No cometas estos errores si quieres ahorrar luz en casa

No cometas estos errores si quieres ahorrar luz en casa

Javier Jiménez

Ahorrar en la factura de la luz es algo que todos queremos hacer. Sin embargo a veces podemos cometer ciertos errores que pueden hacer que gastemos más de lo necesario. En este artículo vamos a mostrar algunos errores habituales si queremos ahorrar luz en casa. De esta forma podrás gastar menos luz y poder pagar menos dinero cada mes en electricidad en tu vivienda.

Fallos al intentar ahorrar en la factura de la luz

Si quieres pagar menos en tu factura de la luz puedes tener en cuenta algunas recomendaciones. Pequeños cambios que hagamos en nuestro día a día pueden suponer un paso importante. Pero en ocasiones cometemos errores y conviene evitarlos para realmente ahorrar en la factura eléctrica.

No identificar qué consume más

Un error habitual es no saber realmente qué es lo que más luz consume en el hogar. Puede que intentemos hacer cosas como apagar más las luces, cambiar las bombillas antiguas por otras LED o incluso quitar alguna bombilla de una lámpara que tenía varias. Sí, esto lógicamente va a hacer que gastemos menos, pero no es algo que vayamos a notar mucho.

Lo ideal es saber realmente qué consume más. Ahí podemos hacer mención especialmente de los electrodomésticos. Aparatos como el frigorífico, el horno, lavavajillas… También cosas como un calefactor o aire acondicionado. Esto es lo que va a consumir más. Ahí es donde puedes ahorrar en la factura con pequeños cambios como ajustar la temperatura del frigorífico o poner otro programa en el lavavajillas.

Elegir mal la tarifa de luz

También es común que queramos ahorrar en la factura de la luz precisamente cambiando la tarifa. Puede que veamos una supuesta oferta y pensemos que nos viene bien. Por ejemplo ver que a ciertas horas es mucho más barata o tener un descuento durante X meses en lo que pagamos cada mes.

Sin embargo en muchos casos esto no es tan así. Es decir, es cierto que puede que a ciertas horas sea mucho más barato pero tal vez no te interese porque en el resto del día va a ser más caro. Por tanto, debes analizar si realmente te compensa o no cambiar la tarifa de la luz. Elige muy bien cuál contratar y no cometas errores en este sentido.

Apagar y encender calefacción o aire

Con la intención de ahorrar en la factura de la luz, algo común es apagar y encender tanto la calefacción como el aire acondicionado. Podemos pensar que al hacer esto vamos a gastar menos, pero lo cierto es que puede ser todo lo contrario. Cada vez que apagamos la calefacción, esa habitación va a empezar a enfriarse. Lo mismo ocurre con el aire acondicionado, ya que en cuanto lo apagamos empieza a subir la temperatura. Para volver a enfriar o calentar, vamos a tener que consumir.

Lógicamente esto tiene sus matices. No es lo mismo si vas a salir de casa varias horas y apagas la calefacción, que lo que nos referimos realmente que es apagar y encenderla continuamente. Es justo en esto último cuando vamos a gastar más.

Usar aparatos antiguos o en mal estado

Un error más es pensar que comprar un nuevo aire acondicionado más potente o con más prestaciones va a consumir más que otro que tenemos que enfría menos pero nos es suficiente. Eso casi siempre no va a ocurrir, ya que los aparatos antiguos van a consumir mucho más electricidad que los actuales que podemos comprar más modernos.

Lo mismo ocurre si tienes algún electrodoméstico en mal estado. Eso puede hacer que consuma más recursos y termines gastando más electricidad, cuando comprar uno nuevo o repararlo podría ayudarte a ahorrar.

¡Sé el primero en comentar!