Internet cuántico: qué es y cómo funciona

Internet cuántico: qué es y cómo funciona

Javier Jiménez

Internet ofrece un amplio abanico de posibilidades tanto a usuarios particulares como a empresas. Ha cambiado mucho en los últimos años, lógicamente. Han aparecido nuevos servicios y plataformas, nuevas necesidades que hacen que la oferta deba extenderse. Hoy en día forma parte de la vida de muchas personas, ya que sus trabajos, forma de vida, búsqueda de información, entretenimiento… Están muy vinculados a la red. En este artículo vamos a hablar de qué es el Internet cuántico y cómo funciona.

La extensión de Internet en la actualidad

No hay dudas de que Internet forma parte indispensable del día a día de muchas personas, empresas y organizaciones de todo tipo. Si de repente se desconectara como si de un interruptor se tratara, habría muchísimos sectores que se verían afectados de forma directa o indirecta.

Con el paso del tiempo la red ha adquirido un mayor peso. Son muchas las opciones que tenemos para navegar, ya sea a través de cable o de forma inalámbrica, así como utilizando equipos de escritorio o, cada vez más, los dispositivos móviles.

Sin embargo ese auge de Internet, ese mayor uso en nuestro día a día, hace también que tengamos que disponer de mejores conexiones. Por ejemplo muchos de los dispositivos del Internet de las Cosas necesitan una latencia mínima para funcionar.

Qué es el Internet cuántico

Una de esas mejoras para determinados sectores puede venir gracias al Internet cuántico. Es un concepto en el que trabajan muchos científicos de todo el mundo. Las redes cuánticas van a tener un peso importante en determinadas estrategias a nivel mundial.

Ya el Departamento de Defensa de EEUU ha publicado un primer plan de este tipo, para lograr un Internet cuántico en un plazo de unos años. Pero no solo se trata del país americano, sino que otras muchas naciones en todo el planeta, entre ellas China y naciones de la UE, trabajan en el mismo sentido.

Podemos decir que es una red que va a permitir que los dispositivos cuánticos intercambien información dentro de un entorno que se aprovecha de las leyes de la mecánica cuántica. Esto puede ofrecer, al menos sobre el papel, unas condiciones y capacidades muy buenas que no podríamos lograr con el Internet actual.

En el Internet cuántico los datos se pueden codificar en el estado de qubits. Esto se puede crear en un ordenador o procesador cuántico. Lo que haría esta tecnología es poder enviar qubits a través de una red de múltiples dispositivos cuánticos que se encuentran separados físicamente.

Estamos hablando de que esta tecnología podría aprovecharse del comportamiento de las partículas a la hora de enviar esa información. Suena un poco a ciencia ficción o futurista, pero sin duda sería algo que daría un salto importante en las comunicaciones y la manera en la que utilizamos Internet.

Mejoras del Internet cuántico

Mejoras respecto al Internet actual

Como decimos, el Internet cuántico puede aportar interesantes mejoras al Internet actual. Una de las más importantes sería lograr un ping mucho menor, prácticamente inexistente. De esta forma las comunicaciones mejorarían notablemente, algo que quizás para el usuario doméstico no sea tan perceptible, pero sí para la industria en determinados sectores.

También va a mejorar la seguridad, un factor tan importante y que siempre debe estar presente. Esta tecnología puede aprovecharse de condiciones mejores para evitar riesgos y problemas que afecten a los dispositivos.

Otro punto importante es el de acortar distancias. Poder interconectar equipos que estén separados por kilómetros.

En definitiva, de momento el Internet cuántico es una tecnología futurista, una opción que podría estar presente en nuestras vidas en los próximos años. Internet es un conjunto de factores muy diversos que están en constantes cambios y mejoras. Si echamos la vista atrás y miramos cómo era la red hace tan solo 10 años y la comparamos con la actualidad, seguro que vemos muchos cambios. Esos cambios más evidentes son relacionados con la velocidad, la calidad de las conexiones inalámbricas, pero también la capacidad de almacenamiento en la nube.