Todo lo que debes hacer para proteger tu tarjeta al comprar online

Todo lo que debes hacer para proteger tu tarjeta al comprar online

Javier Jiménez

Comprar por Internet es algo muy común hoy en día. Podemos adquirir cualquier producto y recibirlo en casa. También podemos pagar cualquier suscripción a servicios como Netflix, reservar un hotel, pagar un seguro, etc. Ahora bien, es imprescindible mantener en todo momento la seguridad. Por ello en este artículo vamos a dar algunos consejos esenciales para proteger al máximo la tarjeta al pagar online y poder comprar con total seguridad.

Si vamos a pagar por Internet hay una serie de pasos que debemos seguir para proteger nuestra tarjeta pero también conviene que sepamos cuáles son los métodos de pago más seguros o cuáles son las estafas más habituales a las que nos enfrentamos cuando hacemos compras online.

 

Estafas comunes al pagar por Internet

Es imprescindible que elijas una opción segura para pagar, como te explicaremos más adelante, ya que de lo contrario podrías sufrir alguno de los ataques cibernéticos. ¿Cuáles son los ataques más habituales al pagar por Internet y las estafas más frecuentes que podemos encontrar?

 

Ataques phishing

Podemos decir que es una de las principales estafas a la hora de realizar un pago por Internet, poner datos bancarios o cualquier tipo de información personal. Consiste básicamente en acceder a una página en Internet que simula ser legítima, pero realmente se trata de una estafa y ha sido creada para robar esos datos.

Puede ocurrir al realizar un pago en plataformas como puede ser Amazon o cualquier servicio online. Al hacer clic a través de un enlace, nos lleva a una página que parece legítima. Sin embargo se trata de una copia que ha sido diseñada solo para robar los datos de la tarjeta y poner en riesgo nuestra seguridad.

 

Robo en redes Wi-Fi inseguras

Esto puede ocurrir cuando realizas un pago desde una red inalámbrica que no es fiable. Por ejemplo un Wi-Fi público en un centro comercial, aeropuerto o cualquier lugar similar. Ha podido ser creado simplemente para robar datos. No sabemos realmente quién puede estar detrás.

En estos casos se hace aún más imprescindible utilizar una tarjeta bancaria segura con la que poder minimizar riesgos lo máximo posible. No obstante, puedes también usar algunas opciones como por ejemplo una VPN. Esto va a permitir que la información que envíes en la red viaje de forma cifrada.

 

Skimming

Un peligro más es lo que se conoce como Skimming. Es un caso diferente a los anteriores, ya que no se trata de una página web modificada o un sitio que simplemente tiene un malware capaz de recopilar los datos de la tarjeta a la hora de pagar. Pero también puede ser un problema importante.

Se trata en este caso de un hardware modificado que es capaz de copiar los datos de la tarjeta. En esta ocasión el problema aparece cuando vas a comprar en un sitio físico. Va a registrar la información de la tarjeta bancaria sin que te des cuenta. No es algo habitual, pero es una posibilidad más.

En definitiva, como has visto hay diferentes tipos de tarjetas bancarias que puedes utilizar. Es importante que elijas una opción segura, ya que así mantendrás protegidos tus datos personales y evitarás problemas que afecten a tu privacidad y seguridad en la red.

 

Cómo protegernos

Si queremos saber cómo podemos estar protegidos tenemos que vigilar dos aspectos fundamentales: la cuenta bancaria y la tarjeta por un lado y, por otro, nuestro equipo o dispositivos.

 

Protección de la cuenta bancaria y tarjeta

En primer lugar vamos a dar una serie de recomendaciones orientadas en la propia tarjeta y en la cuenta bancaria. Algunos ajustes y configuraciones que van a venir muy bien de cara a proteger al máximo la seguridad y evitar problemas al realizar cualquier transacción. Esto es básico para evitar un uso indebido de la tarjeta.

 

Usar autenticación en dos pasos

Algo fundamental es activar la autenticación en dos pasos. Es algo que cada vez se utiliza más en muchos servicios de Internet, como pueden ser redes sociales, correo electrónico y también cuentas bancarias. Básicamente consiste en un segundo paso más allá de tener que poner la contraseña. Una manera de verificar la identidad y evitar que un intruso pueda entrar en la cuenta o realizar un pago aun sabiendo la clave.

