Problemas para conectar al WiFi en casa: cómo solucionarlos

Problemas para conectar al WiFi en casa: cómo solucionarlos

Sergio De Luz

Cuando tenemos un router o punto de acceso Wi-Fi, es posible que aparezcan problemas al intentar conectarnos inalámbricamente con nuestro ordenador, portátil, ultrabook, smartphone, tablet y otros dispositivos que tengan Wi-Fi. Dependiendo del mensaje de error que nos proporcione el sistema operativo, tendremos que solucionarlos de una manera u otra. Hoy en RedesZone os vamos a ayudar a solucionar los problemas más típicos que suelen aparecer cuando nos conectamos a una red inalámbrica.

Hoy en día existen routers y puntos de acceso que emiten en la banda de 2.4GHz, en la banda de 5GHz con canales «bajos» (del 36 al 48, y si permite los canales DFS, del 36 al 64), y también una banda de 5GHz con canales «altos» (del 100 al 140). Lo primero que tenemos que saber es el modelo de la tarjeta Wi-Fi, ya que es posible que no soporte algunas de estas bandas de frecuencias, e incluso no soporte los canales DFS de las bandas de 5GHz.

Problemas de cobertura WiFi

2.4GHz tiene más alcance que las bandas de 5GHz

Una de las principales limitaciones de las redes WiFi es la cobertura que nos proporciona en nuestro hogar. En las mismas condiciones, la banda de 2.4GHz llegará más lejos que la banda de 5GHz, pero lo hará a una velocidad más lenta debido al propio estándar utilizado y al ancho de canal inalámbrico. Si te has conectado a tu router (en cualquiera de sus bandas de frecuencia), pero tienes muy poca cobertura, será necesario que compres un repetidor Wi-Fi, o mejor aún, comprar un sistema Wi-Fi Mesh para tu hogar que te permitirá pasar de un nodo a otro sin corte en la conexión Wi-Fi. Si te vas a conectar desde sitios muy alejados, solamente podrás recurrir a este tipo de dispositivos, o a los PLC con Wi-Fi.

Smart Connect

Actualmente muchos routers disponen de la tecnología Smart Connect, esto les permite emitir en las dos bandas de frecuencias con el mismo nombre de red Wi-Fi (SSID) y contraseña. De esta forma, el router gestionará a qué banda de frecuencias conectar a los clientes inalámbricos. Si tienes problemas de cobertura, os recomendamos desactivar esta opción, porque es posible que el router esté «obligando» a la tarjeta Wi-Fi a que se conecte en la banda de 5GHz para proporcionarte más velocidad, sin embargo, al estar tan lejos del router o AP, es muy posible que si te conectas a la banda de 2.4GHz la conexión inalámbrica te funcione mejor.

Canales WiFi en automático

Los últimos routers siempre seleccionan los canales inalámbricos de manera automática, para evitar interferencias con las redes vecinas que él detecte. Sin embargo, es posible que esta funcionalidad no esté bien programada en los routers, y solamente compruebe las redes Wi-Fi al reiniciar el router, y no cada cierto tiempo para «evitar» estas interferencias. Por este motivo, sería muy positivo que compruebes tú mismo los canales que utilizan tus vecinos, os recomendamos Acrylic WiFi Home para usarlo en un ordenador Windows, y WiFi Analyzer si utilizas un smartphone con Android.

Problemas de velocidad WiFi

Más lejos, menor velocidad

Uno de los problemas habituales en las redes inalámbricas Wi-Fi es la velocidad. Lo primero que debemos saber es que cuanto más alejados estemos del router o AP, la velocidad será menor. Si tienes problemas de velocidad, pero tienes poca cobertura inalámbrica, este es el motivo por el que no puedes descargar o subir datos rápidamente. Una posible solución a esto es comprar un repetidor Wi-Fi, sistema Wi-Fi Mesh o unos dispositivos PLC.

Asegúrate que te conectas en 5GHz para mayor velocidad

Si estás cerca del router o AP, con buena cobertura (más de un 75%), y no te funciona rápidamente la conexión inalámbrica es muy posible que estés conectado a la banda de 2.4GHz, intenta conectarte a la banda de 5GHz siempre que sea posible ya que te proporcionará una mayor velocidad cuando estás relativamente «cerca» del router o punto de acceso. Si solamente tienes un nombre de red Wi-Fi (SSID), el router se encarga de colocarte en una banda u otra, es recomendable que verifiques la velocidad de sincronización inalámbrico, ya que es muy posible que te esté colocando en 2.4GHz en lugar de 5GHz. Cuando la funcionalidad de Smart Connect no está bien programada en el router, o te da este tipo de problemas, es recomendable desactivar el Smart Connect para elegir tú a qué bandas de frecuencias conectarte.

Número de antenas WiFi de tu dispositivo

Otro problema de velocidad puede ser debido al número de antenas Wi-Fi que tenga tu dispositivo, si tiene una sola antena no conseguirás más de 250Mbps reales en la banda de 5GHz ni más de unos 90Mbps en la banda de 2.4GHz. Si estabas esperando recibir los 600Mbps simétricos vía Wi-Fi, deberás comprar una tarjeta de red con tres antenas y conectarte a la banda de 5GHz. Normalmente los dispositivos móviles como smartphones y tablets, disponen de 1 o 2 antenas internas, por lo que no esperes conseguir demasiada velocidad, aunque esto dependerá de muchos factores. Os recomendamos leer nuestro tutorial sobre la máxima velocidad WiFi que puedes conseguir.

