Reconoce fácilmente si un correo es falso

Reconoce fácilmente si un correo es falso

Javier Jiménez

El correo electrónico es un medio de comunicación que está muy extendido tanto en usuarios particulares como también en empresas. Es algo muy utilizado y que forma parte de nuestro día a día. Son muchos los proveedores y servicios que tenemos a nuestra disposición. Ahora bien, también hay que tener en cuenta que es una de las fuentes de entrada de malware principales. Debemos tomar precauciones siempre al utilizar este tipo de servicios. En este artículo vamos a hablar de cómo reconocer si un correo que recibimos es falso.

Cómo saber si un correo es falso

Como decimos, son muchos los tipos de malware y amenazas que podemos recibir simplemente a través de un correo electrónico. Esto es algo que puede poner en riesgo nuestra seguridad y privacidad si no tomamos precauciones. Un simple e-mail podría robar nuestras contraseñas o hacer que nuestros archivos y sistemas queden cifrados.

Es esencial que sepamos identificar cuándo un correo electrónico que recibimos puede ser falso, puede tratarse de alguna amenaza que simplemente busque robar nuestras credenciales y contraseñas.

Seguridad en el e-mail

Ver el nombre del dominio

Algo fundamental para determina si un correo que hemos recibido es falso o puede ser una amenaza es observar bien el nombre del dominio. Nos referimos al nombre de la dirección del correo electrónico, analizar si realmente es legítimo o hay algo raro.

Generalmente cuando se trata de correos falsos, genéricos y que buscan infectar nuestro sistema suelen tener una dirección extraña. Por ejemplo muchos números y letras sin sentido o incluso intentando imitar una dirección legítima.

Asunto del mensaje

En el asunto del mensaje también podemos detectar posibles anomalías. Pongamos que recibimos un e-mail con un asunto que nos hace sospechar, dirigido de forma genérica, con un nombre que no concuerda, etc.

Es sin duda uno de los apartados que debemos analizar para saber si un correo que hemos recibido puede ser un problema de seguridad.

Faltas de ortografía y estilo

Por supuesto el interior del mensaje también importa mucho. Si recibimos un correo con faltas de ortografía, mala  traducción o cualquier cosa que nos haga sospechar, probablemente estemos ante un correo falso.

En muchas ocasiones los piratas informáticos envían correos genéricos a muchos usuarios. Utilizan básicamente la misma información traducida a varios idiomas y eso lo podemos apreciar. Es un indicativo de que estamos ante un intento de estafa.

Archivos adjuntos sospechosos

Otro punto que debemos tener en cuenta es el de los archivos adjuntos. Es muy común que muchas amenazas de seguridad lleguen a través de un archivo por correo electrónico. Ese software malicioso puede ser un ejecutable, archivo de texto, audio…

Normalmente los piratas informáticos van a buscar que descarguemos ese contenido o que lo instalemos en el equipo. Esto podría suponer un problema para nuestra seguridad. Podríamos sufrir robo de identidad, instalar puertas traseras, que nos cifran los archivos…

Busca la urgencia

Esto es muy frecuente. Los ciberdelincuentes juegan con la inmediatez. Por ejemplo nos envían un correo donde nos indican que hay algo mal con nuestra cuenta, que debemos iniciar sesión lo antes posible para resolver un fallo, etc.

Si recibimos un correo donde nos indican que debemos llevar a cabo alguna acción de manera urgente es que puede haber algo detrás. Puede que estemos en realidad ante un e-mail falso que solo busca robar nuestros datos.

Nos piden demasiada información

Por último, otro ejemplo de que algo puede ir mal con un e-mail que hemos recibido es cuando nos piden demasiada información. Por ejemplo que pidan datos personales que no vienen a cuento, que pidan que pongamos la contraseña e iniciemos sesión desde algún link, etc.

En definitiva, estas son algunas formas que tenemos para saber si un correo electrónico que hemos recibido es falso. Debemos prestar atención en todo momento ya que como hemos mencionado es a través del e-mail por donde podemos ser atacados. Es vital mantener el sentido común, así como contar con herramientas de seguridad que puedan protegernos.