Suele ser un código que recibimos por SMS, correo electrónico o también a través de alguna aplicación 2FA como Google Authenticator. Eso va a servir para verificar que somos el usuario legítimo detrás de esa cuenta o ese pago. Es una medida de protección muy eficaz y debemos tenerla en cuenta.

Hay algunos bancos y tarjetas bancarias que ya obligan a activarlo. Suelen enviar un código por SMS al hacer un pago por Internet y eso ayuda a aumentar la protección. Pero en otros casos hay que activarlo, por lo que conviene revisar el caso concreto de cada banco y tenerlo bien configurado.

Programas 2FA

 

Instalar la aplicación desde fuentes oficiales

Por supuesto, otro punto muy importante a tener en cuenta es instalar la aplicación bancaria solo desde fuentes legítimas y seguras. Por ejemplo la web oficial de la entidad o utilizar tiendas como Google Play, que filtran qué aplicaciones van a estar ahí y de esta forma evitar que se cuelen programas creados solo para robar datos.

Esto también lo debes tener en cuenta a la hora de entrar en la página web del banco o de una página donde vayas a realizar una compra. Es importante que te asegures de estar accediendo al sitio legítimo y no se trata de una estafa. Tus datos bancarios podrían verse comprometidos si entras en una URL falsa, por ejemplo.

 

Activar límites

Una opción que tienen las tarjetas bancarias es poder configurar ciertos límites para evitar fraudes. Por ejemplo limitar la cantidad que puedes sacar del cajero o la cantidad que puedes gastar por Internet en un solo día. De esta forma, en caso de que alguien pueda robar tus datos y suplantar tu identidad, el daño sería menor y no podría gastar de forma ilimitada.

Cuando vayas a realizar un pago legítimo, siempre puedes entrar en tu cuenta y aumentar ese límite momentáneamente. Incluso puedes limitar la tarjeta para que no se pueda usar por Internet y cuando vayas a utilizarla simplemente la activas para ese momento y listo. Si alguien robara los datos de la tarjeta y los usara en la red, no podría realizar ninguna transacción al estar bloqueada.

 

Configurar alertas

Una manera muy interesante de detectar ataques es configurar alertas. Puedes configurarlo para que te envíen un correo cada vez que se hace un pago con esa tarjeta o un SMS con la cantidad que has pagado y dónde. Esto te permitirá tener un mayor control y poder identificar lo antes posible cualquier ataque y tomar medidas.

Normalmente estas alertas se configuran a través de la aplicación o página web del banco o de la tarjeta. Depende de cada entidad, vas a encontrar más o menos alertas. Puedes indicar que te envíen un correo con cada pago que hagas, con transacciones solo hechas por Internet, según la cantidad, etc.

 

Seguridad general del sistema y equipos

Pero para utilizar tarjetas bancarias y pagar por Internet con total seguridad no solo basta con configurar la cuenta bancaria y usar una aplicación segura. Es imprescindible también proteger la seguridad del sistema, por lo que vamos a dar algunos consejos esenciales que no pueden faltar para evitar problemas.

 

Proteger el equipo

Lo primero es proteger correctamente el sistema. Aquí debes tener en cuenta la importancia de contar con un buen antivirus. Hay muchos, tanto gratuitos como de pago. Uno muy útil es el propio de Windows, Microsoft Defender. Viene integrado con el sistema, es gratuito y no tienes que instalar nada. Únicamente debes comprobar que funciona correctamente.

Pero hay otras muchas opciones, como pueden ser Bitdefender o Avast. Sea cual sea la que elijas, debes asegurarte de que va a proteger adecuadamente tu sistema. El objetivo es evitar la entrada de virus que puedan poner en riesgo a la hora de realizar un pago online o en general al navegar por la red.

seguridad de los datos

 

Mantener todo actualizado

Otro punto muy importante es tener siempre los dispositivos actualizados correctamente. Muchos tipos de ataques llegan después de que aparezca alguna vulnerabilidad. Puede haber un fallo que afecte al sistema operativo o a cualquier componente del equipo. Esto podría provocar la entrada de intrusos que puedan robar datos y controlar los pagos online.

En el caso de Windows, para actualizarlo debes ir a Inicio, entras en Configuración y vas a Windows Update. Allí te mostrará qué versión tienes instalada y si hay o no alguna actualización pendiente que puedas aplicar.

