Todo lo que debes hacer para proteger tu tarjeta al comprar online

Comprar por Internet es algo muy común hoy en día. Podemos adquirir cualquier producto y recibirlo en casa. También podemos pagar cualquier suscripción a servicios como Netflix, reservar un hotel, pagar un seguro, etc. Ahora bien, es imprescindible mantener en todo momento la seguridad. Por ello en este artículo vamos a dar algunos consejos esenciales para proteger al máximo la tarjeta al pagar online y poder comprar con total seguridad.

Protección de la cuenta bancaria y tarjeta

En primer lugar vamos a dar una serie de recomendaciones orientadas en la propia tarjeta y en la cuenta bancaria. Algunos ajustes y configuraciones que van a venir muy bien de cara a proteger al máximo la seguridad y evitar problemas al realizar cualquier transacción. Esto es básico para evitar un uso indebido de la tarjeta.

Usar autenticación en dos pasos

Algo fundamental es activar la autenticación en dos pasos. Es algo que cada vez se utiliza más en muchos servicios de Internet, como pueden ser redes sociales, correo electrónico y también cuentas bancarias. Básicamente consiste en un segundo paso más allá de tener que poner la contraseña. Una manera de verificar la identidad y evitar que un intruso pueda entrar en la cuenta o realizar un pago aun sabiendo la clave.

Suele ser un código que recibimos por SMS, correo electrónico o también a través de alguna aplicación 2FA como Google Authenticator. Eso va a servir para verificar que somos el usuario legítimo detrás de esa cuenta o ese pago. Es una medida de protección muy eficaz y debemos tenerla en cuenta.

Hay algunos bancos y tarjetas bancarias que ya obligan a activarlo. Suelen enviar un código por SMS al hacer un pago por Internet y eso ayuda a aumentar la protección. Pero en otros casos hay que activarlo, por lo que conviene revisar el caso concreto de cada banco y tenerlo bien configurado.

Programas 2FA

Instalar la aplicación desde fuentes oficiales

Por supuesto, otro punto muy importante a tener en cuenta es instalar la aplicación bancaria solo desde fuentes legítimas y seguras. Por ejemplo la web oficial de la entidad o utilizar tiendas como Google Play, que filtran qué aplicaciones van a estar ahí y de esta forma evitar que se cuelen programas creados solo para robar datos.

Esto también lo debes tener en cuenta a la hora de entrar en la página web del banco o de una página donde vayas a realizar una compra. Es importante que te asegures de estar accediendo al sitio legítimo y no se trata de una estafa. Tus datos bancarios podrían verse comprometidos si entras en una URL falsa, por ejemplo.

Activar límites

Una opción que tienen las tarjetas bancarias es poder configurar ciertos límites para evitar fraudes. Por ejemplo limitar la cantidad que puedes sacar del cajero o la cantidad que puedes gastar por Internet en un solo día. De esta forma, en caso de que alguien pueda robar tus datos y suplantar tu identidad, el daño sería menor y no podría gastar de forma ilimitada.

Cuando vayas a realizar un pago legítimo, siempre puedes entrar en tu cuenta y aumentar ese límite momentáneamente. Incluso puedes limitar la tarjeta para que no se pueda usar por Internet y cuando vayas a utilizarla simplemente la activas para ese momento y listo. Si alguien robara los datos de la tarjeta y los usara en la red, no podría realizar ninguna transacción al estar bloqueada.

Configurar alertas

Una manera muy interesante de detectar ataques es configurar alertas. Puedes configurarlo para que te envíen un correo cada vez que se hace un pago con esa tarjeta o un SMS con la cantidad que has pagado y dónde. Esto te permitirá tener un mayor control y poder identificar lo antes posible cualquier ataque y tomar medidas.

Normalmente estas alertas se configuran a través de la aplicación o página web del banco o de la tarjeta. Depende de cada entidad, vas a encontrar más o menos alertas. Puedes indicar que te envíen un correo con cada pago que hagas, con transacciones solo hechas por Internet, según la cantidad, etc.

