¿Intrusos en tu equipo? Comprueba estas señales

¿Intrusos en tu equipo? Comprueba estas señales

Javier Jiménez

Tanto la privacidad como seguridad con factores muy importantes para los usuarios. En muchas ocasiones podemos ser víctimas de alguna de las muchas variedades de malware que hay presentes en la red. Esto podría afectar a nuestros equipos y podría derivar en la entrada de intrusos en nuestro ordenador. Ahora bien, ¿cómo podemos saber si alguien ha entrado en nuestro equipo? ¿Podemos notar algo que nos alerte de que puede haber intrusos y por tanto tomar medidas? En este artículo vamos a hablar de ello.

Cómo saber si hay intrusos en nuestro equipo

Evitar la entrada de intrusos en nuestro ordenador es algo fundamental. Sin embargo podemos ser víctimas de muchos tipos de malware que de una u otra forma puede poner en riesgo nuestra seguridad. Hay algunas señales visibles que podemos ver rápidamente y que nos alertarían de que hay intrusos. También podemos tener en cuenta algunas funciones del propio sistema operativo para ver problemas.

Programas instalados desconocidos

Una de las señales más visibles que podemos encontrar es ver que hay programas instalados que no conocemos. Puede que haya intrusos que nos hayan instalado alguna aplicación de manera oculta para controlarnos o para recopilar información.

Esto puede ocurrir en ordenadores, pero también en dispositivos móviles. Puede que nos encontremos con un icono de una aplicación que no reconocemos.

Han aparecido archivos extraños

También puede ocurrir que aparezcan archivos extraños en nuestro equipo. Por ejemplo documentos Word o Excel. Algunos de esos archivos pueden ser maliciosos y tener como objetivo recopilar información de las víctimas.

Pero no solo puede que aparezcan nuevos archivos, sino también podría darse el caso de que algunos archivos que ya teníamos aparezcan en otro lugar del equipo. Puede que otros terminen eliminados.

Notamos un mal funcionamiento

Sin duda es otra de las muestras de que algo va mal en nuestro equipo. Esto no significa que tengamos intrusos, pero sí es otra señal más que nos muestra que debemos tomar precauciones y averiguar cuál es el problema. Podría tratarse de intrusos que han logrado acceder a nuestro equipo y eso afecta al rendimiento del sistema.

Cambios de configuración

Algo también visible es encontrar cambios en la configuración. Hablamos por ejemplo de opciones y características del sistema operativo, de cambiar las configuraciones de red o cualquier otro cambio que aparezca en el sistema.

Ejecutar Shell:Recent

Una opción interesante que tenemos en Windows 10 es poder ejecutar Shell:Recenet y ver los cambios más recientes en el sistema. Podremos ver si se han creado carpetas o archivos, si se han eliminado, etc.

Para ello tenemos que pulsar la combinación de teclas Windows+R y ejecutar Shell:Recent. Nos llevará a una ventana donde nos muestran los últimos cambios con su fecha. Si vemos algo que no cuadra podría indicarnos que hay intrusos en ese equipo.

Errores intrusos desapercibidos

Cómo evitar intrusos en el sistema

Hemos visto de forma resumida cómo podemos saber si hay intrusos en nuestro equipo. Ahora bien, el objetivo debe ser que eso nunca ocurra. Debemos proteger la seguridad de nuestros sistemas y proteger así también la privacidad.

Para ello algo básico va a ser contar con herramientas de seguridad. Un buen antivirus puede prevenir la entrada de malware que comprometa nuestros sistemas. Podemos hacer uso de muchas variedades de software que nos proteja. Esto es algo que debemos aplicar sin importar el tipo de sistema operativo que estamos utilizando.

También será esencial tener las últimas actualizaciones instaladas. A veces surgen vulnerabilidades que pueden ser explotadas por los piratas informáticos. Esto significa que podrían acceder a nuestros equipos. Por ello es fundamental que tengamos los últimos parches instalados y así corregir esos problemas.

Por último, aunque quizás lo más importante, el sentido común. Son muchas las técnicas que utilizan los piratas informáticos para atacarnos. Por ejemplo a través del envío de un correo electrónico que contenga un archivo adjunto malicioso. No debemos caer en este tipo de trampas que podrían comprometer nuestra seguridad.