Conoce Bash Bunny, un USB para atacar sistemas

Conoce Bash Bunny, un USB para atacar sistemas

Javier Jiménez

Hay muchos métodos que pueden utilizar los ciberdelincuentes para infectar un equipo, robar información, contraseñas o provocar cualquier mal funcionamiento. Sin embargo no siempre hace falta un programa malicioso o usar algún software determinado. En este artículo vamos a hablar de Bash Bunny, un USB hacking que es capaz de atacar sistemas informáticos. Una manera diferente por la cual nuestros equipos pueden verse comprometidos.

Aunque este tipo de dispositivos para hacking puede usarse con fines delictivos, lo cierto es que también es usado dentro del ámbito de la ciberseguridad con el objetivo de realizar pruebas de penetración en sistemas informáticos.

De ahí que sea interesante conocer acerca más de este dispositivo que tiene forma de una memoria USB normal, pero que, en realidad, va mucho más allá. Y todo porque en su interior se encuentra un mini ordenador capaz de ejecutar scripts personalizados para realizar todo tipo de tareas: robo de contraseñas, explotar vulnerabilidades de los dispositivos, etc.

 

Bash Bunny, un USB hacking

Para muchos es considerado como uno de los dispositivos de este tipo más avanzados para el hacking. Es capaz de realizar múltiples ataques informáticos y tiene una apariencia de pendrive normal. Sin embargo, tiene la capacidad de ser mucho más peligroso que una memoria normal y puede robar información de cualquier sistema al que se conecte.

Pero, ¿cómo logra engañar al sistema operativo y que no lo detecte como una amenaza? Esto lo consigue ya que emula ser un dispositivo USB fiable, de confianza, como podría ser cualquier memoria, una tarjeta de red Ethernet o un teclado. Esto le permite tener acceso a los archivos del equipo, recibir contraseñas de los usuarios e incluso instalar software malicioso. Todo ello, además, en cuestión de segundos.

Los responsables de Bash Bunny cuentan también con una gran variedad de scripts listos para usar. Esto permite atacar prácticamente cualquier sistema informático. Incluso cualquier usuario podría crear sus propios scripts a través de un editor de texto.

Por su aspecto físico, la facilidad de transportar de un lugar a otro y la versatilidad que tiene, lo convierten en un USB hacking realmente potente y que puede suponer un riesgo de seguridad importante. Lo que hay que tener en cuenta es que esta pequeña herramienta está destinada dentro del área del hacking a dispositivos de forma directa, es decir, físicamente y no de manera remota.

Bash Bunny

 

Características

Si miramos su aspecto físico, el USB hacking Bash Bunny no es muy diferente a cualquier memoria USB que tengamos por casa. El objetivo precisamente es pasar desapercibido y permitir que cualquiera lo utilice y pueda atacar a otro dispositivo sin llamar la atención.

Pero si entramos en el aspecto más técnico y en su interior, hay que mencionar que es como si fuera un pequeño ordenador. Cuenta con el sistema operativo Linux, un procesador de cuatro núcleos y un chip SSD para el almacenamiento, que es de 8 GB. Nada mal para un aparato de estas dimensiones. Según el modelo, la memoria RAM es de 512 MB o de 1 GB. También tiene Bluetooth LE para controlar de forma remota en la versión más avanzada, por funcionalidades, esta versión más avanzada sería la más recomendable porque nos permite tener control remoto de forma fácil y rápida.

En cuanto a los lenguajes de programación que es capaz de interpretar, podemos mencionar los más habituales como Python, Perl y Ruby, pero cuenta con otros más con los que también tiene compatibilidad. Esto dará flexibilidad a los usuarios que quieran crear scripts y probarlos con este aparato.

Por otra parte, hay que destacar especialmente la velocidad para estar en pleno funcionamiento. De hecho tarda apenas 7 segundos en arrancar, por lo que una vez lo enchufemos a un ordenador no tardará mucho en poder ejecutar comandos y llevar a cabo las tareas para las que está configurado.