Seguridad general del sistema y equipos

Pero para utilizar tarjetas bancarias y pagar por Internet con total seguridad no solo basta con configurar la cuenta bancaria y usar una aplicación segura. Es imprescindible también proteger la seguridad del sistema, por lo que vamos a dar algunos consejos esenciales que no pueden faltar para evitar problemas.

Proteger el equipo

Lo primero es proteger correctamente el sistema. Aquí debes tener en cuenta la importancia de contar con un buen antivirus. Hay muchos, tanto gratuitos como de pago. Uno muy útil es el propio de Windows, Microsoft Defender. Viene integrado con el sistema, es gratuito y no tienes que instalar nada. Únicamente debes comprobar que funciona correctamente.

Pero hay otras muchas opciones, como pueden ser Bitdefender o Avast. Sea cual sea la que elijas, debes asegurarte de que va a proteger adecuadamente tu sistema. El objetivo es evitar la entrada de virus que puedan poner en riesgo a la hora de realizar un pago online o en general al navegar por la red.

seguridad de los datos

Mantener todo actualizado

Otro punto muy importante es tener siempre los dispositivos actualizados correctamente. Muchos tipos de ataques llegan después de que aparezca alguna vulnerabilidad. Puede haber un fallo que afecte al sistema operativo o a cualquier componente del equipo. Esto podría provocar la entrada de intrusos que puedan robar datos y controlar los pagos online.

En el caso de Windows, para actualizarlo debes ir a Inicio, entras en Configuración y vas a Windows Update. Allí te mostrará qué versión tienes instalada y si hay o no alguna actualización pendiente que puedas aplicar.

Actualizar Windows 11

Esto mismo lo debes hacer en el móvil o en cualquier dispositivo que vayas a usar para pagar por Internet. Debes asegurarte siempre de tener las últimas versiones en todo momento. Mantener en buen estado los equipos también se consigue a través de actualizaciones y parches de seguridad.

Evitar pagar en redes inseguras

La red desde donde te conectes para pagar va a ser imprescindible que sea segura. ¿Vas a conectarte desde una red Wi-Fi pública, como puede ser un aeropuerto o centro comercial? Deberías evitar ese tipo de redes, ya que no sabes realmente quién puede estar detrás y tus datos podrían verse comprometidos.

No obstante, si no te queda más remedio que realizar un pago o hacer una compra a través de un Wi-Fi público, nuestro consejo es que instales una VPN. Esto te ayudará a cifrar la conexión y evitarás problemas, ya que tus datos van a ir en una especie de túnel y no pueden ser interceptados por posibles intrusos que haya en esa red. Por ejemplo puedes usar NordVPN o ExpressVPN, que funcionan bien.

Cuidado con el Phishing

Uno de los ataques más comunes a la hora de pagar por Internet o usar tarjetas bancarias es el Phishing. Es un método por el cual los piratas informáticos buscan robar las contraseñas de las víctimas. Suelen lanzar un cebo a través de un SMS o correo electrónico y simular que es una página real del banco o del sitio donde vamos a comprar.

Sin embargo, al poner los datos realmente estamos enviándolos a un servidor controlado por los atacantes. Suelen utilizar estrategias como decir que hay algún problema o que debes poner tus datos para verificar que realmente eres el usuario legítimo. Pero realmente se trata de un engaño, por lo que aquí el sentido común es imprescindible.

Pagar solo en sitios fiables

En este caso también entra en juego el sentido común y evitar cometer errores. Es muy importante realizar compras o pagos únicamente en sitios que veamos fiables, que no supongan un problema para nuestra privacidad. Siempre debes mirar el aspecto general, comprobar la URL, ver que sea HTTPS, etc.

Si en algún momento dudas de si un sitio puede ser una estafa, lo mejor es que te asegures de que no lo es antes de realizar ninguna transacción. Por ejemplo puedes realizar una búsqueda en Google y ver qué opinan otros usuarios, si ha habido algún problema o alguien dice que es una estafa.

En definitiva, estos son los principales pasos que debes dar para proteger correctamente tus cuentas bancarias y poder comprar por Internet con tarjeta con total seguridad. El objetivo es evitar ataques cibernéticos que puedan exponer tus datos y para ello es imprescindible proteger el equipo y todos sus componentes, así como la propia tarjeta y cuenta bancaria.

1 Comentario