Esto puedes hacer para que no roben tus datos ni te espíen el email

Mantener la privacidad a la hora de navegar por Internet o utilizar cualquier tipo de servicio es muy importante, pero no siempre es posible. Los piratas informáticos pueden llegar a robar datos personales por muchos métodos y uno de ellos es a través del uso del correo electrónico. Podrían averiguar información que posteriormente utilicen para llevar a cabo ataques, enviar malware, robar contraseñas… Por ello vamos a explicar qué podemos hacer para estar protegidos al usar el e-mail.

Por qué puede estar en peligro la privacidad al usar el correo

Hay diferentes métodos a través de los cuales podrían recopilar información cuando usamos el correo. Uno de ellos es conseguir nuestro nombre y apellidos al iniciar sesión en sitios en los que ponemos la dirección de e-mail. Es habitual que cuando abrimos un programa o al entrar en una página nos permitan iniciar sesión directamente con nuestra cuenta de Gmail, por ejemplo. Automáticamente están recibiendo cierta información personal.

Otra manera es a través de un correo que nos envíen. En él pueden enviar archivos adjuntos que descarguemos y puedan ser troyanos capaces de robar información, virus que infecten el equipo, keyloggers que puedan robar las contraseñas… Además, incluso enlaces en los mismos correos pueden llevarnos a páginas donde nos solicitan datos personales y creemos que estamos ante algo legítimo pero no lo es.

Por otra parte, está también el riesgo de que nuestra dirección de e-mail se haga pública. Normalmente esto ocurre si ha habido alguna filtración en el proveedor que utilizamos, como serían Gmail, Outlook o el que usemos, pero especialmente si hemos puesto la dirección en algún foro abierto o página web donde puede acceder cualquiera.

Malos hábitos de privacidad

Pasos para proteger la privacidad en el e-mail

Después de ver que nuestra privacidad puede estar en riesgo si cometemos errores al utilizar el correo, vamos a dar algunos consejos para que esto no ocurra. El objetivo es que la información personal siempre esté protegida, evitar que puedan robar nuestros datos al enviar o recibir un e-mail.

No hacer pública la dirección

Lo primero es lo más básico y esencial de todo: no cometer errores. Puede ocurrir que necesitemos solucionar un problema y busquemos información en algún foro y, de forma inconsciente, dejemos la dirección pública para que cualquiera pueda verla. Lo mismo ocurriría si ponemos un comentario en una página web.

Esto podría permitir que una empresa de marketing o incluso un ciberdelincuente puedan incluirnos en listas de Spam o enviarnos un e-mail con el objetivo de robar más datos personales, rastrearnos e infectar el equipo.

Evitar hacer clic en enlaces sospechosos

Por supuesto también hay que tener cuidado con los enlaces que recibimos en cualquier correo. Especialmente pueden ser peligrosos los links acortados, que son enlaces mucho más cortos de lo que sería originalmente y sirven precisamente para ocultar una dirección extraña que pueda hacer saltar las alarmas.

A través de un enlace podríamos acabar en una página web que ha sido diseñada para robar información. Por ejemplo un sitio web de Phishing donde vamos a encontrarnos con una sección para iniciar sesión pero nuestros datos van a parar directamente a manos de los atacantes. Esto lógicamente pone en riesgo la privacidad y hay que evitarlo.

Nunca bajar archivos adjuntos sin seguridad

Algo similar hay que tener en cuenta cuando vamos a descargar un archivo adjunto que recibimos por correo. Es otra de las técnicas que pueden poner en riesgo nuestros datos al utilizar el correo electrónico. Un atacante puede enviar un archivo Word, PDF o incluso una imagen y contener malware.

Ese malware puede ser muy variado también. En el tema principal que nos preocupa, que es la privacidad y evitar el robo de información, podrían colar keyloggers capaces de recopilar las contraseñas que ponemos y llegar a robar la clave del e-mail. También spyware, que son programas informáticos diseñados para espiar a los usuarios.

¿Cómo podemos bajarlos con seguridad? Lo primero es verificar realmente la fuente de ese mensaje y ver que se trata de un usuario legítimo. Siempre debemos bajar archivos cuando confiamos en quien lo envía. Pero además, es imprescindible tener un buen antivirus que nos proteja y pueda analizar los archivos para encontrar amenazas. Por ejemplo podemos nombrar Windows Defender, Avast, Bitdefender…

Usar un proveedor fiable

¿Estamos usando un proveedor de correo que proteja los datos e información? Eso también es fundamental. Tenemos muchas opciones disponibles, pero no todas ellas van a mantener la privacidad igual. Algunos ejemplos de proveedores fiables y que mantienen muy bien la privacidad son ProtonMail, Tutanota y Mailfence.

Estos proveedores que hemos nombrado, así como también otros que si bien no son específicos para la seguridad y privacidad van a funcionar muy bien como Gmail y Outlook, van a permitir que evitemos el rastreo. Por ejemplo si recibimos un correo que contenga una imagen de un píxel, que es un método para saber si hemos abierto un e-mail o no, lo va a bloquear. Esto es algo que utilizan muchas empresas de marketing para recopilar información de los usuarios a través de una minúscula imagen imperceptible.

Proteger la cuenta y equipo

Otro punto a tener en cuenta para evitar ser rastreados al usar el e-mail o que la privacidad esté en juego es proteger la seguridad tanto de la cuenta como del propio equipo que estemos usando. Esto último incluye cualquier ordenador, móvil, tableta…

Va a ser esencial tener una buena contraseña que evite la entrada de intrusos. Esa clave debe ser única, totalmente aleatoria y contener todo lo necesario para que se considere fuerte: tener letras (mayúsculas y minúsculas), usar números y también otros símbolos como $, %, &… Por ejemplo una clave buena sería: 4%kR-8ts)-83.

Respecto a cómo proteger el equipo, más allá de tener un buen antivirus debemos también tener el sistema actualizado. Hay que tener las últimas versiones y evitar así problemas que puedan ser aprovechados por los piratas informáticos.

Por tanto, es importante mantener la privacidad a la hora de utilizar el correo electrónico. Hemos visto qué podemos tener en cuenta para evitar ser rastreados y que la información personal esté en riesgo. Esto nos permitirá poder usar el correo con total seguridad.

¡Sé el primero en comentar!