Cómo conectar por Wi-Fi un ordenador de sobremesa que va por cable

Para poder navegar por Internet es posible hacerlo a través de redes inalámbricas y también por Wi-Fi. Podemos decir que cada una de estas opciones tiene sus ventajas y desventajas. Lo habitual hoy en día es conectarnos sin cables, ya que usamos cada vez más dispositivos móviles y aparatos de lo que se conoce como el Internet de las Cosas. Si hablamos de un ordenador, los sobremesas en muchas ocasiones no tienen compatibilidad con redes inalámbricas. Entonces, ¿cómo podemos agregar Wi-Fi a un PC de sobremesa? Vamos a mostrar qué opciones hay y por qué es útil.

Por qué tener Wi-Fi en un sobremesa

Puede que te preguntes si realmente necesitas tener Wi-Fi en un ordenador de sobremesa. Esto va a depender de qué tipo de usuario seas, dónde tengas el ordenador y si va a estar siempre ahí o lo vas a cambiar de sitio. Incluso también debes tener en cuenta qué tarjeta de red Ethernet tiene integrada.

El hecho de contar con una tarjeta Wi-Fi va a permitir conectar un ordenador sin necesidad de usar cables. Vas a poder conectarlo al router o a algún punto de acceso que tengas. Si te conectas por cable, eso va a requerir de una instalación y no siempre es posible. Especialmente puedes tener problemas si en algún momento cambias el ordenador a otra ubicación o incluso pones el router en otro sitio.

Ahora bien, si tu ordenador de sobremesa no tiene tarjeta Wi-Fi, es probable que la tarjeta de Ethernet que tenga no sea actual, por lo que vas a estar limitado. Tal vez sea Fast Ethernet y eso significa que no vas a poder alcanzar velocidades superiores a los 100 Mbps. Solo si la tarjeta es Gigabit Ethernet y usas un cable de al menos categoría 5E podrías llegar a 1 Gbps y aprovechar así las velocidades de fibra óptica actuales.

Si utilizas un adaptador Wi-Fi moderno para tu PC, vas a poder conectarte a una buena velocidad y no depender de cables, ni de un lugar fijo en el que conectarte. Además, como vas a ver son económicas y vas a encontrar opciones que son muy sencillas de instalar.

Qué hacer para tener Wi-Fi en un PC

Si tienes un ordenador de sobremesa y no cuenta con conectividad inalámbrica, no es complicado añadirle Wi-Fi. Básicamente vas a tener la opción de instalar una tarjeta interna o una externa a través de un puerto USB. Con ambos métodos podrás conectarte a una red Wi-Fi y tener acceso a Internet.

Tarjeta Wi-Fi USB

Quizás la opción más sencilla y accesible para la mayoría es instalar una tarjeta Wi-Fi externa, que puedas conectar a un puerto USB en el ordenador. No vas a tener que desmontar el equipo, ni llevar a cabo nada complejo. Únicamente tendrás que comprar el adaptador de red, lo enchufas a algún puerto USB libre y automáticamente el sistema operativo lo detectará.

Se trata de un dispositivo que puede ser tan pequeño como un pendrive. Los hay de diferentes tamaños, ya que algunos cuentan con antena externa y otros solo interna. Estos pequeños adaptadores los puedes encontrar desde apenas 8-10 euros, aunque también pueden ser más caros en función de las características.

A partir de ese momento, cuando tengas la tarjeta Wi-Fi USB configurada y funcionando, ya podrás conectarte tanto por cable Ethernet como de forma inalámbrica. Podrás detectar redes Wi-Fi que tengas cerca y tener acceso a la red con tu ordenador de sobremesa sin preocuparte de cables.

Tarjeta de red interna

Otra opción es instalar una tarjeta de red interna. No es tan sencillo como la opción anterior, ya que esta vez vas a tener que abrir tu PC de sobremesa. Las tarjetas de red WLAN más comunes funcionan mediante puertos PCIe. Básicamente significa que vas a tener que conectarla a la placa base.

Esto no necesariamente significa que vaya a ser un proceso difícil, pero sí es algo más complejo que simplemente coger la tarjeta y conectarla a un puerto USB que haya libre. Además, tal vez la placa base que tengas no cuente con ranuras libres o no sean compatibles con las tarjetas más modernas y no podrías tener los mejores resultados.

Si vas a tener el ordenador en un lugar siempre y quieres un rendimiento bueno, este tipo de tarjetas funcionan muy bien. Simplemente la conectas a la placa base y a partir de ahí te despreocupas. Va a ser uno más de los componentes con los que cuenta el equipo.

Qué tener en cuenta al comprar un adaptador Wi-Fi

Como podrás imaginar, no todos los adaptadores inalámbricos van a funcionar igual. De hecho puede haber diferencias notables entre unos y otros y no todos van a ofrecer buenos resultados. Ya sea que compres una tarjeta de red Wi-Fi interna o externa, debes fijarte en algunas características para lograr la mejor cobertura y velocidad.

Lo ideal es comprar una tarjeta adaptada a los tiempos actuales, que sea compatible con los últimos estándares y de esta forma conseguir que la conexión esté protegida y sin prescindir de una gran velocidad y calidad. Podría incluso mejorar los resultados que obtienes cuando te conectas a través del cable.

Por tanto, estos son los principales factores que debes tener en cuenta si vas a comprar un adaptador Wi-Fi para tu ordenador de sobremesa:

  • Doble banda: la primera característica es que tenga doble banda. De esta forma podrás conectarte tanto a la banda de los 2,4 GHz como a la de los 5 GHz. Podrás evitar interferencias y problemas que tendrías si no fuera doble banda.
  • Wi-Fi 6: es el estándar más actual y con el que tendrás una buena velocidad, por encima del estándar Wi-Fi 5. Si vas a comprar una tarjeta de red inalámbrica, lo ideal es que sea compatible con Wi-Fi 6.
  • Velocidad máxima: ¿Qué velocidad máxima admite? Este punto también es importante. Lo verás medido en Mbps. Mientras más, mejor. Estarás preparado para las tarifas de fibra óptica más actuales.
  • Tipo de antena: los adaptadores de red pueden tener tanto antena interna como externa. No significa que una sea mejor que otra, pero generalmente las que son externas suelen tener mejores resultados. Especialmente aquellas que son más grandes pueden tener un mayor alcance.
  • Tamaño: pero tener o no antena también va a hacer que el tamaño varíe. No obstante, en principio en un ordenador de sobremesa esto no importa tanto como en un portátil, pero es un factor más que debes tener en cuenta. ¿Quieres un adaptador pequeño, del tamaño de un pendrive, o te da igual que tenga una base más grande si los resultados son mejores?

En definitiva, agregar Wi-Fi a un ordenador de sobremesa es un proceso sencillo. Simplemente vas a tener que comprar una tarjeta de red y conectarla, ya sea a través de un puerto USB (si es externa) o en la placa base (si es interna). Debes mirar bien siempre cuáles son sus características y así optimizar los resultados.

¡Sé el primero en comentar!