «tiempo» a cada dispositivo conectado a la vez.

Es recomendable desconectar de la red inalámbrica los dispositivos que no estemos utilizando, con el objetivo de dejar «libre» la banda de frecuencias, y que los clientes actuales puedan obtener la máxima velocidad. A fin de cuentas, mientras más aparatos tengas conectados, más problemas pueden surgir. Hoy en día con lo que se conoce como el Internet de las Cosas es común tener muchos dispositivos conectados a la red al mismo tiempo, por lo que es algo que debemos gestionar correctamente.

Electrodomésticos

Algunos de los electrodomésticos que tenemos en casa, pueden generar interferencias en la red Wi-Fi, de forma que eviten que la señal llegue a algunos sitios correctamente, o que la velocidad se reduzca. Esto afecta más a la frecuencia de los 2,4GHZ pero poco a la de 5GHZ. Pero esta última es más sensible a la distancia, por lo cual puede no ser una opción en muchas ocasiones.

Si vivimos en un piso puede ser más complicado, pues no solo nos podemos ver afectados por nuestro propio equipamiento, si no por el de casas vecinas.

Dispositivos inteligentes no se conectan a la Wi-Fi

Hoy en día son cada vez más comunes los aparatos inteligentes que tienen la capacidad de conectarse a internet para facilitarnos un poco más la vida. Pero, en ocasiones, también suelen tener algunos inconvenientes a nivel de conectividad y nos cuesta un poco restablecer la conexión correcta entre nuestros aparatos y la red.

Normalmente, este tipo de problemas suele resolverse con un simple reinicio del propio aparato, o reiniciando la conexión establecida desde alguna aplicación móvil, y en otras ocasiones el problema suele resolverse simplemente acercando un poco nuestro dispositivo al router o colocando un repetidor.

Internet lento sin importar el lugar en el que te encuentres

Si tu problema es que la velocidad de internet que proporciona tu Wi-Fi es lenta sin importar en qué rincón de tu casa u oficina estés o sin importar si te encuentras cerca o lejos bien sea del router o de un repetidor, una de las pruebas que debes considerar es conectar, por ejemplo, un ordenador portátil mediante cable al router y ejecutar una prueba de tu velocidad mediante este tipo de conexión.

De esta manera puedes identificar si el problema de la velocidad es únicamente a nivel inalámbrico o si también está afectando a la velocidad de conexión que va mediante cable. Esta prueba puedes realizarla en cualquier sitio web destinado a ello, como podría ser speedtest.net.

Si observas que aun conectado por cable, tu velocidad sigue siendo lenta, puedes probar a restablecer tu router de fábrica para descartar alguna configuración que esté interfiriendo o también podrías considerar contactar con tu proveedor de servicio por si el problema es derivado de algún tipo de avería.

Y, por último, si no se debe a una configuración o a algún problema externo, lo más probable es que esto se deba a que tu router ya no funciona correctamente y quizás sea el momento de reemplazarlo por uno nuevo.

Problemas al conectarnos a la banda de 5GHz

También podemos tener problemas para conectarnos a la banda de 5 GHz. Esto va a suponer que no vamos a poder alcanzar la máxima velocidad, que se alcanza precisamente con esta banda. Es un problema que vamos a tener que resolver, aunque en ocasiones dependerá de las limitaciones propias del dispositivo que estemos usando.

Dispositivo no compatible

Si nuestro dispositivo no es capaz de «ver» la banda de 5GHz, es muy posible que o no sea compatible con esta banda de frecuencias, o que el router o punto de acceso inalámbrico esté utilizando canales DFS que no son compatibles con tu equipo. Debes asegurarte siempre que los canales utilizados por la banda de 5GHz sea del 36 al 48, ya que son los canales estándar de esta banda, y hasta los dispositivos más antiguos con Wi-Fi 5 pueden conectarse en estos canales. Debemos recordar que los canales DFS van desde el 52 al 64, y del 100 en adelante.

Hay routers que de forma predeterminada solamente emiten en los canales altos, los del 100 hasta el 128. Hay algunas tarjetas WiFi que solamente son compatibles con los canales del 36 al 48, por tanto, estas tarjetas aunque sí son compatibles con la banda de 5GHz, no es compatible con los canales elegidos por el router. Si queremos conectarnos y no tener problemas, entonces tendremos que emitir en los canales «bajos» cambiando el canal de emisión de la red WiFi.

Demasiado lejos del router o banda desactivada

Otro posible problema es que estamos demasiado lejos del router o AP como para recibir el SSID de la banda de 5GHz, la única solución es acercarnos al nodo inalámbrico, o comprar un repetidor Wi-Fi que amplifique la señal Wi-Fi y llegue hasta nosotros. También debemos asegurarnos de que la banda de 5GHz esté activada, ya que, de lo contrario, no podremos conectarnos. Deberás acceder directamente a la web de administración de tu router para ver si está activado.

En el caso de la banda de 5 GHz hay que recordar que es especialmente sensible a los obstáculos que pueda haber. Por ejemplo si hay muchas paredes o muros, es probable que sea esa la causa por la que no podemos conectar nuestro equipo y únicamente admite la banda de 2,4 GHz, que sí funciona mejor en estas circunstancias.

