¿Existe realmente el anonimato en Internet?

Siempre que navegamos por Internet puede surgir la duda de si nuestros datos personales se están filtrando o no. Es algo que puede ocurrir en cualquier momento. Sin darnos cuenta, podríamos estar exponiendo información personal simplemente con entrar en un sitio web o usar una aplicación. Ahora bien, ¿es posible realmente el anonimato en la red? De ello vamos a hablar en este artículo. Vamos a explicar algunos métodos que puedes usar para mejorar la privacidad al navegar.

Qué rastro dejamos al navegar

Cada vez que te conectas a Internet dejas algún tipo de rastro. Tu equipo, ya sea el móvil, ordenador o cualquier otro, va a conectarse a múltiples servidores en la red y va a intercambiar información. Esos datos van a dejar un rastro, una huella digital. A veces eso puede ser positivo, pero en otras ocasiones no tanto.

Un ejemplo claro es la dirección IP pública con la que accedemos a Internet. Ese dato lo van a ver las páginas web a las que nos conectamos. Van a saber dónde nos encontramos, cuál es nuestro idioma, el tipo de dispositivo que usamos… Eso va a quedar expuesto al entrar en una página, pero también al usar cualquier red social o programa con acceso a Internet.

También podemos dejar rastro de nuestros intereses y gustos. Seguro que en alguna ocasión has buscado algún producto, como puede ser comprar un móvil nuevo, y a partir de ese momento te empieza a salir publicidad relacionada. Esto es así debido a las cookies, que básicamente son pequeños archivos con información que van a registrar búsquedas que hacemos, páginas que visitamos, etc.

Las súper cookies se encargan de almacenar datos muy variados de la navegación, los hábitos, gustos y otros tipos de datos. A veces lo comparten entre compañías para conocer más sobre sus clientes, sus movimientos y de qué manera pueden obtener un beneficio. Esto, como ves, puede también llegar a comprometer tu privacidad y que ciertos datos puedan pasar de dueños.

Esto no siempre es algo malo. Un ejemplo claro de cuándo es positivo es poder poner en Google o cualquier buscador cosas como el tiempo meteorológico y que nos muestre en la ubicación donde estamos. De esta forma las búsquedas se van a adaptar mejor a nuestra localización. Por tanto, el hecho de que otros sitios web sepan más de ti o registren ciertos datos puede ser beneficioso para la experiencia de navegación.

Pero claro, esos datos personales, esa información que puede filtrarse, también podrían terminar en malas manos. Esos datos podrían ser controlados por piratas informáticos, terminar en la Dark Web o que los usen para venderlos a terceros y lucrarse con ellos sin que nos demos cuenta.

¿Podemos ser anónimos en Internet?

Esta pregunta la podemos responder con un sí y un no. Es decir, es posible tener mayor privacidad en Internet y llegar a ser anónimos, pero no al 100%. Hay que tener en cuenta que siempre podemos dejar algún rastro. Siempre puede haber algún pequeño detalle que sea registrado. Piensa, por ejemplo, en grupos de hackers anónimos que en muchas ocasiones son descubiertos pese a tomar todas las medidas posibles.

Las comunicaciones siempre pueden llegar a ser rastreadas. Tal vez la página web que estas visitando no sepa quién eres, ni dónde estás, pero sí puede llegar a saberlo la operadora que utilizas, la VPN desde la que te conectas, etc. Incluso si todo esto intentas optimizarlo al máximo para ocultar datos, siempre puede haber un eslabón de la cadena que se rompa.

Por tanto, podemos decir que en el anonimato de Internet el 100% no existe. Siempre hay métodos por el que pueden llegar a rastrear a un usuario, analizar sus movimientos, conexiones, dispositivos que utilizan… Hemos visto incluso ataques informáticos dirigidos a presidentes de gobiernos y altos responsables de seguridad. Siempre, de una u otra forma, una persona puede llegar a poner en riesgo su privacidad en la red.

Pero esto no significa que no podamos hacer nada para, al menos, acercarnos a ese 100% de anonimato. Por supuesto que vamos a poder tener en cuenta algunas recomendaciones para limitar ese rastro que dejamos en Internet

Cómo mantener la privacidad

Vamos a hablar de qué métodos podemos tener en cuenta para mantener la privacidad en Internet. El objetivo es ocultar información como la dirección IP o la ubicación. Esto vas a poder lograrlo con ciertos programas que podrás instalar tanto en el ordenador como en dispositivos móviles.

Usar VPN

La primera opción es utilizar una VPN. Es la mejor aplicación para poder ocultar la dirección IP y la ubicación real. Es muy útil también para poder acceder a contenido que pueda estar restringido geográficamente. Además, ayuda a mejorar la seguridad cuando nos conectamos a redes públicas que puedan ser peligrosas.

Lo que hace este tipo de programa es cifrar la conexión. Todo lo que enviamos va a viajar en una especie de túnel, por lo que no va a quedar expuesto en caso de que haya alguna filtración. Un posible intermediario no va a saber dónde estás o qué tipo de datos estás enviando al abrir una página web o iniciar sesión.

Vas a encontrar opciones tanto gratuitas como de pago. No obstante, estas últimas son las de más garantías y con las que vas a tener menos problemas. Puedes utilizar opciones como ExpressVPN o NordVPN, que funcionan muy bien. Es importante que te fijes en las opciones de seguridad que tiene, dónde están los servidores o cuántos tiene para poder conectarte.

Error al usar VPN en el navegador

Proxy

Una opción con la que también podrás ganar anonimato en Internet es navegar a través de servidores proxy. En parte actúan como una VPN, ya que van a ser un intermediario entre nuestro dispositivo y el servidor al que vamos a llegar, que puede ser por ejemplo una página web o una aplicación que usemos.

Aquí también vas a encontrar una gran cantidad de opciones disponibles, pero no todas ellas van a funcionar bien o van a ser de fiar. Por ello, conviene siempre que te informes antes de conectarte a alguna de las opciones. Eso sí, debes tener en cuenta que la navegación suele ser bastante más lenta que si la comparamos con una VPN.

Navegador Tor

Una tercera opción para navegar con mayor privacidad y anonimato por Internet es utilizar el navegador Tor. Es un programa basado en Mozilla Firefox que funciona a través de nodos. Esto hace que cuando iniciamos una conexión pase por múltiples nodos antes de llegar al destino. De esta forma nuestra dirección IP o datos personales se oculten y no exponemos nada.

Este navegador se utiliza para acceder a la Deep Web. Está disponible tanto para sistemas operativos de escritorio como también para dispositivos móviles. Es gratuito y es una opción más a las VPN o servidores proxy. Podrás ocultar tus datos sin mayores problemas. Eso sí, una vez más la velocidad de Internet va a ralentizarse bastante.

En definitiva, como has podido ver el anonimato 100% en Internet no es sencillo y siempre puedes dejar algún tipo de rastro. No obstante, vas a poder utilizar alguna de las opciones que hemos mostrado para ocultar cierta información y hacer que sea más difícil que alguien pueda averiguar datos sobre ti al navegar.

¡Sé el primero en comentar!