Wi-Fi Bonding: qué es y cómo mejora tu conexión

Wi-Fi Bonding o simplemente Bonding es como se conoce a la suma de dos o más redes que, de forma unida, permiten alcanzar velocidades de Internet superiores. Si pensamos en una red Wi-Fi individual, podemos ver que la velocidad va a depender de factores como la ubicación, el punto de acceso, la tarjeta de red que usemos… A veces podemos tener una mejor conexión con el móvil navegando con datos móviles que por la red inalámbrica. ¿Y si unimos ambas redes?

En qué consiste el Bonding

Se conoce como Bonding justamente esto que mencionamos: unir varias redes para aprovechar al máximo la velocidad. Por ejemplo una red Wi-Fi, 3G, 4G, 5G… Se van a conectar de forma simultánea y permitir que naveguemos por Internet con una mayor velocidad, aumentando más los recursos.

Piensa en una red Wi-Fi doméstica donde recibes, por ejemplo, 20 Mbps de descarga. Por otra parte, si haces un test de velocidad con el móvil conectado a la red 4G, alcanzas 15 Mbps. Ahora bien, si unes ambas conexiones vas a lograr un aumento considerable de velocidad. Ese es el objetivo del Bonding, al fusionar las conexiones.

Para que esto sea posible es necesario contar con un programa informático que permita vincular las conexiones. Speedify es una de las opciones más conocidas. Funciona para sistemas operativos como Windows, macOS, Linux, iOS o Android.

Esta conexión múltiple únicamente la vamos a aprovechar en el dispositivo donde lo tengamos configurado. Dentro de este equipo, ya sea un móvil u ordenador, vamos a poder tener mejor velocidad para descargar archivos, Streaming de vídeo, navegar, etc. Cualquier uso que vayamos a dar a la conexión y necesitemos una mejora de velocidad.

Otra opción que podemos utilizar es la de Connectify Dispatch. Permite conectar el equipo a diferentes redes al mismo tiempo. Esto incluye redes Wi-Fi, 3G, 4G o 5G, pero también a través de cable Ethernet. Va a convertir el equipo en un punto de acceso y cuenta con diferentes opciones y estadística para analizar el consumo.

Lo que hacen estas aplicaciones es seleccionar en cada momento la mejor red disponible. Es decir, por ejemplo en una descarga va alternando de una a otra para lograr que la velocidad total sea superior.

peor por WiFi

Divide la conexión en pequeños paquetes

Para funcionar correctamente lo que hace esta tecnología es dividir la conexión en pequeños y múltiples paquetes. Por ejemplo si vamos a reproducir una película en Streaming y nuestra conexión no es suficiente para evitar que se corte, al usar Bonding va a combinar varias conexiones y descargar esos pequeños paquetes de forma simultánea y combinarlos.

Esta división de paquetes se puede lograr tanto por hardware como por software. No obstante, es necesario tener una suscripción como las que hemos visto. Un ejemplo claro de hardware sería unir dos conexiones de ADSL si, por ejemplo, costara más barato que optar por fibra óptica o no tuviéramos acceso a esta tecnología y quisiéramos mejorar la velocidad.

¿Merece la pena el Wi-Fi Bonding?

Puede que te preguntes si hoy en día realmente merece la pena utilizar el Wi-Fi Bonding y conectarnos a Internet de esta forma. Lo cierto es que las conexiones han mejorado notablemente en los últimos años y lo que antes podía ser necesario, ahora ya no lo es y no vamos a tener problemas.

Hace unos años, cuando la velocidad era muy inferior con ADSL, especialmente de subida, sí tenía más sentido fusionar dos conexiones a través de Bonding. Incluso podíamos combinar diferentes proveedores o tecnologías (Wi-Fi y 3G, por ejemplo). Pero en la actualidad, con la llegada de la fibra óptica y la mejora de las conexiones de Internet, esto se hace menos necesario.

No obstante, si por ejemplo tienes problemas con el Wi-Fi del móvil porque estás muy lejos del punto de acceso o la red móvil no funciona bien, puede ser una opción contar con una aplicación de este tipo. Vas a usar alternativamente la mejor opción para tener siempre la máxima velocidad.

En definitiva, el Wi-Fi Bonding o simplemente Bonding es una opción que tenemos disponible para intentar mejorar la velocidad de Internet al combinar varias conexiones. Por ejemplo puedes combinar el Wi-Fi con los datos móviles. Sin embargo hoy en día, con las velocidades actuales, no es algo que vaya a ser demasiado útil para la mayoría de usuarios.

Consejos para mejorar la velocidad de Internet

Si simplemente quieres tener una buena conexión de Internet, lograr que la velocidad sea máxima y que no aparezcan cortes, puedes tener en cuenta algunos consejos que vamos a dar. Con algunos pequeños cambios puedes lograr que la velocidad sea mejor y reducir los problemas.

Ubicar bien el router

Un consejo importante es colocar correctamente el router. Lo ideal es que lo pongamos en un lugar central de la vivienda, desde donde pueda repartir la señal a las diferentes zonas. Así podremos conectarnos desde otros dispositivos y evitar en la medida de lo posible las zonas muertas.

No obstante, siempre puedes ponerlo justo en la zona donde realmente vas a usar la conexión. Así lograrás la máxima velocidad si vas a conectarte de forma inalámbrica, ya que de nada sirve ponerlo en un extremo de la vivienda y vas a conectarte desde otras zonas.

Elegir la banda correcta

Las redes Wi-Fi funcionan tanto por la banda de los 5 GHz como la de los 2,4 GHz. Cada una de ellas tiene sus ventajas y también puntos negativos. En líneas generales podemos decir que la primera es la que ofrece la máxima velocidad, pero es más sensible a posibles obstáculos y a la distancia.

En cambio, la banda de los 2,4 GHz es la que va a permitir conectarnos desde más lejos, aunque la velocidad será menor. Es ideal si nos conectamos desde una habitación donde hay obstáculos, por ejemplo.

Diferencias entre 2.4 y 5 GHz

Mantener los dispositivos actualizados

Por supuesto, algo muy importante es tener siempre los equipos correctamente actualizados. Debes actualizar el firmware del router, la tarjeta de red, así como el propio dispositivo que utilices. Por un lado lograrás una mejora de rendimiento, pero también evitar problemas de seguridad que puedan aparecer.

Es muy importante actualizar el router y lo cierto es que es algo que muchos usuarios no tienen en cuenta. Pero tener la última versión del firmware va a permitir optimizar los recursos disponibles y tener una mejora notable en la velocidad y reducir el riesgo de sufrir los molestos cortes.

Evitar aplicaciones que bloqueen la conexión

¿Estás usando una VPN? Esto puede lastrar la velocidad de Internet. Debes contar siempre con un programa que funcione bien, que tenga múltiples servidores entre los que puedas elegir el que vaya más rápido. Es importante evitar las que son de prueba o gratuitas, ya que pueden ser un problema.

Pero además, cualquier antivirus o cortafuegos podrían estar bloqueando la conexión. Aunque son aplicaciones muy importantes para mantener la seguridad, es un hecho que en caso de una mala configuración podríamos tener problemas. Lo ideal es controlar muy bien estos programas.

¡Sé el primero en comentar!