10 señales que indican que estamos ante una estafa al navegar por la red

A la hora de navegar por Internet podemos encontrarnos con múltiples amenazas e intentos de estafa. Esto ocurre cuando entramos en una web, al recibir un correo, utilizar las redes sociales… Prácticamente cualquier servicio o plataforma puede convertirse en un problema. Por ello conviene reconocer las principales señales que nos indican que estamos ante un intento de estafa. Vamos a nombrar 10 de ellas con el objetivo de estar alerta y evitar problemas que afecten a la seguridad y privacidad.

Señales que alertan de un intento de estafa en la red

Pide más información personal de lo normal

Una de las señales que alerta de que podemos estar ante un intento de estafa es cuando nos piden más información personal de lo normal. Nos referimos por ejemplo al utilizar un servicio online. También al utilizar una plataforma de redes sociales, aplicación o cualquier medio online.

Puede que estemos ante un intento de engaño para hacerse con nuestros datos personales. Ya sabemos que la información hoy en día tiene un gran valor.

Ofrece algo inusual

Por supuesto otro punto importante que nos hace estar alerta es cuando nos ofrecen algo inusual. Hablamos por ejemplo de un precio muy bajo para un producto. Quizás ofrecer un servicio demasiado barato o con opciones adicionales que no cuadran con lo que correspondería.

Hay que estar alerta ante este tipo de señales, especialmente cuando vayamos a adquirir un producto por Internet. El comercio electrónico hoy en día es algo que está muy extendido, pero hay que cuidar la seguridad.

Juegan con la inmediatez

Esto es algo muy habitual por ejemplo en los ataques Phishing. Los piratas informáticos buscan meter miedo a la víctima. Le dicen que tiene un problema con su cuenta de correo, red social o cualquier servicio online, y que necesita llevar a cabo una acción antes de un tiempo determinado o de lo contrario cerrarían el servicio.

Buscan que el usuario no tenga mucho tiempo de reacción y pueda acceder a las peticiones.

Detectar estafas en Internet

URL o dominio extraños

Es otra de las señales que indica que podemos estar ante un intento de estafa. Puede ocurrir que por redes sociales, e-mail o incluso WhatsApp y programas similares recibamos un link acortado. Esto podría estar ocultando una dirección fraudulenta.

Lo mismo ocurriría si nos topamos con un dominio extraño. Por ejemplo un nombre que no corresponde a lo que debería ser y en realidad es un intento de engaño.

Aspecto de la página que no cuadra con la realidad

Es posible que al entrar en una página web nos encontremos con un aspecto extraño, inusual y que nos indica que algo va mal. Por ejemplo si el contenido aparece desplazado, aparecen cuadros en el menú que no deberían estar ahí, enlaces que nos redireccionan a otros sitios…

Puede ocurrir que hayamos accedido a una página que simula ser la legítima, pero en realidad está diseñada para infectar a los usuarios con adware o alguna amenaza.

Mensaje desde un e-mail o perfil en redes sociales desconocido

También debemos tener cuidado y sirve como señal de alerta el hecho de recibir un correo electrónico o un mensaje en redes sociales desde un perfil desconocido. Por ejemplo si nos piden acceder a un link para ver una foto o similar.

Algo no funciona bien

Esto lo podemos aplicar a muchos aspectos en la red. Pongamos que hemos instalado una aplicación en el móvil y notamos que algo no funciona bien. Ese programa no actúa como debería o está haciendo que el sistema se ralentice.

Cuando algo no funciona bien puede ser una señal importante de que podemos estar sufriendo una estafa. Por ello hay que estar alerta ante este tipo de hechos.

Falta de información

Normalmente en Google encontramos información de casi todo. ¿Qué ocurre si intentamos buscar algo sobre una página o servicio en concreto y no vemos nada? Por ejemplo si vamos a comprar en una web y al buscar en Google no encontramos nada, podría tratarse de una señal de alerta de que ese sitio no es fiable.

Cifrado de la web

Hoy en día la gran mayoría de páginas web son HTTPS. Especialmente si se trata de un servicio sensible, como puede ser el acceso a una cuenta bancaria. En caso de toparnos con una web que no esté cifrada, podría dar que sospechar. Si vamos a introducir datos personales o contraseñas, directamente hay que evitarlo.

Lugar desde el que hemos llegado ese sitio

También hay que tener en cuenta el lugar desde el que hemos llegado a ese sitio o plataforma. Hay que tener en cuenta que no todos los enlaces son fiables y podríamos encontrarnos con una web fraudulenta que aparece en un sitio que a su vez tampoco es legítimo. Por ejemplo el hecho de descargar programas desde sitios de terceros que no son fiables.