Cómo evitar el secuestro de DNS y proteger un dominio

Cómo evitar el secuestro de DNS y proteger un dominio

Javier Jiménez

Proteger la seguridad es algo muy importante a todos los niveles. Es vital evitar problemas a la hora de utilizar nuestros sistemas, dispositivos, servidores… No importa si somos usuarios particulares o empresas. Una de las cuestiones más importantes es que los dominios web estén asegurados. En este artículo vamos a hablar de qué es el secuestro de DNS y cómo podemos evitarlo. Vamos a dar una serie de consejos interesantes.

Qué es el secuestro de DNS

En primer lugar vamos a explicar en qué consiste el secuestro de DNS. También se le conoce como DNS Hijacking. Podemos decir que se trata de un método de ataque que redirige el tráfico. Esto lo hace sin el conocimiento del usuario.

Pongamos que alguien entra en un dominio legítimo, una página de información por ejemplo, pero ha sido atacada. El secuestro de DNS lo que hace es redirigir a ese usuario a un sitio web totalmente distinto. Normalmente una página controlada por los atacantes donde suelen ocultar malware o sirve como inicio de sesión fraudulento para robar contraseñas.

Como sabemos, el protocolo DNS lo que hace es “traducir” las direcciones IP por nombres que podamos recordar. Es decir, cuando entramos en una página y ponemos redeszone.net, en realidad lo que hace ese nombre es traducir una dirección que lleva al servidor donde está alojada. Los usuarios no tenemos necesidad de recordar cada dirección IP de los sitios que visitamos, algo que sería muy complejo. Basta simplemente con poner el nombre.

El secuestro de DNS consiste en cambiar esa dirección a la que apunta la URL que ponemos. De esta forma en vez de ir al sitio legítimo, apuntaría a otro controlado por los atacantes. Este es un proceso muy peligroso, ya que podría suponer ataques Phishing o la entrega de malware sin que nos demos cuenta.

Consultar DNS en Windows 10

Cómo evitar el secuestro de DNS en un dominio

Usar software actualizado

Una de las primeras cuestiones que debemos tener en cuenta es la importancia de mantener el software correctamente actualizado. Son muchas las vulnerabilidades que pueden surgir en los servidores, programas que utilicemos, sistemas… Sin embargo los propios desarrolladores lanzan parches y actualizaciones para corregir esos problemas.

Es fundamental que tengamos siempre las últimas versiones correctamente instaladas. Esto es algo que debemos aplicar en todos los casos, sin importar qué software tengamos. Así no solo obtendremos una mejora en cuanto al rendimiento, sino también evitar problemas de seguridad.

Cambiar la contraseña y nombre de acceso

Otro punto muy importante es tener una contraseña que sea fuerte y compleja. Lo primero es cambiar la clave y nombre de acceso que pueda venir predeterminado. Además es interesante cambiarla frecuentemente para reducir riesgos.

Una contraseña fuerte es aquella que tiene letras (mayúsculas y minúsculas), números y otros símbolos especiales que puedan dificultar que un intruso la averigüe. Siempre todo ello de forma aleatoria y además no debemos utilizarla en ningún otro sitio.

Revisar todos los plugins instalados

También es esencial revisar los plugins y complementos que tenemos instalados. En muchas ocasiones son la entrada de amenazas que pueden poner en riesgo nuestros sistemas y, en este caso, nuestro dominio. Es otra de las cuestiones que pueden suponer un riesgo que provoquen secuestros DNS.

Por tanto, nuestro consejo es siempre asegurarnos de que esos plugins o complementos que tenemos instalados son seguros. Debemos descargarlos desde sitios oficiales, evitar así páginas de terceros que no ofrezcan garantías.

Herramientas de seguridad

Por último, contar con herramientas de seguridad en nuestros servidores también va a ayudar a reducir el riesgo. Son muchas las aplicaciones que tenemos a nuestra disposición para proteger los equipos. Debemos siempre contar con este tipo de programas que nos ayuden a ganar seguridad.

En definitiva, estos son algunos consejos básicos para evitar el secuestro de DNS. Un problema muy peligroso y también relativamente frecuente que puede hacer que un sitio web sea una amenaza importante para los visitantes.