5 motivos por los que el WiFi te va lento

5 motivos por los que el WiFi te va lento

Javier Jiménez

Contar con una buena conexión inalámbrica es un factor importante para navegar por Internet. Hoy en día usamos muchos dispositivos que se conectan de esta forma y no por cable. Sin embargo, pueden surgir muchos problemas que afectan a la calidad y velocidad. En este artículo nombramos 5 motivos por los que la red WiFi funciona mal y hay que evitar para tener buena señal.

Por qué no funciona bien el WiFi

Los problemas pueden surgir por diferentes motivos. Sin embargo hay algunas causas muy claras que están presentes en la mayoría de situaciones. Por ello, simplemente con cambiar algunos parámetros puedes lograr que la velocidad de Internet mejore notablemente y evitar así los molestos cortes.

Demasiado lejos del punto de acceso

La primera causa, la más habitual, es que estés muy lejos del punto de acceso. Puede que el router lo tengas en una punta de la vivienda e intentes conectarte desde otro lado donde la cobertura llega muy limitada. Eso va a hacer que la velocidad sea mala y que aparezcan los temidos cortes.

Lo que debes hacer en este caso es intentar acercarte al punto de acceso. No obstante, esto no siempre será posible. En esos casos donde no puedas, lo ideal es que cuentes con un repetidor WiFi, sistema Mesh o PLC que permitan mejorar la conexión y que la cobertura sea óptima en todo tu hogar.

Estás usando la banda incorrecta

Otro motivo común por el cual el WiFi funciona mal es que estés usando una banda incorrecta. Puedes conectarte tanto a través de la banda de los 2,4 GHz como de los 5 GHz. La primera podemos decir que es ideal si te conectas muy lejos del router. En cambio, no vas a tener la máxima velocidad aunque sí ganarás en estabilidad.

Si usas la de los 5 GHz vas a tener la máxima velocidad, pero es más sensible a la distancia y posibles obstáculos. Es perfecta si vas a conectarte cerca del router y quieres que la conexión funcione lo más rápida posible.

Diferencias entre 2.4 y 5 GHz

Utilizas un canal saturado

También es posible que estés conectado a un canal muy saturado. Esto puede ocurrir si vives en un edificio con muchas viviendas alrededor. Puede que tus vecinos usen el mismo canal que tú o uno muy cercano y eso provoque interferencias y problemas a la hora de establecer una conexión de garantías.

Lo que debes hacer es buscar el mejor canal WiFi. De esta forma te conectarás al que esté libre o menos saturado y podrás tener una conexión más óptima, sin que aparezcan cortes. Especialmente si te conectas a la banda de los 2,4 GHz puedes tener más problemas en este sentido.

Equipo en mal estado

Puede que tu equipo esté en mal estado o no lo tengas bien configurado. Por ejemplo, en caso de que tengas algún virus puede afectar notablemente a la conexión y poner en riesgo la velocidad de Internet. Esto va a afectar al WiFi, así como a cualquier otro componente del sistema.

También puede ocurrir que no tengas el sistema actualizado. Siempre debes contar con las últimas versiones y así poder aprovechar al máximo los recursos. Esto también aplica a la propia tarjeta de red, navegador y cualquier otro componente necesario para poder acceder a Internet.

Tu adaptador de red es limitado

Un quinto motivo por el cual el WiFi va lento es que el adaptador de red que utilices sea limitado. Puede ocurrir que estés utilizando una tarjeta interna en el portátil y que no tenga una gran potencia. Es común que esto ocurra y no puedas conectarte desde muy lejos o la velocidad sea mala.

Para mejorar esto lo que puedes hacer es instalar una tarjeta de red externa que se conecte por USB. De esta forma aumentarás la distancia a la que puedes conectarte y también mejorarás la estabilidad y velocidad. Tendrás una antena más potente.

¡Sé el primero en comentar!