La fusión entre sistemas operativos móviles y de escritorio es inevitable

La fusión entre sistemas operativos móviles y de escritorio es inevitable

Adrián Crespo

Seguro que más de uno habéis observado que el diseño de Mac OS X está relacionado y mucho con el de iOS 8. La fusión en lo referido a funciones y la complementariedad entre los dos tipos de hardware solo significa una cosa: en un futuro muy próximo solo existirán sistemas operativos, que serán portables a equipos de escritorio y a terminales móviles.

El aspecto que hemos comentado en lo referido a Apple también lo podemos observar en Windows Phone y Windows 8.1, donde los menús del sistemas de escritorio se asemejan y mucho al disponible para equipos móviles y convertibles.

Esto es posible gracias al aumento de las prestaciones de los terminales móviles y al uso de arquitectura que son muy similares (por no decir que son las mismas) lo que implicaría un menor coste en el desarrollo de este tipo de software, ligado también a un menos tiempo de desarrollo.

Las ventajas también repercuten en el software de terceros ya que habría que desarrollar menos versiones, cubriendo con unas pocas todos los sistemas operativos.

Sin embargo, para esto aún tendremos que esperar un poco.

Sistemas operativos optimizados y creados a partir de una base

La existencia de un origen común para varios sistemas operativos implicaría realizar ciertas actuaciones en función de a qué dispositivo estaría dirigido. Esto quiere decir que habría que realizar optimizaciones para que el software aproveche el 100% del hardware sobre el que se ejecuta.

El problema de este tipo de soluciones en la falta de personalización, ya que nos encontraríamos con un software genérico en lo referido a funciones. Los terminales móviles ya poseen las mismas características que un dispositivo de sobremesa y viceversa, por lo tanto ¿por qué no crear una única solución software?

Menos versiones, mayor beneficio económico

Los responsables de las compañías siempre buscan la mejor forma de abaratar costes y obtener el mayor margen de beneficio posible, por lo tanto, si lo sumamos a todos lo dicho con anterioridad tenemos la fórmula para que pronto veamos estos sistemas operativos.

Mismos sistemas operativos para equipos de sobremesa y terminales móviles: ¿crees que es factible? ¿Se perderá rendimiento? ¿Se mejorará la dispersión en lo referido a versiones de sistemas operativos?