Cómo y dónde debes colocar un repetidor Wi-Fi

Cómo y dónde debes colocar un repetidor Wi-Fi

Javier Jiménez

Tener una buena cobertura Wi-Fi es algo muy importante hoy en día. El auge de los dispositivos móviles hace que la mayoría de nuestras conexiones sean sin cable. Ahora bien, lo cierto es que no siempre tenemos la mejor velocidad, calidad y estabilidad. Hay diferentes factores que pueden influir, pero uno de los más importantes es la distancia al router. Esto hace que muchos usuarios opten por adquirir un repetidor Wi-Fi para mejorar la cobertura, pero no siempre se instalan correctamente. Por ello en este artículo vamos a explicar cómo y dónde debemos colocarlos.

Consejos para colocar un repetidor Wi-Fi y que funcione mejor

Los repetidores Wi-Fi son dispositivos que están muy presentes en nuestro día a día. Muchos edificios cuentan con ellos para poder ofrecer red a otras ubicaciones en una empresa, por ejemplo. Pero también a nivel de usuario particular es común en una vivienda. Puede mejorar la señal en un espacio amplio o que tenga varias plantas.

Pero claro, a la hora de colocar un repetidor inalámbrico, igual que con el propio router, la ubicación exacta va a ser muy importante. Podrá determinar la calidad de la señal y cómo reparte a otros equipos. Debemos dedicar un tiempo a pensar en cómo vamos a colocarlo y configurarlo y de esta forma hacer que funcione lo mejor posible.

Dentro del alcance del router

Lo normal es que conectemos ese repetidor de forma inalámbrica con el router. El aparato debe estar lógicamente dentro del alcance, pero además que tenga una señal fuerte. De poco sirve sacarlo del rango de acción y que prácticamente no llegue cobertura. Esto hará que conectemos otros aparatos a él y no tengamos buena velocidad y los cortes sean continuos.

Esto es algo vital que debemos tener en cuenta. Lo interesante es que pueda recibir lo mejor posible la señal para posteriormente repartirla desde esa zona a otros dispositivos. Podemos utilizar aplicaciones para el móvil u ordenador y crear un mapa de calor para saber en qué sitios de la vivienda tenemos mejor o peor cobertura y así elegir dónde conviene más ponerlo.

Lugar céntrico donde reparta para las zonas más utilizadas

Partiendo de la base de que debe estar dentro del alcance del router, es muy importante que esté en una ubicación central, desde donde reparta bien la señal a los demás dispositivos que conectemos.

De nada sirve que esté en un rincón, en una habitación donde no vamos a conectarnos y desaprovechando así las posibilidades. Lo ideal es que se encuentre en una zona desde donde pueda repartir bien la conectividad inalámbrica. Hay que alejarlo de cualquier pared o muro que puedan limitar la conectividad.

Evitar zonas muertas

Esto es un poco de lógica, pero no viene mal recordarlo. Hay que evitar poner el repetidor Wi-Fi en una zona muerta, donde la señal inalámbrica es muy débil o incluso inexistente. Este tipo de aparatos no puede hacer milagro y no va a lograr que esa señal tan débil pueda realmente llegar a otras zonas más elevadas.

Por supuesto también hay que evitar ponerlo en lugares donde no vamos a usarlo, aunque la señal llegue allí mejor. En este caso tendríamos que optimizar las posibilidades y colocarlo en cualquier otro espacio donde va a ser más útil.

Sitio elevado y alejado de otros equipos

Por otra parte, a la hora de instalar un amplificador Wi-Fi debería estar en un sitio elevado. Hay que evitar que esté cerca del suelo, ya que podría desaprovecharse la señal. Un mueble a cierta altura desde donde pueda emitir correctamente sería lo ideal.

También hay que tener en cuenta que otros dispositivos pueden interferir en la señal. Pueden provocar que la calidad sea menor y que no aprovechemos por completo los recursos disponibles. Es por ello que debemos aislarlos de otros aparatos. Un repetidor Wi-Fi debe estar lo más separado posible de otras fuentes que puedan interferir.