Actualizar Windows 11

Esto mismo lo debes hacer en el móvil o en cualquier dispositivo que vayas a usar para pagar por Internet. Debes asegurarte siempre de tener las últimas versiones en todo momento. Mantener en buen estado los equipos también se consigue a través de actualizaciones y parches de seguridad.

 

Evitar pagar en redes inseguras

La red desde donde te conectes para pagar va a ser imprescindible que sea segura. ¿Vas a conectarte desde una red Wi-Fi pública, como puede ser un aeropuerto o centro comercial? Deberías evitar ese tipo de redes, ya que no sabes realmente quién puede estar detrás y tus datos podrían verse comprometidos.

No obstante, si no te queda más remedio que realizar un pago o hacer una compra a través de un Wi-Fi público, nuestro consejo es que instales una VPN. Esto te ayudará a cifrar la conexión y evitarás problemas, ya que tus datos van a ir en una especie de túnel y no pueden ser interceptados por posibles intrusos que haya en esa red. Por ejemplo puedes usar NordVPN o ExpressVPN, que funcionan bien.

 

Cuidado con el Phishing

Uno de los ataques más comunes a la hora de pagar por Internet o usar tarjetas bancarias es el Phishing. Es un método por el cual los piratas informáticos buscan robar las contraseñas de las víctimas. Suelen lanzar un cebo a través de un SMS o correo electrónico y simular que es una página real del banco o del sitio donde vamos a comprar.

Sin embargo, al poner los datos realmente estamos enviándolos a un servidor controlado por los atacantes. Suelen utilizar estrategias como decir que hay algún problema o que debes poner tus datos para verificar que realmente eres el usuario legítimo. Pero realmente se trata de un engaño, por lo que aquí el sentido común es imprescindible.

 

Pagar solo en sitios fiables

En este caso también entra en juego el sentido común y evitar cometer errores. Es muy importante realizar compras o pagos únicamente en sitios que veamos fiables, que no supongan un problema para nuestra privacidad. Siempre debes mirar el aspecto general, comprobar la URL, ver que sea HTTPS, etc.

Si en algún momento dudas de si un sitio puede ser una estafa, lo mejor es que te asegures de que no lo es antes de realizar ninguna transacción. Por ejemplo puedes realizar una búsqueda en Google y ver qué opinan otros usuarios, si ha habido algún problema o alguien dice que es una estafa.

 

Cuál es el método de pago más seguro

Para evitar problemas al comprar por Internet es imprescindible utilizar tarjetas que sean seguras. De hecho, podemos decir que es uno de los métodos más fiables. Son muy útiles por su facilidad de uso y además hay una gran cantidad de opciones disponibles. Siempre vamos a estar respaldados y por ello son una opción segura.

 

Tipos de tarjetas y de pagos

Vamos a hablar de diferentes opciones habituales que existen en Internet y explicar cuáles son los puntos positivos y negativos de cada una de ellas. El objetivo es conocer en todo momento qué posibles riesgos de seguridad vamos a encontrar en cada opción y poder hacer uso de la que más ayude a evitar riesgos.

 

Crédito

La primera opción son las tarjetas de crédito. Podemos decir que es la más insegura de las que vamos a ver. No es insegura por su naturaleza, por cómo funcionan, sino por los límites que puede tener. En caso de ataque informático, que nos la roben o perdamos, es la que va a estar más expuesta de todas ellas. El límite es un punto a tener en cuenta en este caso. ¿Qué significa eso? Vamos a poder incluso quedar la cuenta bancaria en negativo. Si tenemos por ejemplo una cuenta con 500€, pero asociada a esa cuenta disponemos de una tarjeta de crédito de hasta 1000€, vamos a poder gastar esos 1000€. La cuenta va a quedarse en negativo. Por este motivo, es importante denunciar lo antes posible en caso de sufrir una pérdida o robo. Además, por suerte hoy en día es muy sencillo bloquear las tarjetas incluso desde el teléfono móvil, dentro de la aplicación bancaria, por lo que es algo que hay que hacer lo antes posible.

