SAI vs estación de energía portátil: estas son sus diferencias

SAI vs estación de energía portátil: estas son sus diferencias

Javier Jiménez

Puedes tener varias opciones para contar con energía eléctrica en caso de que se vaya la luz. Por ejemplo, puede que tengas un ordenador, el router y otros aparatos conectados a la electricidad y se apaguen de repente. Vas a poder utilizar alternativas como un SAI y una estación de energía portátil. Aunque puedas darle un uso similar, vas a ver que tienen diferencias importantes que puede hacer que te decantes por una de ellas.

Ambos aparatos van a servir para suministrar energía cuando necesites conectar aparatos. Principalmente, van a ser útiles en momentos en los que ha habido una avería y te has quedado sin luz en casa o bien vas a estar fuera, en algún lugar donde no vas a poder conectar aparatos con normalidad.

Diferencias entre SAI y estación de energía portátil

SAI son las siglas de sistema de alimentación ininterrumpida. Básicamente es un dispositivo que va a almacenar energía y al cual vas a poder conectar ese ordenador, router o cualquier cosa que necesites. Si se va la luz, funcionará como una batería de emergencia para suministrar energía.

Por su parte, una estación de energía portátil va a ser un equipo eléctrico que puedes llevar a cualquier lugar para proporcionar autonomía a los aparatos y funcionan a través de baterías recargables. Las hay solares, por lo que pueden ser muy útiles para llevar a cualquier sitio, sin depender de nada más que de la energía solar. Puedes ver modelos como Bluetti o EcoFlow.

Tiempo de reacción

Hay una diferencia muy importante en cuanto al suministro. Un SAI actúa en 1ms, por lo que es prácticamente al instante. ¿Qué significa esto? Si se va la luz en casa, este dispositivo va a mantener la energía que necesita el ordenador para funcionar, el router o el aparato que estés utilizando. No se van a apagar y, por tanto, no vas a perder trabajo que estés realizando, ni vas a tener problemas.

El SAI, en cuanto detecta un fallo de energía, va a utilizar rápidamente la batería y el tiempo de transferencia va a ser mínimo. Va a ser el adecuado para una fuente de alimentación ininterrumpida. Está continuamente vertiendo electricidad almacenada en los dispositivos conectados, por lo que va a lograr mantenerlos encendidos en caso de un problema. Según el modelo, vas a tener mayor o menor capacidad para mantener más o menos tiempo los dispositivos encendidos. Los hay que apenas sirven para mantener encendidos los aparatos 1 o 2 minutos, lo suficiente para apagarlos con seguridad, mientras que otros modelos pueden durar hasta varias horas.

En cambio, una estación de energía portátil actúa diferente. En este caso, necesita unos 50ms para actuar. Es demasiado tiempo, por lo que va a provocar que haya cortes de suministros y el PC se apague. Podrías perder trabajo, tener problemas en los componentes y todo lo que supone que se apague un aparato de golpe.

SAI para mantener la energía

Como ves, una estación de energía portátil no actúa igual que un SAI y el tiempo de respuesta va a ser mayor. Aunque eso no significa que no sean aparatos útiles en caso de necesitar energía de emergencia, no va a cumplir con el objetivo de mantener siempre encendidos los aparatos en caso de un apagón, pero sí te permitirán tener los aparatos encendidos durante mucho más tiempo que un SAI. Cada dispositivo está diseñado específicamente para una cosa, debes tenerlo en cuenta, no obstante, se pueden complementar perfectamente para funcionar conjuntamente y proporcionarnos una energía de manera continua en nuestro hogar.

Tipo de fuente de energía

Otra diferencia es para qué está diseñada cada opción principalmente. Un SAI es claramente un dispositivo que actúa como respaldo de energía en caso de un corte de suministro. Va a funcionar automáticamente y su misión es mantener encendidos los aparatos que tengas conectados sin que haya interrupciones. Además, dependiendo del tipo de SAI que utilices, también se va a encargar de corregir la onda sinusoidal de la luz eléctrica, para que la electricidad llegue hasta la fuente de alimentación de los aparatos sin ningún tipo de perturbación.

En cambio, una estación de energía portátil, principalmente está diseñada para funcionar como fuente de energía principal. Es decir, la podemos usar si nos vamos a un camping y necesitamos cargar aparatos, conectar el ordenador o cualquier dispositivo. No obstante, también puede actuar como fuente de energía de respaldo, más allá de ser la principal.

Movilidad

También puedes encontrar diferencias en cuanto a la movilidad o portabilidad. Los SAI están principalmente pensados para permanecer en un lugar fijo. Por ejemplo, los puedes colocar en casa o en una oficina. Puedes conectar el router, el ordenador y principales dispositivos que quieras que siempre tengan un respaldo para funcionar en caso se cortes. Los SAI tienen una pequeña batería, por lo que generalmente no pesan demasiado en comparación con las estaciones de energía portátiles.

Por otra parte, las estaciones de energía portátiles, como su nombre indica, sí están más diseñadas para poder transportarlas con facilidad, aunque pesen mucho más. De hecho, suelen ser bastante manejables y las puedes guardar en el coche, llevarlas de viaje o usarla en cualquier situación en la que necesites tener electricidad. Dependiendo del modelo, podemos ver estaciones de energía que disponen de asas para cogerlas fácilmente, y también otras con ruedas para facilitar su transporte debido a un peso que puede superar los 30Kg, aunque dependerá de la capacidad de su batería porque es lo que más pesa.

Opciones para cargar

Normalmente, las estaciones de energía portátiles tienen múltiples opciones para cargar dispositivos. Suelen contar con varios puertos USB, así como enchufes para conectar electrodomésticos o cualquier aparato. Según el modelo, vas a poder cargarlas con energía solar, con la batería del coche o simplemente en casa.

Un SAI suele tener varios enchufes tradicionales y no van a contar con tantas alternativas. No obstante, dependerá del modelo. Están más pensado para enchufar aparatos y electrodomésticos, más que para cargar dispositivos, por ejemplo.

En definitiva, como ves hay diferencias entre un SAI y una estación de energía portátil. Principalmente, la que debes tener más en cuenta es que un SAI puede reaccionar en poco más de 1ms, para mantener los equipos encendidos sin problemas, mientras que la otra alternativa puede tardar sobre 50ms y va a haber interrupción. Una opción muy interesante es tener ambos dispositivos en tu hogar, de esta forma, con el SAI protegerás los equipos y con la estación de energía portátil podrás proporcionar alimentación al SAI y al resto de equipos durante varias horas, depende de la batería que tengamos en la estación de energía y el consumo que realicemos. La estación de energía la podrías tener permanentemente conectada a la red eléctrica y limitar la carga al 80% o 90% para que no se desgaste la batería, de esta forma, podrás afrontar los cortes de electricidad en tu hogar de forma mucho más llevadera.

¡Sé el primero en comentar!