Este es el truco definitivo para ahorrar luz este invierno

Este es el truco definitivo para ahorrar luz este invierno

Javier Jiménez

Tenemos muchas opciones para intentar pagar menos en la factura de la luz. Algunas pueden ser más efectivas que otras, pero siempre el objetivo es reducir el consumo. En este artículo vamos a hablarte del truco definitivo para ahorrar de verdad en la factura de la luz este invierno. La clave está en el consumo fantasma y cómo la suma de todo puede suponer una importante del total.

Bajar los magnetotérmicos ayuda a ahorrar mucho

En primer lugar tienes que saber qué es el consumo fantasma. Podemos decir que es todo el gasto de electricidad que no sabemos que ocurre, pero ahí está. Por ejemplo una televisión en Stand By y que mantenga el LED con la luz roja encendida. También cargadores de móviles enchufados a la corriente aunque no los estemos usando, reproductores de vídeo, el reloj del microondas, una regleta…

Todo esto va a hacer que la factura de la luz aumente. De hecho se calcula que el consumo fantasma es entre un 7 y un 11% del gasto total cada mes. Por tanto, si evitamos ese gasto fantasma podemos ahorrar bastante en la factura de la luz este invierno, ¿verdad? Ahí es donde entra en juego el truco que os vamos a mostrar.

Se trata de evitar todo ese gasto fantasma, especialmente cuando no estamos en casa. Piensa en las horas o incluso días que puedes pasar fuera de tu vivienda. Por ejemplo si en navidad te vas a pasar unos días a casa de algún familiar. Tu casa sigue gastando ese 7-11% de la factura aunque no estés ahí. ¿Cómo evitamos esto? Lo podemos evitar bajando los magnetotérmicos.

Sí, son los conectores que tienes en el cuadro de luz. Los interruptores que puedes subir si se ha ido la corriente por pasarte de la potencia contratada o por algún problema. Como sabes, hay vario. Cada uno de ellos está conectado a una zona de la vivienda. La idea es que bajes todos menos uno cuando salgas de casa.

Consumo fantasma luz

Dejar el frigorífico encendido

Claro, no queremos apagar todo y que a la vuelta de nuestras vacaciones nos encontremos con que la comida del frigorífico y congelador se ha echado a perder. Ese electrodoméstico tiene que permanecer siempre encendido, salvo que por algún motivo lo tengas vacío. Aunque es lo que más consume de todo, no queda más remedio que dejarlo así. Eso sí, puedes subir 1 o 2 grados la temperatura y conseguir que gaste menos.

Pero el resto de la vivienda, salvo que tengas algo concreto que necesites que permanezca encendido, puedes prescindir de ello. Por ejemplo no necesitas que la televisión esté en Stand By o que el reloj del microondas siga encendido. Tampoco necesitas que todos los cargadores o regletas que tengas en casa, aunque sea poco, estén consumiendo.

Por tanto, si bajas todos los magnetotérmicos de tu casa menos el que corresponde a la cocina donde está el frigorífico, puedes ahorrar dinero en la factura de la luz este invierno. De hecho vas a lograr que el consumo fantasma sea 0, ya que no hay mejor forma que esa para evitar que pase corriente.

Esto es realmente útil si tienes una segunda residencia, por ejemplo. Tal vez pases solo allí los fines de semana o en determinadas épocas del año. No te interesa que haya un consumo de luz siempre aunque no estés allí. Puedes bajar todos los magnetotérmicos y volver a subirlos cuando llegues a esa segunda vivienda, salvo quizás uno en caso de que tengas algún frigorífico.

¡Sé el primero en comentar!