Qué tipos de malware bancario existen y cómo protegernos

Los piratas informáticos pueden comprometer de muchas maneras nuestra privacidad y seguridad en la red y una de ellas es a través del malware bancario. Vamos a explicar qué tipos existen, de qué manera pueden afectarnos y, por supuesto, qué hacer para evitarlo. Daremos algunos consejos para evitar este problema y que los datos personales estén siempre protegidos.

Cómo funciona el malware y ataques bancarios

Podemos decir que los ciberdelincuentes, a través del malware bancario, tienen como objetivo acceder a nuestras cuentas, robar datos o realizar pagos suplantando la identidad. Generalmente utilizan un cebo para colarnos el software malicioso y a partir de ahí tomar el control para obtener los datos necesarios.

Principalmente se basan en malware. Usan diferentes estrategias para que terminemos por bajar un archivo que contiene el virus o instalar algo malicioso. Pero también pueden usar ataques más específicos, como vamos a explicar, para lograr igualmente el control de una cuenta bancaria.

El funcionamiento del malware bancario en muchas ocasiones no es diferente a otras variedades de software malicioso. Por ejemplo, puede registrar todo lo que escribimos en el móvil u ordenador, espiar los inicios de sesión, suplantar la información que logran robar, etc. Esto hace que debamos tomar precauciones siempre.

Por tanto, el acceso a las cuentas bancarias puede verse comprometido si somos víctimas de ataques informáticos de este tipo. No solo vamos a tener dificultad para entrar en la aplicación o cuenta bancaria, sino que incluso podríamos perder el control y que un atacante suplantara la identidad.

Clases de virus bancarios

No todos los virus o malware bancario actúan y llegan de la misma forma. Por ello, vamos a explicar qué diferentes tipos hay y de qué manera pueden comprometer nuestra seguridad. Hay troyanos bancarios, aplicaciones falsas, software oculto y otros métodos que utilizan los atacantes para robar información.

Troyanos bancarios

Un ejemplo de troyano bancario es TrickBot. Principalmente se cuela a través del correo electrónico por medio de un archivo falso. Lo que busca es robar información financiera de la víctima. Puede usar macros de archivos Excel, por ejemplo, y poder robar las credenciales para iniciar sesión en las cuentas bancarias.

Este tipo de malware puede afectar tanto a ordenadores como móviles, aunque en los últimos años estos últimos han sufrido una oleada de ataques con troyanos bancarios. Generalmente suelen estar diseñados para un sistema operativo en concreto, como puede ser Windows o Android, y atacar mejor.

Pueden entrar a través de un archivo que nos llega por correo, como en el caso de TrickBot, pero también al visitar una web infectada, por una vulnerabilidad en el sistema o al bajar cualquier archivo de Internet que contiene software malicioso y que va a ejecutar el malware en el equipo de la víctima.

Un troyano bancario va a tener la capacidad de capturar información, crear redirecciones falsas y, en definitiva, poner en riesgo una cuenta bancaria. Puede lograr el control total y actuar como si realmente la víctima estuviera ejecutando algo.

Aplicaciones falsas

Un tipo de malware bancario que también afecta bastante tanto en versión de ordenador como en móvil, son las aplicaciones falsas. Básicamente, como su nombre indica, son programas falsos que simulan ser legítimos. Van a intentar hacer creer a la víctima que lo que están instalando es el software de su banco, pero en realidad es algo malicioso.

Una aplicación bancaria falsa tiene los mismos objetivos que un troyano bancario: robar información, tomar el control de la cuenta y suplantar la identidad. A veces incluso va a tener una apariencia casi igual a la aplicación legítima, por lo que la víctima puede caer en la trampa y dejar en bandeja los datos.

Principalmente el ataque comienza cuando ponemos los datos bancarios. Esa información va a viajar a un servidor controlado por el atacante. De esta forma puede robar la contraseña y tomar el control, actuando como si realmente fuera la víctima quien realiza un pago o lleva a cabo cualquier acción.

Software oculto

Algo similar ocurre con el software oculto. En este caso se trata de un programa legítimo, seguro, que tiene algún software espía. Por ejemplo, un atacante puede aprovecharse de alguna vulnerabilidad en un programa para colarle software adicional y que va a ser lo que realmente ponga en riesgo la seguridad.

Con esto, cuando la víctima inicia sesión o realiza alguna acción con la aplicación bancaria, el software espía va a estar recopilando datos. Todo esto siempre de forma oculta, sin que la víctima sea consciente de que está exponiendo la información bancaria al iniciar sesión o realizar algún pago.

Keylogger

Un keylogger, aunque no se trata de un malware específico para cuentas y aplicaciones bancarias, también va a suponer un problema importante. En este caso estamos ante un tipo de software que se encarga de recopilar contraseñas. Lo que hace es registrar las pulsaciones de teclas que realiza el usuario y así robar el nombre de usuario y la clave de acceso.