Cuenta además con diferentes modos de funcionamiento y lo podemos ver gracias a un LED personalizable. Esto nos permitirá saber si está o no funcionando y además en qué modo lo hace.

 

Proceso de ataque

El ataque Bash Bunny da comienzo nada más el dispositivo USB se conecta al equipo, sea un ordenador o algún sistema de características similares. Este tratará de emular a un USB de almacenamiento, lo cual hace que el equipo lo reconozca como tal, una unidad flash o incluso teclado. Esto es lo que inicialmente le permite interactuar con el dispositivo al que se conecta y ejecutar los comandos correspondientes. Una vez establecida la conexión, el dispositivo ejecutará un script conocido como payload. Esto contiene algunas instrucciones muy concretas que determinan todas las acciones que llevará a cabo en el sistema. Pueden ser comandos para realizar extracciones de información, realizar ataques basados en la fuerza bruta, robo de contraseñas, o incluso malware y otras actividades maliciosas.

Una curiosidad de este dispositivo, es que puede aprovecharse de algunas vulnerabilidades del sistema operativo, siempre que sean conocidas. Esto hará que pueda obtener accesos no autorizados, conseguir privilegios más elevados, o muchas más actividades muy peligrosas. Pero lo más importante, es la ingeniería social que puede llevar a cabo para proceder con engaños a los usuarios y así obtener información confidencial. Por lo cual, el dispositivo estará almacenando toda la información en su propio almacenamiento. Pero también puede estar diseñado para enviar la información a otros servidores para que procedan con el análisis.

Después de que el dispositivo termina su rango de acción, el mismo puede hacer que se tenga que restablecer el sistema a su estado original. O incluso dejar un acceso a modo de puerta trasera, para realizar futuros ataques. Esto es posible ya que puede ocultar su presencia, para ello elimina registros y rastros de posible actividad. Por lo cual estamos ante una herramienta muy potente, la cual solo se debe utilizar en entornos controlados, y con conocimiento de los propietarios de lo que se va a llevar a cabo. Un uso indebido, puede tener consecuencias legales y éticas.

 

Cómo conseguir un dispositivo hacking Bash Bunny

Si te preguntas cómo puedes comprar un USB hacking Bash Bunny y cuánto cuesta, la respuesta es que resulta sencillo adquirirlo por Internet. Podemos hacerlo a través de la página de Hak 5 y también está disponible en Amazon donde además encontraremos la posibilidad de adquirir también un libro con información de su uso.

Su precio quizás no sea tan económico como podamos pensar, ya que hablamos de un dispositivo que cuesta algo más de 100 euros, pero no deja de ser una opción muy interesante para aquellos usuarios que quieran hacer pruebas de penetración, poner a prueba la seguridad de los equipos, aprender más sobre estos temas, etc.

En su libro, que podemos adquirir junto al dispositivo, encontraremos una gran cantidad de opciones para ello. Allí nos explicarán más sobre su funcionamiento y las diferentes opciones que vamos a tener con este USB Bash Bunny, con una gran colección donde podemos elegir qué carga útil nos interesa para cualquier prueba o ataque que queramos realizar.

 

Cómo evitar ser víctimas de ataques

Aunque este tipo de dispositivos son muy útiles para los entusiastas de la seguridad informática y poder realizar pruebas, lo cierto es que un atacante con malas intenciones podría robar nuestros datos o poner en riesgo nuestro equipo con un dispositivo de este tipo. Es por ello que debemos tomar ciertas precauciones.

  • No usar memorias USB desconocidas

Lo primero de todo es el sentido común. Esto nos ayudará a estar protegidos frente ataques de Bash Bunny y cualquier dispositivo similar. No debemos nunca confiar en un pendrive que hemos encontrado en la calle o ha aparecido en algún lugar determinado y no sabemos realmente su procedencia. Se han dado muchos ataques de este tipo en los que sueltan memorias USB en lugares como bibliotecas y universidades, con la esperanza de que la víctima lo recoja y lo ponga en su equipo.

