Lo que debes hacer para proteger tu cuenta bancaria en Internet

Escrito por Javier Jiménez

Que los hábitos han cambiado gracias a Internet no es ninguna novedad. Uno de los más evidentes quizás sea la manera en la que compramos. También todo lo relacionado con los bancos: transferencias, consultar saldo, ver facturas… Hace unos años había que ir a la sucursal física para actualizar la cartilla, hacer una transferencia o realizar cualquier acción. Hoy en día prácticamente todo lo podemos hacer mediante Internet, bien en la web o a través de aplicaciones móviles. Pero esto también trae problemas de seguridad. Por ello en este artículo vamos a explicar qué hacer para proteger la cuenta bancaria en Internet.

Consejos para proteger nuestra cuenta bancaria online

Claves de acceso

Lo primero que tenemos que prestar atención es a la clave de acceso. Esto es básico. Necesitamos seguridad para evitar intrusos en nuestras cuentas, pero más aún cuando se trata de bancos y cosas sensibles. Es muy importante tener una contraseña fuerte y compleja. Hay que evitar cosas como nuestro nombre, fecha de nacimiento o cualquier dato que nos relacione.

Una buena clave es aquella que contiene letras (a ser posible minúsculas y mayúsculas), números y otros caracteres. Así evitamos que pueda ser adivinada fácilmente.

Esta clave sería interesante que la cambiemos de manera periódica para evitar problemas.

El phishing

Es una de las prácticas más utilizadas por los ciberdelincuentes en los últimos tiempos. Las miras están puestas en muchos sectores, pero uno de los más populares son los bancos. Buscan engañar a la víctima para hacerse con sus credenciales de acceso.

La manera en la que lo hacen, normalmente, es mediante links fraudulentos. Nos pueden llegar por correo electrónico o SMS. Pueden pedirnos cosas como actualizar nuestros datos. Para ello nos piden el nombre y la contraseña para acceder a ellos. En ocasiones indican que si no lo hacemos podemos perder el acceso a la misma.

Realmente se trata de un fraude y nuestros datos viajan directamente al servidor controlador por los ciberdelincuentes.

Evitar phishing bancario

Páginas y aplicaciones oficiales

La mejor manera para acceder a una cuenta bancaria online es introducir la dirección en la barra directamente. Nunca hacerlo mediante links o terceras páginas. Esto es así ya que es posible que lleguemos a través de una pasarela controlada con el ciberdelincuente y que pueda hacerse con nuestros datos. Va un poco en relación a lo comentado anteriormente. Siempre tenemos que asegurarnos de que entremos mediante el protocolo HTTPS.

Del mismo modo, las aplicaciones bancarias deben ser descargadas desde sitios y tiendas oficiales. Evitar hacerlo de terceros sitios y páginas que no inspiren confianza. Pueden contener malware o estar modificados de forma maliciosa de alguna manera.

Siempre hay que mantener las aplicaciones actualizadas. Esto es importante ya que en ocasiones surgen vulnerabilidades que son corregidas por posteriores actualizaciones.

Cuidado con la red

Esto es muy importante. Siempre que sea posible hay que acceder únicamente desde redes de confianza. No entrar en el banco por ejemplo desde un Wi-Fi abierto en una estación de trenes. En caso de que tengamos que entrar y no nos quede más remedio, lo mejor es utilizar una VPN.

Por tanto, hay que intentar evitar conectarnos a nuestra cuenta bancaria desde redes poco fiables o que no conozcamos realmente.

Autenticación de dos factores

Muchos bancos cuentan con esta opción de manera obligatoria, otros voluntaria. Siempre que podamos, hay que tener activa la autenticación de dos factores. Esto significa que, cuando vayamos a realizar alguna transacción, además de nuestra contraseña tendremos que identificarnos a través de un código recibido por SMS, por ejemplo.

Con esto evitamos que, si por algún motivo han logrado acceder a nuestra cuenta, puedan realizar alguna transferencia o similar.

Desconectar cuando salgamos

Cada vez que salgamos de nuestra cuenta bancaria online, tenemos que darle a desconectar. Esto se aplica tanto en la versión web como en las aplicaciones para móviles. Algunos bancos pasado un tiempo se desconectan. Otros permanecen activos siempre. No es buena idea dejarlo conectado.