 

Débito

La siguiente opción que tenemos son las tarjetas de débito. Son más seguras que las de crédito. Estas tarjetas van a tener un límite de gasto inferior a las de crédito, pero además vamos a estar limitados al dinero existente en nuestra cuenta bancaria (salvo algunas excepciones y siempre que lo configuremos). Esto significa que, en caso de que alguien robe nuestra tarjeta, no va a poder gastar tanto dinero. Una vez llegue al límite, no va a poder gastar más allá de esa cantidad. Incluso si tenemos una cuenta bancaria con poco dinero y la tarjeta de débito está vinculada a esa cuenta, no podrían gastar más de esa cantidad. Eso sí, aunque digamos que son más seguras que las de crédito, igualmente conviene cancelar la tarjeta de débito en cuanto se detecte un fraude, robo de datos o pérdida. Esto evitará problemas adicionales.

 

Monedero o prepago

Estas tarjetas son mucho más seguras. Sirven también para realizar compras en Internet y pagar en cualquier tienda, pero tienen un plus de fiabilidad. ¿Por qué son más seguras? Básicamente se trata de una tarjeta a la que podemos ingresar una cantidad de dinero exacta. Ese dinero lo podemos meter a través de otra tarjeta, una transferencia bancaria, ingreso por el cajero, etc. Si por ejemplo vas a comprar algo por Internet que cueste 100€, simplemente te aseguras de que esa tarjeta tiene 100€ al momento de realizar el pago y listo.

No necesitas que tenga siempre dinero. Sin duda es una opción para minimizar riesgos y que en caso de pérdida o robo no afecte más allá del dinero que queramos tener, que incluso puede ser de 0€ salvo cuando vayamos a comprar algo. Hay opciones de este tipo, como son la tarjeta de Bnext o Revolut. Funcionan de forma similar y en ambos casos simplemente hay que meter la cantidad de dinero que queramos y realizar pagos por Internet o compras en lugares donde pueda haber cierto riesgo.

 

Tarjetas virtuales

Una opción también muy segura y similar a la anterior son las tarjetas virtuales. En este caso es el propio banco quien nos permite tener una o incluso varias tarjetas virtuales para realizar compras online. Son tarjetas independientes de la principal, que simplemente vamos a utilizar para esas compras puntuales que hagamos. Tenemos que recargar con la cantidad correspondiente y listo. Hay que mencionar que en algunas ocasiones este tipo de tarjetas virtuales cambia la numeración. Si alguien logra robar los datos bancarios al realizar un pago, no podrá utilizarlos posteriormente ya que van a cambiar. Un extra de seguridad que sin duda viene muy bien para pagar.

 

Tarjetas específicas de una tienda

También está la opción de utilizar una tarjeta específica de una tienda. Realmente va a actuar como una tarjeta recargable o monedero. No es algo que esté muy extendido, al menos no en España, pero es una alternativa más que podemos tener en cuenta para el comercio electrónico y no tener problemas.

Básicamente son tarjetas que proporciona la propia tienda y que podemos recargar. En cualquier momento podemos usarla para realizar una compra, sin necesidad de utilizar tarjetas de crédito, débito o cualquier otro método alternativo que tengamos.

Seguridad de las tarjetas contactless

 

¿Cuál es la mejor y más segura?

A la hora de pagar por Internet con tarjeta, las más seguras son las virtuales y las prepago que podemos recargar con la cantidad exacta. Las virtuales permiten tener incluso una tarjeta con numeración única para cada compra que se realice, por lo que la que estamos utilizando dejará de funcionar una vez finalicemos el proceso y un posible atacante no podría usarla en un futuro para suplantarnos y realizar un pago fraudulento. Además, también tienen la opción de poner límites.

Las tarjetas prepago o monedero básicamente se recargan cuando las necesitemos. Si por ejemplo vas a hacer una compra por Internet y vas a adquirir un producto que cueste 100€, simplemente te aseguras de recargarla con esa cantidad y listo. No expones más que el precio que realmente vas a pagar por esa compra y limitas mucho la capacidad de un atacante para robarte.

Por otro lado, las que menos aconsejamos son las de débito y, sobre todo, las de crédito. En este caso podríamos tener más problemas en caso de ser víctimas de un ataque informático. Podrían robarnos hasta el límite de la tarjeta de débito, que podría ser la cantidad de dinero que tengamos en una cuenta bancaria. Las de crédito incluso podría ir más allá, ya que podríamos quedarnos en negativo hasta cierto límite.

