Haciendo esto con tu frigorífico, ahorrarás mucho dinero en la factura de luz

Haciendo esto con tu frigorífico, ahorrarás mucho dinero en la factura de luz

Javier Jiménez

Podemos decir que el frigorífico es uno de los electrodomésticos que más consumen. De hecho, en muchos casos es el aparato que más luz va a gastar durante todo el año en nuestra vivienda. Se calcula que sobre el 25-30% de todo lo que gastamos es este electrodoméstico, aunque esto puede variar según sea nuestro modelo y el uso que demos en general de la electricidad en casa. En este artículo queremos dar algunos consejos para ahorrar en la factura.

Cómo ahorrar luz con el frigorífico

Para ahorrar en la factura de la luz, algo esencial es reducir el consumo de los aparatos que más gastan. Este es el caso del frigorífico, que puede suponer una parte importante de lo que gastamos cada mes. No obstante, es posible gastar menos si tenemos en cuenta algunas recomendaciones.

Evitar abrirlo y cerrarlo mucho

Un consejo esencial, de sentido común, es evitar abrirlo y cerrarlo constantemente. Es precisamente en estos momentos en los que más temperatura va a perder y, por tanto, cuando más energía va a gastar para poder mantenerla. Cada vez que lo abrimos vamos a desperdiciar la temperatura que ha generado.

Por tanto, lo ideal es abrirlo lo mínimo posible. Por supuesto nunca debes dejar la puerta abierta. Hoy en día los más modernos suelen lanzar un aviso cuando dejamos la puerta sin cerrar correctamente, pero igualmente conviene revisar que está bien cerrado siempre.

Colocarlo con cierta separación

Por otra parte, la ubicación del frigorífico es fundamental. Lo ideal es que tenga cierta separación de la pared o de otros muebles que pueda haber. Si lo ponemos pegado, el calor que genera en la parte de atrás va a hacer que tenga que gastar más energía para enfriar el interior del electrodoméstico.

Intenta siempre separarlo al menos 5 centímetros a cada lado. Evita poner cosas encima o cualquier otro aparato que pueda generar calor, como puede ser un horno por ejemplo. Eso provocaría un gasto de energía extra.

No meter comida caliente

Si vas a meter comida en el frigorífico, lo mejor es que esperes a que se haya enfriado fuera. Si metes comida caliente, el electrodoméstico va a tener que gastar más energía en enfriarla y eso va a suponer un gasto absurdo. Nunca metas alimentos que estén a una elevada temperatura, sea lo que sea.

El caso contrario es aprovechar y meter comida congelada. Si vas a descongelar algo, aunque tarde más es buena idea meterlo en el frigorífico. De esta forma aprovecharás el frío que desprende y así el frigorífico tendrá que trabajar menos y ahorrarás electricidad.

Frigorífico inteligente

Regular la temperatura

Cada grado cuenta y lo cierto es que puede afectar a tu consumo. Lo ideal es que te informes de a qué temperatura debes poner tu frigorífico y evitar ponerla a menos de lo necesario. El objetivo es intentar ahorrar electricidad y tal vez simplemente con subir un grado la temperatura puedas ahorrar cada mes.

Esto es similar a la calefacción o el aire acondicionado. Es importante buscar el punto en el que nos sirve y no tenerlo a una temperatura inferior y estar derrochando energía, con lo que eso conlleva en la factura.

Elegir un modelo eficiente

Un consejo más es elegir un frigorífico que sea eficiente. Si vas a comprar un dispositivo nuevo, mira bien la etiqueta e infórmate sobre sus características. Es importante que sea lo más eficiente posible, que gaste pocos recursos energéticos y así ahorrar en la factura de la luz cada mes.

Hoy en día hay opciones muy interesantes e incluso frigoríficos inteligentes que también nos ayuda a gastar menos electricidad. Por ejemplo, algunos pueden indicar qué alimentos tenemos dentro y así evitar tener que abrir la puerta para comprobar si nos falta algo. También pueden regular la temperatura automáticamente.

1 Comentario