Qué tener en cuenta al utilizar un repetidor Wi-Fi

Hemos visto algunos consejos esenciales para colocar correctamente el repetidor Wi-Fi de forma física en el hogar. Ahora vamos a ver también algunas recomendaciones sobre qué debemos hacer en cuanto a la configuración para mejorar la velocidad al máximo. Es importante tener en cuenta estos aspectos para evitar así problemas relacionados con la estabilidad y los cortes.

Siempre que sea posible, conectados por cable

Algo básico pero que debemos mencionar es hacer uso de cable siempre que podamos. Esto básicamente consiste en conectar el router con el repetidor de forma alámbrica. Podemos ponerlo en un lugar lejano de la vivienda sin perder señal, y así poder tener red inalámbrica en un lugar extremo.

Hay que tener en cuenta que esto no siempre va a ser posible, ya que en ocasiones se requiere de cierta infraestructura para poder pasar cables. Sin embargo es una alternativa muy interesante siempre que podamos llevarla a cabo. Como opción está el hecho de utilizar PLC que funcionan a través del cableado eléctrico.

Puerto Gigabit Ethernet del repetidor WiFi FRITZ!Repeater 2400

Tener en cuenta las bandas

Por supuesto algo que debemos tener en cuenta son las bandas disponibles. La mayoría de dispositivos Wi-Fi hoy en día funcionan a través de la banda de 2,4 GHz y de la de 5 GHz. Los routers permiten conectarnos a cualquiera de ellas y solo tendremos que elegir la que mejor se adapte.

Podemos decir que la primera es la mejor cuando vayamos a conectarnos a una gran distancia, mientras que la segunda es la que más velocidad ofrece. Es interesante que elijamos correctamente cuál utilizamos y configuramos para poder lograr los mejores resultados. No significa que siempre vaya a funcionar una mejor que otra, ya que dependerá de las circunstancias.

Orientar las antenas

La mayoría de los dispositivos de este tipo van a contar con antenas externas. Son muy útiles para mejorar la cobertura inalámbrica. En algunos casos incluso son desmontables. Lo ideal es tenerlas siempre montadas y además hay que orientarlas correctamente para que pueda recibir y enviar lo mejor posible la señal. De lo contrario podríamos estar desaprovechando recursos disponibles.

Esto es algo similar a lo que deberíamos hacer en nuestro router. Muchos de ellos van a tener antenas externas. Puede ser simplemente una, pero lo normal es que tenga al menos dos y hasta varias más. Orientarlas correctamente va a permitir que tengamos una mejor cobertura.

La seguridad, un factor muy importante

Al igual que el propio router, cualquier repetidor o amplificador que utilicemos debe estar seguro. Debemos utilizar un cifrado correcto, una contraseña adecuada y mantener actualizado el firmware en la medida de lo posible. Un aparato de este tipo podría ser víctima de ataques cibernéticos que pongan en riesgo la seguridad de toda la red. De ahí la importancia de siempre tener en cuenta la seguridad.

Siempre debemos mantener la seguridad también en todos los dispositivos que conectemos al repetidor. Cualquier ordenador, móvil, etc. Todos ellos deben contar con programas de seguridad para evitar la entrada de malware, así como tener las últimas versiones instaladas. Esto permitirá también que el rendimiento sea óptimo al tener las últimas mejoras disponibles.

En definitiva, estos son algunos factores que debemos tener en cuenta para intentar mejorar el buen funcionamiento de los repetidores Wi-Fi. El objetivo es poder ofrecer una mejor cobertura inalámbrica y poder así conectar otros dispositivos sin comprometer la velocidad, estabilidad o calidad de la señal. Son muchas las opciones que tenemos, pero todos ellos van a requerir siempre de colocarlos en la mejor posición y tener en cuenta algunos detalles básicos que hemos mencionado.