Por qué debes cambiar la contraseña del Wi-Fi y router

Tener contraseñas es algo fundamental para evitar la entrada de piratas informáticos en nuestras cuentas y dispositivos. Esto también aplica a las redes inalámbricas, por ejemplo. Ahora bien, ¿por qué es importante que cambies la contraseña de tu Wi-Fi y del router? De ello vamos a hablar en este artículo. Vamos a dar algunos consejos para lograr que la conexión funcione correctamente y se mantenga segura en todo momento.

Cambia la clave del Wi-Fi y del router

Hay que tener en cuenta que son dos contraseñas diferentes. De hecho, muchos usuarios únicamente se centran en la clave del Wi-Fi y se olvidan del router. Y eso es un problema. Pueden dejar la puerta abierta para que los ciberdelincuentes controlen la red e incluso puedan alterar el funcionamiento del propio Wi-Fi.

Aunque tengas una contraseña puesta al Wi-Fi, es importante que la cambies si no lo has hecho recientemente. Muchos usuarios mantienen la clave que viene de fábrica y ese es un grave error. Necesitas cambiarla y poner otra que sea realmente fuerte, ya que de lo contrario no estarías protegiendo correctamente tu red.

Lo mismo debes aplicar a la contraseña del router. Normalmente para acceder a la configuración del aparato utilizamos claves del tipo “1234”, “admin123” y similares. Son contraseñas predecibles totalmente un atacante podría acceder sin muchas dificultades si no la cambias.

Por tanto, debes cambiar de inmediato tu clave tanto del Wi-Fi como del router. Incluso si la cambiaste cuando compraste el router o te lo dio la operadora, es conveniente que actualices la contraseña de vez en cuando. De esta forma mantendrás la seguridad en todo momento y mantendrás alejados a los piratas informáticos.

Pero más allá de cambiar la contraseña del Wi-Fi, también debes fijarte en qué tipo de cifrado utilizas. Para ello tienes que entrar en el router. Puedes ver cómo entrar según la marca del router. Una vez dentro, tienes que ir al apartado de Wi-Fi y allí ver el tipo de cifrado que tienes.

Es importante que evites los que están obsoletos. Por ejemplo WEP o WPA no es buena idea tener. Es mejor que lo configures con WPA-2 o WPA-3, que son los cifrados más recientes y los que realmente van a proteger tu conexión inalámbrica y evitar la entrada de intrusos que puedan afectar a la seguridad.

Cómo debe ser la contraseña

Hemos hablado de la importancia de cambiar de inmediato la contraseña del router. Es importante hacerlo de forma periódica porque pueden surgir vulnerabilidades que desconoces. Pero, ¿qué tipo de clave debes poner? No vale cualquiera, como puedes imaginar. Esa contraseña tiene que ser única y totalmente aleatoria.

Una buena clave es aquella que contiene letras (tanto mayúsculas como minúsculas), así como números y otros símbolos especiales. De esta forma crearás una contraseña que cuente con todo para dificultar al máximo que un intruso entre. Además, la longitud también va a importar. Un simple símbolo o letra adicional va a hacer que la seguridad aumente de forma exponencial.

Puedes ayudarte de gestores de contraseñas seguros para crear claves que tengan unos requisitos determinados y así evitar riesgos. Por ejemplo LastPass es uno muy popular y que funciona muy bien. Podrás crear todas las contraseñas que necesites y cambiarlas de forma periódica para mantener siempre la protección del router.

¡Sé el primero en comentar!