Por tanto, si vas a comprar por Internet y quieres pagar por tarjeta, nuestro consejo es que utilices las virtuales y prepago. Esto te aportará más garantías de que un hipotético atacante no va a robar dinero de tus cuentas, ya que estaría limitado a esa cantidad que tuvieras asignada en cada una de ellas.

1 Comentario
Logo redeszone.net
Navega gratis con cookies…

Navegar por testdevelocidad.es con publicidad personalizada, seguimiento y cookies de forma gratuita. i

Para ello, nosotros y nuestros socios i necesitamos tu consentimiento i para el tratamiento de datos personales i para los siguientes fines:

Las cookies, los identificadores de dispositivos o los identificadores online de similares características (p. ej., los identificadores basados en inicio de sesión, los identificadores asignados aleatoriamente, los identificadores basados en la red), junto con otra información (p. ej., la información y el tipo del navegador, el idioma, el tamaño de la pantalla, las tecnologías compatibles, etc.), pueden almacenarse o leerse en tu dispositivo a fin de reconocerlo siempre que se conecte a una aplicación o a una página web para una o varias de los finalidades que se recogen en el presente texto.

La mayoría de las finalidades que se explican en este texto dependen del almacenamiento o del acceso a la información de tu dispositivo cuando utilizas una aplicación o visitas una página web. Por ejemplo, es posible que un proveedor o un editor/medio de comunicación necesiten almacenar una cookie en tu dispositivo la primera vez que visite una página web a fin de poder reconocer tu dispositivo las próximas veces que vuelva a visitarla (accediendo a esta cookie cada vez que lo haga).

La publicidad y el contenido pueden personalizarse basándose en tu perfil. Tu actividad en este servicio puede utilizarse para crear o mejorar un perfil sobre tu persona para recibir publicidad o contenido personalizados. El rendimiento de la publicidad y del contenido puede medirse. Los informes pueden generarse en función de tu actividad y la de otros usuarios. Tu actividad en este servicio puede ayudar a desarrollar y mejorar productos y servicios.

La publicidad que se presenta en este servicio puede basarse en datos limitados, tales como la página web o la aplicación que esté utilizando, tu ubicación no precisa, el tipo de dispositivo o el contenido con el que está interactuando (o con el que ha interactuado) (por ejemplo, para limitar el número de veces que se presenta un anuncio concreto).

  • Un fabricante de automóviles quiere promocionar sus vehículos eléctricos a los usuarios respetuosos con el medioambiente que viven en la ciudad fuera del horario laboral. La publicidad se presenta en una página con contenido relacionado (como un artículo sobre medidas contra el cambio climático) después de las 18:30 h a los usuarios cuya ubicación no precisa sugiera que se encuentran en una zona urbana.
  • Un importante fabricante de acuarelas quiere realizar una campaña publicitaria en Internet para dar a conocer su última gama de acuarelas con la finalidad de llegar tanto a artistas aficionados como a profesionales y, a su vez, se evite mostrar el anuncio junto a otro contenido no relacionado (por ejemplo, artículos sobre cómo pintar una casa). Se detectará y limitará el número de veces que se ha presentado el anuncio a fin de no mostrarlo demasiadas veces.

La información sobre tu actividad en este servicio (por ejemplo, los formularios que rellenes, el contenido que estás consumiendo) puede almacenarse y combinarse con otra información que se tenga sobre tu persona o sobre usuarios similares(por ejemplo, información sobre tu actividad previa en este servicio y en otras páginas web o aplicaciones). Posteriormente, esto se utilizará para crear o mejorar un perfil sobre tu persona (que podría incluir posibles intereses y aspectos personales). Tu perfil puede utilizarse (también en un momento posterior) para mostrarte publicidad que pueda parecerte más relevante en función de tus posibles intereses, ya sea por parte nuestra o de terceros.

  • En una plataforma de redes sociales has leído varios artículos sobre cómo construir una casa en un árbol Esta información podría añadirse a un perfil determinado para indicar tuinterés en el contenido relacionado con la naturaleza, así como en los tutoriales de bricolaje (con el objetivo de permitir la personalización del contenido, de modo que en el futuro, por ejemplo, se te muestren más publicaciones de blogs y artículos sobre casas en árboles y cabañas de madera).
  • Has visualizado tres vídeos sobre la exploración espacial en diferentes aplicaciones de televisión. Una plataforma de noticias sin relación con las anteriores y con la que no has tenido contacto en el pasado crea un perfil basado en esa conducta de visualización marcando la exploración del espacio como un tema de tu posible interés para para otros vídeos.