Drivers desactualizados

Los fabricantes suelen lanzar actualizaciones de drivers de sus tarjetas Wi-Fi, sobre todo Intel, la tarjeta WiFi que lleva la gran mayoría de ordenadores portátiles y ultrabooks. Asegúrate que tienes instalados los últimos drivers, tan solo tienes que acceder a la web oficial de Intel y buscar el modelo de tu tarjeta Wi-Fi para descargarte el último software disponible. Con estas actualizaciones, es posible que añadan compatibilidad a los canales DFS, e incluso que solucionen problemas que tuvieras antes.

Para actualizar los controladores de la tarjeta de red en Windows tienes que ir a Inicio, entras en Administrador de dispositivos, Adaptadores de red y allí seleccionas la tarjeta correspondiente. Tienes que hacer clic con el botón derecho del ratón y le das a Actualizar controlador. Es algo que debes hacer de vez en cuando para asegurarte de tener siempre la mejor conexión y evitar posibles problemas.

Actualizar tarjeta en Windows 11

Hoy en día, es muy recomendable adquirir un sistema Wi-Fi Mesh para tener cobertura WiFi en todo nuestro hogar sin fisuras, gracias a este tipo de dispositivos, tendremos todas las últimas tecnologías inalámbricas para proporcionarnos la mejor cobertura, velocidad y experiencia de usuario posible. Recuerda que existen dos tipos de sistemas Wi-Fi Mesh, los que para su interconexión utilizan el WiFi donde se conectan los clientes, y los que tienen una banda de frecuencia dedicada específicamente a la interconexión de los diferentes nodos. Estos últimos equipos son los más recomendables porque te proporcionarán un gran rendimiento cableado e inalámbrico en tu red local doméstica.

Una actualización reciente ha dañado la conexión Wi-Fi

Esto puede suceder con algunas actualizaciones del sistema operativo, las actualizaciones de Windows 10 a mediados de 2020 tenían errores que impedían que algunos usuarios se conectaran a sus redes Wi-Fi o incluso que vieran una conexión Wi-Fi. Actualizaciones similares a iOS, Android y otras plataformas también han creado errores en el pasado que interrumpen las conexiones Wi-Fi.

Cuando sucede algo así, lo mejor es esperar a que haya un parche que solucione el problema, pero mientras tanto, elimina la actualización y revierte tu sistema a una versión anterior para ayudar a recuperar tu conectividad en línea.

Si bien los routers pueden durar años sin necesidad de un reemplazo, debes tener en cuenta que algunos problemas pueden desarrollarse con el tiempo: un router puede comenzar a carecer de soporte para nuevas actualizaciones de dispositivos y problemas similares que impiden que funcione correctamente (como se vio cuando Apple descontinuó el AirPort Extreme, por ejemplo). Esa es una señal de que es hora de buscar un nuevo router.

La banda de 5 GHz no está activada

Es posible que esta banda de frecuencias no esté activada en nuestro router, y solamente la tengamos activada en 2.4GHz. Actualmente hay algunos routers que disponen de botones físicos para activar y desactivar las diferentes bandas de frecuencias, es posible que hayamos pulsado al botón de la banda de 5GHz por error, y entonces la hemos desactivado sin querer.

Otro motivo puede ser debido a una mala configuración que hayamos realizado, por si hay algún fallo en el dispositivo o si viene así directamente de fábrica. Si vemos que la red WiFi de 5GHz no aparece, es necesario que entres en el router y compruebes que efectivamente está activada esta banda de frecuencias, para que te puedas conectar sin problemas.

Estás conectado, pero no lo refleja el SSID

Es posible que estés conectado ya a la banda de 5GHz pero sin que tú lo sepas, gracias a los sistemas WiFi Mesh y otros routers con band-steering, tendremos un único SSID compartido para las dos bandas de frecuencias, y tanto el router como el sistema WiFi Mesh será capaz de colocarnos en una banda de frecuencias u otra de manera totalmente automática.

Gracias a la funcionalidad de band-steering, aunque no sepamos en qué banda de frecuencias nos hemos conectado si no utilizas programas como Acrylic WiFi, sí estarás conectado y disfrutando de todas sus ventajas. Dependiendo de la distancia con el router, interferencias, tipo de dispositivo, velocidad máxima que es capaz de conseguir el cliente y más, nos colocará en 2.4GHz o en 5GHz.

Problemas al conectarnos a la red Wi-Fi

Existen también otros problemas a la hora de conectarnos a una red WiFi, a continuación puedes ver todos los errores y las posibles soluciones que podemos adoptar.

«No se pudo obtener IP»

Este mensaje es muy típico cuando nos conectamos a la red inalámbrica Wi-Fi. Esto significa que el servidor DHCP del router no está funcionando adecuadamente, tiene todo el «pool» de direcciones IP ocupado, o que simplemente estás conectado tan lejos del router o AP que apenas es capaz de enviar y recibir datos.

