Cómo proteger tus dispositivos de los temidos ataques Zero-Day

Cómo proteger tus dispositivos de los temidos ataques Zero-Day

Lorena Fernández

Los ataques denominados como «Zero-Day» son uno de los incidentes de seguridad más temidos y peligrosos, además, cerca del 80% de ataques a gran escala que se producen son debido a un Zero-Day en dispositivos hardware o software. Este tipo de ataques afectan tanto a usuarios domésticos como entornos corporativos. Ahora bien, ¿por qué nos referimos a estos ataques como «Zero-Day»? Vamos a poner en contexto a uno de los tipos de ataques más peligrosos y con justa razón, temidos.

Qué son los ataques Zero-Day

¿Cómo sabemos si estamos ante un ataque de día cero (Zero-Day)? Cuando las vulnerabilidades son nuevas o desconocidas por las distintas soluciones que los detectan, se denominan ataques Zero-Day. En consecuencia, a éstas se las conoce como vulnerabilidades de día cero. Estos ataques tienen la particularidad de sacar provecho de tales vulnerabilidades aún no identificadas, así también de variantes de malware para explotar un determinado fallo de seguridad. El mundo del cibercrimen se caracteriza por descubrir y aprovechar rápidamente toda vulnerabilidad o problema que pueda existir dentro de un sistema o una máquina. Recordemos que los hackeos en general, no se reservan al software sino al hardware también.

Es crucial que los profesionales involucrados en estos tipos de sistemas, hagan todo lo posible para mantener las bases de datos al día y las funcionalidades preparadas. Éstos sistemas, que pueden ser de detección o prevención, deberían de estar siempre preparados para los ataques conocidos, y si es posible, anticiparse a lo que pueda venir. En consecuencia, nosotros los usuarios tendremos más herramientas para estar debidamente protegidos con eficaces soluciones de antivirus y antimalware.

Por qué ocurren este tipo de ataques

Para un atacante, descubrir una vulnerabilidad de tipo día cero y atacar en base a ello tiene sus ventajas. El tiempo de respuesta y recuperación después de haberse detectado el ataque puede ser muy alto, y pasar días hasta que el fabricante o la comunidad lance un parche que solucione el problema, ya que se debe saber acerca de qué trata el ataque, por qué se dio, cuál es la causa raíz y qué hacer para poder solucionarlo. Además, también debemos tener en cuenta el tiempo que se tarda desde que se lanza el parche hasta que todos los usuarios afectados lo instalan, ya que no es instantáneo.

Un factor preocupante es que estos tipos de ataques no paran de aumentar en cuanto a frecuencia, y es posible que se dupliquen durante el año 2020. Los perjuicios que son causados por este tipo de ataques pueden alcanzar los millones de dólares fácilmente.

¿Qué puedo hacer para evitar ataques de día cero?

Haciendo énfasis en lo que uno puede (y debe) hacer, la medida más importante es proteger tu dispositivo. Sin embargo, el sólo hecho de instalar un antivirus, malware o una completa solución de seguridad no es suficiente. Es importante que sepamos manejar lo esencial o bien, lo más importante de estas herramientas para sacar verdadero provecho y garantizar protección.

Otra medida importante que debemos aplicar es mantener actualizado el software que utilizas. Tanto el sistema operativo como los distintos programas que utilizas. Éstos se actualizan porque incluyen parches de seguridad ante vulnerabilidades y ataques de día cero que han sido descubiertos. Muchas personas han sido víctimas de ataques por la sencilla razón de no haber mantenido actualizado sus programas.

La complejidad de los ataques Zero-Day es muy alta. He ahí la importancia de que, además de las personas que trabajan en tecnología, todas las personas en general deben estar atentos y tomar medidas proactivas. Tal vez no sea posible mitigar en un 100% cualquier tipo de ciberataque pero igualmente, llegar a un importante nivel de resistencia hacia ellos puede marcar la diferencia al momento de notar la reducción de sus impactos.