Suele llegar a través de archivos maliciosos o programas falsos que instala la víctima. Pueden ser más o menos sofisticados, ya que algunos se centran únicamente en registrar lo que se escribe una vez detecta que se va a iniciar sesión en algún servicio. Es, por tanto, otra forma que pueden usar para poner en riesgo la seguridad.

Phishing bancario

En este caso no estamos ante un tipo de malware concreto, sino ante una estrategia. El Phishing consiste en estafar a la víctima para que inicie sesión a través de un enlace falso. Al poner los datos, esa información va a ir directamente al pirata informático y no a los servidores del banco donde intentamos iniciar sesión.

Es un clásico en el robo de contraseñas y también afecta a las cuentas bancarias. Por ejemplo, algo común es que nos llegue un correo electrónico donde nos indican que hay algún problema con nuestra cuenta bancaria. Puede que nos soliciten iniciar sesión para cambiar algo de la configuración, enviar algún dato, etc. Pero claro, realmente estamos entrando en una página falsa.

Microsoft bloquea ataques Phishing

Cómo estar protegidos

Después de explicar los tipos de malware bancario que existen y de qué manera pueden comprometer nuestra seguridad, vamos a dar algunos consejos esenciales para estar protegidos. El objetivo es evitar intrusos en nuestras cuentas y que no pongan en riesgo la información personal y los datos bancarios.

Tener todo actualizado

Lo primero es tener todo actualizado. Muchos tipos de malware en general, y bancario en particular, van a aprovecharse de algún fallo de seguridad. Una vez explotan esa vulnerabilidad, van a poder colar el software malicioso sin que nos demos cuenta y robar contraseñas o tomar el control.

Siempre debes tener el sistema operativo actualizado, pero también cualquier aplicación que utilices o controladores de red. En todos estos casos debes contar con las últimas versiones y corregir cualquier vulnerabilidad conocida para que no sea la vía de entrada de virus bancarios y otras amenazas.

En el caso de Windows, para actualizarlo tienes que ir a Inicio, entras en Configuración y vas a Windows Update. Allí te aparecerán posibles archivos que puedas instalar y tener todo actualizado correctamente. Es algo que deberías realizar de forma periódica para tener siempre todo correctamente instalado.

Actualizar Windows 11

Usar programas de seguridad

Por supuesto, otro punto muy importante es utilizar programas de seguridad. Un buen antivirus es fundamental para evitar la entrada de malware y también para detectar posible software malicioso que haya en el equipo y eliminarlo antes de que pueda poner en riesgo la seguridad y privacidad.

Por ejemplo, Windows Defender es una buena opción. No obstante, hay muchas alternativas tanto gratuitas como de pago. Algunas como Avast o Bitdefender también vienen muy bien para evitar ataques. No obstante, sea cual sea la que elijas debes asegurarte de que funciona bien y de que realmente va a protegerte.

Instalar solo aplicaciones oficiales

Algo fundamental es utilizar únicamente programas oficiales. Esto significa que deberías evitar aplicaciones de terceros y que encuentres en sitios fuera de las páginas oficiales del banco o tiendas como Google Play. Es cierto que a veces puedes encontrarte aplicaciones fuera de las oficiales que cuentan con ciertas funciones adicionales, pero eso puede suponer un riesgo.

Un pirata informático podría utilizar estos programas alternativos para colar malware. Por tanto, nuestro consejo es siempre bajarlos desde fuentes seguras, como puede ser la página web del banco y tiendas de aplicaciones fiables. Esto ayudará a, al menos, reducir el riesgo de que estés instalando algún tipo de software falso.

Proteger las redes

Tener las redes protegidas y utilizar redes inalámbricas seguras también te ayudará a evitar el malware bancario y ataques relacionados. Algunos ataques van a aprovechar las conexiones inseguras para interponerse y llegar a robar información, contraseñas y, en definitiva, comprometer la seguridad.

Por tanto, siempre que vayas a iniciar sesión en tu cuenta bancaria debes asegurarte de que estás en una red segura. Debes evitar redes Wi-Fi públicas, como puede ser una biblioteca, centro comercial o aeropuerto. No obstante, si necesitas realizar un pago o iniciar sesión en este tipo de redes, siempre puedes hacer uso de una VPN para cifrar la conexión.

Sentido común

Pero si hay algo importante para evitar el malware bancario y cualquier tipo de ataque informático en general, es el sentido común. Evitar cometer errores es algo esencial para no infectar el sistema con amenazas y no caer en la trampa de los piratas informáticos, como es el caso del Phishing o por instalar aplicaciones falsas, por ejemplo.

Hay que tener en cuenta que la mayoría de ataques informáticos van a requerir que cometamos algún error. Por tanto, si no caemos en trampas básicas como abrir un archivo malicioso que nos llega por e-mail, instalar un programa no oficial o iniciar sesión fuera de los sitios fiables, tendremos mucho ganado de cara a estar protegidos correctamente.

En definitiva, como has podido ver hay diferentes tipos de virus bancarios. Es esencial estar protegidos y saber identificar amenazas lo antes posible para que las contraseñas y los datos personales no estén en peligro en ningún momento.

¡Sé el primero en comentar!