Para solucionar este problema, lo primero que puedes hacer es intentar acercarte al router o AP, y si esto persiste, prueba a apagar y encender tu router inalámbrico. Si sigues sin poderte conectar, puedes probar a poner IP privada fija, accediendo a «Panel de control / Centro de redes y recursos compartidos / Cambiar configuración del adaptador / Propiedades de tu tarjeta de red y doble click en «Protocolo de red IPv4″».

SSID guardado, pero no se conecta

Cuando guardamos (recordamos) la red inalámbrica, lo que tenemos que tener muy claro es que no podemos modificar en el router su configuración, es decir, si una vez que guardamos (recordamos) la red inalámbrica en nuestro ordenador, cambiamos el SSID, tipo de autenticación o contraseña de autenticación, nos dará un error en la conexión, porque los parámetros básicos han cambiado. Esto se soluciona fácilmente borrando la red recordada y volviéndonos a conectar.

Es un proceso rápido que podemos llevar a cabo en Windows y cualquier otro sistema operativo. Nos puede ayudar a solucionar diferentes tipos de errores que aparecen relacionados con la conexión inalámbrica.

Estoy conectado bien pero no tengo Internet

Si te has conectado a la red Wi-Fi y no tienes Internet, intenta conectarte vía cable al router para comprobar si es un problema de la red Wi-Fi o directamente de tu conexión a Internet. Si vía cable al router tampoco te funciona, es muy posible que la incidencia sea del servicio de Internet de tu operador.

También podría ocurrir que estés conectado a un repetidor y que la cobertura sea buena, pero en cambio ese dispositivo no reciba la señal del router correctamente. Esto provocaría que no tengamos acceso real a Internet. Si usas un intermediario para acceder a la red, asegúrate que recibe bien la señal del router y no se encuentra en una zona muerta, ya que de lo contrario podrían aparecer este tipo de problemas.

Dispositivos desconocidos en mi red Wi-Fi

Inicie sesión en su aplicación Wi-Fi o en la configuración de administrador (que puedes encontrar buscando su dirección IP en tu navegador, busca una lista de dispositivos actualmente conectados e identifica los dispositivos que no reconoces. Primero, asegúrate de que no representan conexiones que no sabías que tenías; cada dispositivo inteligente tendrá su propia conexión, por ejemplo, y además pueden tener algunos títulos extraños si no los nombraste tú mismo. También se pueden conectar consolas de juegos y televisores.

Si has descartado todos tus dispositivos potenciales y todavía hay una conexión o dos que no reconoces, es posible que alguien más se encuentre secuestrando o robando tu red Wi-Fi, en este caso, busca en tu configuración una opción para bloquear estos dispositivos en su Wi-Fi y prohibir sus direcciones MAC, si es posible. Luego cambia tu contraseña de Wi-Fi y reinicia tu router, es posible que esto no detenga a los piratas informáticos especialmente determinados, pero generalmente es suficiente para expulsar a los invitados no deseados de tu red.

No se ve la red WiFi con mi router WiFi 6 nuevo

El nuevo estándar WiFi 6 está presente en los routers y puntos de acceso WiFi actuales, este nuevo estándar hace uso de unas nuevas tramas 802.11 que no son compatibles con los clientes inalámbricos antiguos. Si acabas de comprar un router WiFi 6 o un AP WiFi 6 y no ves la red WiFi, entonces es porque tus clientes inalámbricos son muy antiguos y no son compatibles.

Esto tiene dos soluciones, la primera solución consiste en mirar en la web oficial del fabricante de tu tarjeta WiFi y ver si hay actualizaciones de drivers, si tienes una tarjeta Intel deberás actualizar los drivers a la última versión para poder ver la red WiFi, y lo mismo ocurre con otros fabricantes como Broadcom o Realtek. Si te estás intentando conectar con un smartphone o tablet, comprueba si hay nuevas versiones del sistema operativo Android o iOS, si no hay actualizaciones, entonces no podrás conectarte al nuevo router usando WiFi 6. La segunda solución consiste en desactivar las tramas de 802.11ax, y tener las tramas de siempre de WiFi 5, de esta forma, los clientes inalámbricos que no son compatibles podrán conectarse sin probelmas. La parte negativa de esta última solución, es que te has comprado un router WiFi 6 y no podrás obtener el mejor rendimiento posible porque estará funcionando como si fuera un router WiFi 4 (en 2.4Ghz) y WiFi 5 (en 5GHz), por tanto, nuestra recomendación es que sustituyas cuanto antes los clientes inalámbricos no compatibles para poder exprimir al máximo el nuevo estándar WiFi 6 que mejora enormemente la velocidad y experiencia de usuario que los anteriores.

Tal y como podéis ver, se pueden dar muchos problemas a la hora de utilizar la red inalámbrica Wi-Fi en nuestro hogar, sin embargo, podemos solucionarlas rápidamente si detectamos dónde se encuentra el problema. Si no habéis solucionado vuestro problema, podéis ponernos un comentario para ayudar a aislar el problema y solucionarlo, cuando lo hagas, indica cómo es tu red doméstica lo más detalladamente posible para intentar dar con este problema.

8 Comentarios