El contenido que se te presenta en este servicio puede basarse en un perfilde personalización de contenido que se haya realizado previamente sobre tu persona, lo que puede reflejar tu actividad en este u otros servicios (por ejemplo, los formularios con los que interactúas o el contenido que visualizas), tus posibles intereses y aspectos personales. Un ejemplo de lo anterior sería la adaptación del orden en el que se te presenta el contenido, para que así te resulte más sencillo encontrar el contenido (no publicitario) que coincida con tus intereses.

  • Has leído unos artículos sobre comida vegetariana en una plataforma de redes sociales. Posteriormente has usado una aplicación de cocina de una empresa sin relación con la anterior plataforma. El perfil que se ha creado sobre tu persona en la plataforma de redes sociales se utilizará para mostrarte recetas vegetarianas en la pantalla de bienvenida de la aplicación de cocina.
  • Has visualizado tres vídeos sobre remo en páginas web diferentes. Una plataforma de video, no relacionada con la página web en la que has visualizado los vídeos sobre remo, pero basandose en el perfil creado cuando visistaste dicha web, podrá recomendarte otros 5 vídeos sobre remo cuando utilices la plataforma de video a través de tu televisor .

La información sobre qué publicidad se te presenta y sobre la forma en que interactúas con ella puede utilizarse para determinar lo bien que ha funcionado un anuncio en tu caso o en el de otros usuarios y si se han alcanzado los objetivos publicitarios. Por ejemplo, si has visualizado un anuncio, si has hecho clic sobre el mismo, si eso te ha llevado posteriormente a comprar un producto o a visitar una página web, etc. Esto resulta muy útil para comprender la relevancia de las campañas publicitarias./p>

  • Has hecho clic en un anuncio en una página web/medio de comunicación sobre descuentos realizados por una tienda online con motivo del “Black Friday” online y posteriormente has comprado un producto. Ese clic que has hecho estará vinculado a esa compra. Tu interacción y la de otros usuarios se medirán para saber el número de clics en el anuncio que han terminado en compra.
  • Usted es una de las pocas personas que ha hecho clic en un anuncio que promociona un descuento por el “Día de la madre”de una tienda de regalos en Internet dentro de la aplicación de una web/medio de comunicación. El medio de comunicación quiere contar con informes para comprender con qué frecuencia usted y otros usuarios han visualizado o han hecho clic en un anuncio determinado dentro de la aplicación y, en particular, en el anuncio del “Día de la madre” para así ayudar al medio de comunicación y a sus socios (por ejemplo, las agencias de publicidad) a optimizar la ubicación de los anuncios.

La información sobre qué contenido se te presenta y sobre la forma en que interactúas con él puede utilizarse para determinar, por ejemplo, si el contenido (no publicitario) ha llegado a su público previsto y ha coincidido con sus intereses. Por ejemplo, si hasleído un artículo, si has visualizado un vídeo, si has escuchado un “pódcast” o si has consultado la descripción de un producto, cuánto tiempo has pasado en esos servicios y en las páginas web que has visitado, etc. Esto resulta muy útil para comprender la relevancia del contenido (no publicitario) que se te muestra.

  • Has leído una publicación en un blog sobre senderismo desde la aplicación móvil de un editor/medio de comunicación y has seguido un enlace a una publicación recomendada y relacionada con esa publicación. Tus interacciones se registrarán para indicar que la publicación inicial sobre senderismo te ha resultado útil y que la misma ha tenido éxito a la hora de ganarse tu interés en la publicación relacionada. Esto se medirá para saber si deben publicarse más contenidos sobre senderismo en el futuro y para saber dónde emplazarlos en la pantalla de inicio de la aplicación móvil.
  • Se te ha presentado un vídeo sobre tendencias de moda, pero tu y otros usuarios habéis dejado de visualizarlo transcurridos unos 30 segundos. Esta información se utilizará para valorar la duración óptima de los futuros vídeos sobre tendencias de moda.

Se pueden generar informes basados en la combinación de conjuntos de datos (como perfiles de usuario, estadísticas, estudios de mercado, datos analíticos) respecto a tus interacciones y las de otros usuarios con el contenido publicitario (o no publicitario) para identificar las características comunes (por ejemplo, para determinar qué público objetivo es más receptivo a una campaña publicitaria o a ciertos contenidos).

