Servidor RADIUS en el Cloud: Ventajas e inconvenientes

Servidor RADIUS en el Cloud: Ventajas e inconvenientes

Oscar Espinosa

Hoy en día que casi todas las personas disponemos de dispositivos inalámbricos de todo tipo que se conectan a nuestra red Wi-Fi, una parte muy importante e interesante sería poder disponer de un servidor RADIUS para la autenticación de los usuarios, utilizando unas credenciales de usuario/contraseña únicas, y no como ocurre con las típicas WPA2-PSK donde tenemos una clave precompartida entre todos los usuarios. A nivel empresarial es muy habitual encontraremos WPA2-Enterprise con autenticación de usuarios en un servidor RADIUS. Hoy en RedesZone vamos a ver las ventajas e inconvenientes de ubicar un servidor RADIUS en el Cloud, sin necesidad de tener un servidor físico ubicado en nuestro hogar o empresa.

Cómo funciona un servidor RADIUS

Lo primero que debemos saber es cómo funciona un servidor RADIUS, y os lo vamos a explicar de una forma muy sencilla para que tengáis una visión general de su funcionamiento. Vamos a poner un ejemplo de autenticación de un cliente inalámbrico Wi-Fi, aunque los servidores RADIUS también se podrían utilizar (y, de hecho, se utilizan) en otros ámbitos para comprobar la autenticación de usuarios.

El cliente inalámbrico cuando quiere conectarse a una red Wi-Fi, envía una petición de acceso al punto de acceso inalámbrico. Una vez que el AP ha recibido las credenciales de acceso por parte del usuario, enviará dichas credenciales al servidor RADIUS que hayamos configurado en el propio punto de acceso Wi-Fi o controlador Wi-Fi, para analizar dicha petición y autorizar o denegar las credenciales. En el caso de que las credenciales que hayamos introducido sean correctas, podremos conectarnos sin problemas a la red inalámbrica, de lo contrario, nos devolverá un error de autenticación.

Teniendo claro esto, y una vez visto a muy grandes rasgos y por encima cómo funciona una autenticación de usuarios en un servidor RADIUS, os podemos decir también que es una muy buena forma de garantizar las comunicaciones inalámbricas seguras, ya que la clave no es precompartida, y, además, podremos hacer uso de certificados digitales para conectarnos a la red inalámbrica, aumentando así la seguridad y evitando que un usuario pueda conectarse con nuestras credenciales.

Los servidores RADIUS pueden estar ubicados desde en un servidor que utiliza un sistema operativo con Windows Server, a sistemas Linux como RHEL, Debian, e incluso aprovechar el software incorporado en los servidores NAS como QNAP o Synology, donde disponemos en la tienda de aplicaciones de este tipo de software. Gracias a esta versatilidad, podremos ubicar el servidor RADIUS en casi cualquier equipo.

En los últimos tiempos, se está empezando a utilizar la autenticación de usuarios en un servidor RADIUS que está en el Cloud, proporcionado por algunos fabricantes de equipos de redes. Esto tiene una serie de ventajas, pero también unos inconvenientes que vamos a analizar. Por supuesto, siempre vamos a poder nosotros mismos adquirir un servidor dedicado o un VPS para instalar nosotros mismos un servidor RADIUS, esto no deja de estar en «la nube».

Ventajas de tener un servidor RADIUS en la nube

Gracias a los servidores RADIUS en el Cloud, los fabricantes nos podrían facilitar enormemente la configuración de este tipo de servicios, sin necesidad de configurar en detalle su funcionamiento con configuraciones complejas. Si un fabricante nos brinda un servidor RADIUS en la nube, seguramente nos proporcione una interfaz gráfica de usuario muy fácil de administrar y configurar. Una ventaja relacionada con la facilidad, es que no necesitaremos a un administrador de sistemas o redes especializado en servidores RADIUS para configurar y poner en marcha este tipo de servicios, ya que el propio servicio en la nube tendrá una interfaz gráfica de usuario muy intuitiva.

Otra ventaja de este tipo de servidores en la nube, es la reducción de costes operativos, ya que no tendremos que tener un servidor siempre encendido, ni comprar un servidor NAS para posteriormente instalar el servidor RADIUS. Otro aspecto positivo relacionado con el hardware, es que podremos liberar recursos del servidor físico donde instalemos el servidor RADIUS, y destinarlo a otros servicios que no podamos tener en el Cloud.

Inconvenientes de tener un servidor RADIUS en la nube

Aunque tenemos muchas ventajas a la hora de tener un servidor RADIUS en la nube, esta arquitectura de autenticación no es perfecta. Si te quedas sin acceso a Internet en tu empresa perderás también el acceso al servidor RADIUS en la nube, y por lo tanto, no podrás validar los inicios de sesión en la red inalámbrica u otro tipo de servicios y los denegará. Lo mismo ocurre si en un determinado momento, el proveedor de servicios en el Cloud que utiliza el fabricante (o el propio fabricante) tiene una incidencia y no está disponible en un determinado momento, deberían garantizarnos siempre que estará operativo el 100% del tiempo. Por último, al tener un servidor RADIUS en el Cloud, es muy posible que no tengamos el control absoluto, ya que al estar en remoto solo tendremos acceso a la aplicación de administración.

Conclusiones

Como podéis ver las ventajas y desventajas están casi a la par. Hoy en día que casi todo se está llevando a la nube y que las conexiones de Internet son muy fiables, este recurso es una muy buena solución para la reducción de costes, tanto en personal cualificado especializado en servidores RADIUS, como en equipos destinados a este tipo de necesidades. Sin embargo, el gran hándicap y que muchos nos preguntamos después de ver filtraciones como la de Facebook, es si podemos confiar en tener nuestras credenciales de autenticación en la nube, quién nos garantiza al 100% que los datos que generamos no los puedan obtener terceras personas. Sin lugar a dudas, esa es la gran reflexión que en esta era de todo en la nube nos tendríamos que preguntar todos.