Muchos dispositivos conectados a la vez

Otro problema de las redes Wi-Fi son que cuantos más dispositivos inalámbricos tengas conectados, más lenta irá la red inalámbrica, porque el router y AP deben evitar siempre que sea posible las colisiones, y esto hace que la red en general funcione más lentamente. Tecnologías como OFDMA en el Wi-Fi 6 y el MU-MIMO, nos permiten optimizar lo mejor posible la red inalámbrica, pero siempre y cuando los clientes que utilices soporten estas dos tecnologías, de lo contrario, no ganaremos nada.

Otro aspecto importante es que los clientes Wi-Fi lentos (los que tienen 1 antena), perjudican a los clientes más rápidos (los que tienen 3 antenas o más), por lo que sería ideal que los clientes lentos los sitúes en una banda de frecuencias, y los más rápidos en otra. Si tu router o AP tiene la función de «Airtime Fairness» mitigarás este problema, ya que el router asignará un determinado «tiempo» a cada dispositivo conectado a la vez.

Es recomendable desconectar de la red inalámbrica los dispositivos que no estemos utilizando, con el objetivo de dejar «libre» la banda de frecuencias, y que los clientes actuales puedan obtener la máxima velocidad.

Problemas al conectarnos a la banda de 5GHz

Dispositivo no compatible

Si nuestro dispositivo no es capaz de «ver» la banda de 5GHz, es muy posible que o no sea compatible con esta banda de frecuencias, o que el router o punto de acceso inalámbrico esté utilizando canales DFS que no son compatibles con tu equipo. Debes asegurarte siempre que los canales utilizados por la banda de 5GHz sea del 36 al 48, ya que son los canales estándar de esta banda, y hasta los dispositivos más antiguos con Wi-Fi 5 pueden conectarse en estos canales. Debemos recordar que los canales DFS van desde el 52 al 64, y del 100 en adelante.

Demasiado lejos del router o banda desactivada

Otro posible problema es que estamos demasiado lejos del router o AP como para recibir el SSID de la banda de 5GHz, la única solución es acercarnos al nodo inalámbrico, o comprar un repetidor Wi-Fi que amplifique la señal Wi-Fi y llegue hasta nosotros. También debemos asegurarnos de que la banda de 5GHz esté activada, ya que, de lo contrario, no podremos conectarnos. Deberás acceder directamente a la web de administración de tu router para ver si está activado.

Drivers desactualizados

Los fabricantes suelen lanzar actualizaciones de drivers de sus tarjetas Wi-Fi, sobre todo Intel, la tarjeta WiFi que lleva la gran mayoría de ordenadores portátiles y ultrabooks. Asegúrate que tienes instalados los últimos drivers, tan solo tienes que acceder a la web oficial de Intel y buscar el modelo de tu tarjeta Wi-Fi para descargarte el último software disponible. Con estas actualizaciones, es posible que añadan compatibilidad a los canales DFS, e incluso que solucionen problemas que tuvieras antes.

Problemas al conectarnos a la red Wi-Fi

«No se pudo obtener IP»

Este mensaje es muy típico cuando nos conectamos a la red inalámbrica Wi-Fi, esto significa que el servidor DHCP del router no está funcionando adecuadamente, tiene todo el «pool» de direcciones IP ocupado, o que simplemente estás conectado tan lejos del router o AP que apenas es capaz de enviar y recibir datos. Intenta acercarte al router o AP, y si esto persiste, prueba a apagar y encender tu router inalámbrico. Si sigues sin poderte conectar, puedes probar a poner IP privada fija, accediendo a «Panel de control / Centro de redes y recursos compartidos / Cambiar configuración del adaptador / Propiedades de tu tarjeta de red y doble click en «Protocolo de red IPv4″».

SSID guardado, pero no se conecta

Cuando guardamos (recordamos) la red inalámbrica, lo que tenemos que tener muy claro es que no podemos modificar en el router su configuración, es decir, si una vez que guardamos (recordamos) la red inalámbrica en nuestro ordenador, cambiamos el SSID, tipo de autenticación o contraseña de autenticación, nos dará un error en la conexión, porque los parámetros básicos han cambiado. Esto se soluciona fácilmente borrando la red recordada y volviéndonos a conectar. Os recomendamos leer nuestro tutorial sobre cómo configurar Windows 10 para conectarnos automáticamente.

Estoy conectado bien pero no tengo Internet

Si te has conectado a la red Wi-Fi y no tienes Internet, intenta conectarte vía cable al router para comprobar si es un problema de la red Wi-Fi o directamente de tu conexión a Internet. Si vía cable al router tampoco te funciona, es muy posible que la incidencia sea del servicio de Internet de tu operador.

Tal y como podéis ver, se pueden dar muchos problemas a la hora de utilizar la red inalámbrica Wi-Fi en nuestro hogar, sin embargo, podemos solucionarlas rápidamente si detectamos dónde se encuentra el problema.