Las impresoras 3D son los nuevos objetivos de los piratas informáticos

Escrito por Rubén Velasco

Las impresoras 3D son un dispositivo cada vez más utilizado, tanto en entornos domésticos como en todo tipo de empresas, especialmente las dedicadas a la producción. Para funcionar correctamente y crear objetos lo más fieles posibles al proyecto que se le manda imprimir, la impresora debe estar correctamente calibrada y ajustada al detalle, ya que el más mínimo fallo de calibrado puede introducir todo tipo de defectos en el objeto, e incluso echarlo a perder por completo.

Siempre que algo es importante para alguien, los piratas informáticos buscan cómo hacer daño a partir de ello. En esta ocasión, varios expertos de seguridad han detectado un aumento considerable de ataques informáticos, especialmente a empresas, en los que buscan poder acceder a la red, y desde allí a las impresoras 3D con el fin de modificar sus parámetros y configuraciones y hacer que los proyectos impresos por estas compañías no queden como deberían, echándolos a perder.

Las impresoras 3D pueden alterarse de varias formas, todas ellas nefastas para las empresas

Más allá de los típicos ataques en los que un pirata informático cambia la configuración de red de una impresora, la desconecta o imprime cientos de páginas para demostrar que ha conseguido acceder a ella, en estos nuevos vectores de ataque los daños pueden ser muy superiores, tanto a nivel económico como difíciles de resolver.

En la mayoría de los casos, estas impresoras se utilizan para imprimir proyectos CAD, sin embargo, estos proyectos solo incluyen el “modelo” que se desea imprimir, pero no incluyen más información como la orientación que se debe utilizar, algo que debe configurarse a mano antes de comenzar el proceso de impresión.

Aunque una impresora 3D puede modificarse de forma remota de muchas formas, una de las más utilizadas, una vez se tiene acceso a ella, es cambiando la orientación del cabezal. De esta manera, cuando la impresora empieza a imprimir el modelo capa sobre capa, la orientación de las partículas cruzadas (utilizadas para dar robustez a las estructuras) varía, llegando a crear un objeto endeble e imposible de mantener.

Otro vector de ataque muy utilizado es, en vez de cambiar por completo la orientación del cabezal es modificar solo unos pocos grados la orientación de este, de manera que, aunque al ojo humano está todo normal, el impacto en el producto final es más que notable, creando objetos uniformes e incluso haciendo que este se rompa nada más salir de la máquina.

Para empresas de producción, este tipo de pirateos puede llevarlas desde a perder una considerable cantidad de dinero en proyectos corruptos y el posterior recalibrado de la impresora hasta a la auténtica quiebra en caso de que los productos defectuosos lleguen a comercializarse.

Como podemos ver, cada vez que un producto tecnológico beneficia a alguien, los piratas informáticos buscan cómo sacar también provecho de ello, ya sea para conseguir dinero o solo por diversión. Si queremos asegurarnos de que todo está correcto, hasta que mejoren este tipo de impresoras y se empiecen a incluir todos los valores del cabezal en los propios proyectos, lo único que queda es revisar su estado manualmente antes de cada impresión.

¿Qué opinas de estos nuevos ataques informáticos? ¿Deben las empresas reforzar su seguridad en este ámbito?

Quizá te interese:

Últimos análisis

Valoración RZ
10
Valoración RZ
8
Valoración RZ
9
Valoración RZ
9
Valoración RZ
10
Valoración RZ
9
Valoración RZ
10
Valoración RZ
7
Valoración RZ
9