Cuidado con las VPN: Recomendaciones antes de comprar una

Cuidado con las VPN: Recomendaciones antes de comprar una

Lorena Fernández

Hasta hace unos años, se tenía la percepción de que una VPN era necesaria sólo en el caso de que uno quiera esconderse de alguien o alguna organización. Es decir, no hacer visible su actividad en línea, especialmente cuando es ilícita. Sin embargo, en los tiempos que corren una red privada virtual es esencial para un uso seguro de la red interna, y también de Internet. Hoy compartimos contigo unas consideraciones que debes tener presente si es que has decidido opta por una VPN.

A nivel de organizaciones, una VPN es esencial para un uso seguro de la red. Lo que la hace eficaz es el hecho de que todo tráfico que se realice a través de ese túnel, es únicamente visible por quienes tengan acceso a dicha red privada. Es decir, que Internet no puede ver lo que está pasando dentro del túnel. En consecuencia, hay privacidad de datos y el riesgo de que terceros puedan capturar (y descifrar) el tráfico es mucho menor. Los múltiples procesos de cifrado que hacen posible la creación del túnel VPN, lo hacen muy robusto y complicado de descifrar.

Debemos tener presente que los atacantes preferirán siempre aquellos targets o blancos que sean fáciles de acceder. Desafortunadamente, existen muchos usuarios individuales que no hacen otra cosa más que regalar datos personales de carácter sensible.

Un caso frecuente es el de realizar transacciones financieras y/o bancarias a través de redes públicas como las de las cafeterías. A partir de dicho caso, sale a la luz la necesidad del uso de una VPN para poder realizar nuestras actividades en línea de manera más segura y privada.

Las desventajas del uso de una VPN

Tener la completa certeza de que tienes 100% de privacidad a la hora de navegar mediante un túnel, ya es un gran riesgo. Puede ser que el proveedor que tú has elegido, o el que ha elegido tu organización pueda tener acceso a la recolección de tus datos personales para motivos no especificados.

A pesar de que existe un más alto nivel de regulación en este aspecto, como la GDPR, aún existen organizaciones como proveedores de VPN, que no son muy transparentes en este aspecto. Por este gran riesgo, es muy importante saber cuál es el proveedor por el cual vas a optar para tus actividades diarias. Si estás a cargo de la seguridad informática de una organización, asegúrate de que los estándares de protección y privacidad sean los más altos posibles, además de verificar que sea un proveedor confiable.

Otro riesgo en el cual caerás si no tienes cuidado a la hora de elegir un proveedor adecuado y confiable es la potencial instalación de software malicioso. Esto último puede incluir malware, software de tipo keylogger (que captura lo que ingresamos por teclado) y despliegue de molestos anuncios que pueden llevarte a sitios maliciosos o dudosos. Recuerda que, por más buenas intenciones tengas de proteger tu actividad en línea, si no tomas las medidas correctas, acabarás con mayores perjuicios de lo esperado.

¿Necesitas recomendaciones respecto a qué VPNs puedes instalar? Puedes optar por estas VPN de código abierto para montarte tú mismo los servidores VPN:

También puedes recurrir a soluciones tradicionales que son completamente gratuitas, puedes leer toda la información aquí:

Por último, podrías recurrir a servicios como PureVPN donde por un precio muy bajo, te permitirá hacer uso de su red VPN para navegar seguro y con privacidad, en RedesZone tenemos un completo análisis aquí. Otros proveedores interesantes son Surfshark VPN y también NordVPN.