Por más que quieras saber si hay algún documento que te pueda dar una idea de quién es el dueño de esta supuesta memoria USB. Lo mejor que puedes hacer es no usarlo. Y todo porque podría estar ahí con el objetivo de infectar tu dispositivo una vez que lo conectes y acceder a tu información personal o el robo de contraseñas.

  • Programas de seguridad

Pero además, siempre es importante contar con programas de seguridad. Un buen antivirus va a evitar la entrada de virus y malware en general que pueda comprometer nuestra seguridad y privacidad. Va a ayudar también a detectar posibles cargas útiles maliciosas que puedan suponer un riesgo para los sistemas. Eso sí, hay que recurrir a programas de seguridad que sean fiables y realmente ofrezcan un buen rendimiento en todo momento, es decir, que den una buena protección frente a todo tipo de amenazas.

  • Actualización de los dispositivos

Por otra parte, también es esencial tener los equipos actualizados. A través de un pendrive o cualquier archivo que llegue a nuestro equipo podrían aprovecharse de vulnerabilidades y explotarlas. Esto podría hacer que roben datos personales o recopilen información muy variada. Gracias a los parches y actualizaciones de seguridad podemos lograr que nuestra protección sea mayor.

Y es que, una de las características o fines de este tipo de herramientas con forma de pendrive es conseguir sacar partidos de las posibles vulnerabilidades que cuente el dispositivo al que se conecta. De esta manera consigue entrar, infectar el sistema y conseguir información personal de los usuarios. Por ello, si se parchea esas diferentes vulnerabilidades, no tendrá esta opción en ese caso.

 

Dispositivos similares a Bash Bunny

En Internes nos podemos encontrar muchos servicios diferentes para la penetración de redes, los cuales están diseñados para automatizar muchas tareas en este tipo de pruebas. Son herramientas muy utilizadas por hackers, pero también cumplen una importante función en la administración de las redes. Sobre todo, para realizar pruebas en cuanto a la seguridad en todos los sistemas y dispositivos. Algunas de estas alternativas a Bash Bunny son:

  • Rubber Ducky: Es un dispositivo USB que copia a los teclados, siendo capaz de introducir diferentes secuencias de comandos en el sistema. El objetivo de este, es realizar acciones de forma automática. Se utiliza mucho para pruebas de penetración, y sobre todo para tareas que pueden ser muy repetitivas a través de la automatización.
  • LAN Turtle: Se trata de un dispositivo que se conecta a la red, y permite que los investigadores de seguridad puedan acceder de forma remota. Una vez establecida la conexión, pueden realizar pruebas de penetración y explotación de la propia red para buscar vulnerabilidades, por ejemplo.
  • Wi-Fi Pineapple: Estamos ante otro dispositivo que permite a los administradores de la seguridad crear diferentes redes inalámbricas falsas. Esto atrae a los dispositivos para conectarse a ellos, y una vez conectados, pueden llevar a cabo las pruebas de penetración y explotación de todos esos dispositivos conectados a la red.
  • USB Armory: Estamos ante un equipo de código abierto, el cual se utiliza también mucho para la seguridad de los sistemas. Al igual que los demás, permite realizar pruebas de penetración, buscando siempre proteger a los usuarios que se encuentran dentro de la red. Este se caracteriza por ser un dispositivo más pequeño, y que se puede utilizar para ejecutar muchas tareas de seguridad.
  • Packet Squirrel: Está diseñado para interceptar y crear redirecciones de tráfico en la red. Tiene la capacidad de realizar capturas de paquetes, transmitirlos, y realizar otras tareas relacionadas con el análisis de la red.

En definitiva, si buscas un dispositivo USB hacking completo, sencillo de utilizar y que cuente con una gran variedad de opciones, Bash Bunny es una opción interesante. Es ideal para llevar a cabo pruebas de penetración, comprobar la seguridad de los equipos y crear scripts capaces de recopilar datos o instalar software de forma automática al conectar el aparato. Y es que es una pequeña herramienta bastante potente.

¡Sé el primero en comentar!