  • El propietario de una librería que opera en Internet quiere contar con informes comerciales que muestren la proporción de visitantes que han visitado su página y se han ido sin comprar nada o que han consultado y comprado la última autobiografía publicada, así como la edad media y la distribución de género para cada uno de los dos grupos de visitantes. Posteriormente, los datos relacionados con la navegación que realizas en su página y sobre tus características personales se utilizan y combinan con otros datos para crear estas estadísticas.
  • Un anunciante quiere tener una mayor comprensión del tipo de público que interactúa con sus anuncios. Por ello, acude a un instituto de investigación con el fin de comparar las características de los usuarios que han interactuado con el anuncio con los atributos típicos de usuarios de plataformas similares en diferentes dispositivos. Esta comparación revela al anunciante que su público publicitario está accediendo principalmente a los anuncios a través de dispositivos móviles y que es probable que su rango de edad se encuentre entre los 45 y los 60 años.

La información sobre tu actividad en este servicio, como tu interacción con los anuncios o con el contenido, puede resultar muy útil para mejorar productos y servicios, así como para crear otros nuevos en base a las interacciones de los usuarios, el tipo de audiencia, etc. Esta finalidad específica no incluye el desarrollo ni la mejora de los perfiles de usuario y de identificadores.

  • Una plataforma tecnológica que opera con un proveedor de redes sociales observa un crecimiento en los usuarios de aplicaciones móviles y se da cuenta de que, en funciónde sus perfiles, muchos de ellos se conectan a través de conexiones móviles. La plataforma utiliza una tecnología nueva para mostrar anuncios con un formato óptimo para los dispositivos móviles y con un ancho de banda bajo a fin de mejorar su rendimiento.
  • Un anunciante está buscando una forma de mostrar anuncios en un nuevo tipo de dispositivo. El anunciante recopila información sobre la forma en que los usuarios interactúan con este nuevo tipo de dispositivo con el fin de determinar si puede crear un nuevo mecanismo para mostrar la publicidad en ese tipo de dispositivo.

El contenido que se presenta en este servicio puede basarse en datos limitados, como por ejemplo la página web o la aplicación que esté utilizando, tu ubicación no precisa, el tipo de dispositivo o el contenido con el que estás interactuando (o con el que has interactuado) (por ejemplo, para limitar el número de veces que se te presenta un vídeo o un artículo en concreto).

  • Una revista de viajes, para mejorar las experiencias de viaje en el extranjero, ha publicado en su página web un artículo sobre nuevos cursos que ofrece una escuela de idiomas por Internet. Las publicaciones del blog de la escuela se insertan directamente en la parte inferior de la página y se seleccionan en función de la ubicación no precisa del usuario (por ejemplo, publicaciones del blog que explican el plan de estudios del curso para idiomas diferentes al del país en el que este te encuentras).
  • Una aplicación móvil de noticias deportivas ha iniciado una nueva sección de artículos sobre los últimos partidos de fútbol. Cada artículo incluye vídeos alojados por una plataforma de streaming independiente que muestra los aspectos destacados de cada partido. Si adelantas un vídeo, esta información puede utilizarse para determinar que el siguiente vídeo a reproducir sea de menor duración.

Se puede utilizar la localización geográfica precisa y la información sobre las características del dispositivo

Al contar con tu aprobación, tu ubicación exacta (dentro de un radio inferior a 500 metros) podrá utilizarse para apoyar las finalidades que se explican en este documento.

Con tu aceptación, se pueden solicitar y utilizar ciertas características específicas de tu dispositivo para distinguirlo de otros (por ejemplo, las fuentes o complementos instalados y la resolución de su pantalla) en apoyo de las finalidades que se explican en este documento.

O sin cookies desde 1,67€ al mes

Por solo 1,67€ al mes, disfruta de una navegación sin interrupciones por toda la red del Grupo ADSLZone: adslzone.net, movilzona.es, testdevelocidad.es, lamanzanamordida.net, hardzone.es, softzone.es, redeszone.net, topesdegama.com y más. Al unirte a nuestra comunidad, no solo estarás apoyando nuestro trabajo, sino que también te beneficiarás de una experiencia online sin cookies.