Cómo puedes protegerte de las estafas de skimming en estas fiestas

Estas fiestas son unas épocas tradicionales para dar y recibir regalos. Por eso no es extraño que aumenten mucho las compras, tanto online como en tiendas físicas. Se juntan muchos días en el que se realizan muchas compras navideñas de comida, obsequios y más. Pero aún no termina la cosa aquí, porque luego vienen los reyes y las rebajas de enero, por lo que se trata de un largo periodo de compras. Los ciberdelincuentes saben de nuestros anhelos y preparan estafas para obtener algún lucro. En la mayoría de ellas la tarjeta de crédito es la protagonista. En este artículo vamos a ver cómo puedes protegerte de las estafas de skimming en estas fiestas.

Sin duda nos encontramos en una época tradicional, en la que estamos más alegres y también en la que gastamos más dinero en las personas que más queremos. El problema está en que los cibercriminales se aprovechan para realizar estafas de skimming a costa de nuestras tarjetas de crédito y débito.

El skimming de tarjetas y qué hacer si lo sufrimos

El skiming de tarjetas se puede conseguir a través de muchos procedimientos. Generalmente este tipo de fraudes se realiza en cajeros automáticos o en el punto de venta. Las estafas de skimming, en esencia, buscan obtener información de la tarjeta de crédito o débito junto con el PIN de manera fraudulenta. Generalmente este tipo de actividad delictiva se lleva a cabo mediante la instalación de un pequeño dispositivo secundario en un cajero automático.

Por otra parte, este tipo de estafa se está extendiendo para afectar también a cualquier persona que posea una tarjeta que tenga capacidad de pago sin contacto. Este tipo de tarjetas ahora mismo son de las más habituales por lo que hay que estar muy atentos. No obstante, también hay que señalar que puede producirse online y costarnos una buena suma de dinero.

En el caso de que sospechemos que podemos ser víctima de una estafas de skimming, actuaremos del siguiente modo. Los bancos suelen tener una app donde podremos comprobar las transacciones que realizamos con muestra tarjeta de crédito. Si observamos algún cargo no autorizado informaremos a nuestro banco de inmediato. Los encargados de fraude de nuestra entidad bancaría nos preguntarán si todavía tenemos la tarjeta o la hemos perdido. Respondemos a nuestro interlocutor del banco que la tenemos y eso quiere decir que es muy probable que hayamos sido víctimas del skiming de tarjetas. Quizás te pueda interesar cómo evitar fraudes en compras en eBay.

Cómo protegerse de estas estafas

Ya hemos comentado que este tipo de fraudes también se producen en Internet y por aquí es donde vamos a comenzar. En la red de redes existen multitud de pequeñas empresas completamente legales con sus respectivas páginas web. No obstante, también hay bastantes páginas falsas diseñadas para robar nuestro dinero, no enviarnos nada o mandarnos una simple imitación barata.

Lo primero que tenemos que hacer es comprobar que se trata de una conexión segura, pero esto no quiere decir que la web sea segura, sino que la comunicación con dicha web se realiza de forma segura, no es lo mismo. En ese aspecto, la URL debe comenzar con https:// en lugar de con únicamente http:// y además debe poseer un pequeño icono de un candado en la barra de direcciones de nuestro navegador que significa que el sitio tiene un certificado SSL. Una página puede tener https y ser maliciosa, por lo que debemos andarnos con mucho cuidado y no meternos en páginas web «raras», e incluso sería recomedable realizar otras comprobaciones.

También deberíamos comprobar con tranquilidad la URL para revisar que coincide con la empresa donde queremos realizar nuestras compras. En ocasiones modifican una URL lo suficiente para que parezca legítima, mientras que nos redireccionan al sitio web del atacante para que puedan robar nuestra información y dinero.

Por otro lado, hay que revisar con mucha atención los cajeros automáticos y los de otros medios de pago. Por ejemplo, en cajeros procura tapar con la mano el teclado para que no se vea el PIN por si hubiera una cámara grabando. También debemos prestar atención a cosas que parezcan extrañas como:

  • Escáneres de tarjetas voluminosos.
  • Cámaras con orificios diseñados para robar números PIN y teclados sueltos.
  • Destellos ocultos dentro de la ranura de la tarjeta que serían invisibles a menos que mirásemos directamente hacia adentro.

Ya hemos hablado de las tarjetas que tienen capacidad de pago sin contacto como punto de partida de las estafas de skimming. Este tipo de tarjetas utilizan una señal de identificación por radiofrecuencia (RFID). En la mayoría de circunstancias su señal se transmite a una distancia entre 4 y 10 centímetros. Por ese motivo, un ciberdelincuente podría utilizar un escáner RFID en la dirección de tu cartera, y por ejemplo, en medio del bullicio del transporte público aprovecharse de tu tarjeta de crédito.

También, para evitar estafas de skimming una buena idea podría ser comprar una funda protectora RFID para nuestra tarjeta de crédito.

Por último, ya sea online o en tienda física, procurad actuar con precaución a la hora de utilizar vuestra tarjetas de crédito para no ser víctimas de skimming.

¡Sé el primero en comentar!