Protégete del malware en Windows gracias a Shade Sandbox

Escrito por Rubén Velasco

Los usuarios que descargan y prueban habitualmente nuevas aplicaciones están constantemente en peligro. Cuando un usuario descarga una aplicación desde Internet, no sabemos si esta puede incluir algún tipo de código malicioso (un keylogger, ransomware, troyano, software publicitario, etc) que comprometa la seguridad del sistema, arriesgándonos, aunque tengamos un antivirus instalado en el equipo, a caer víctimas de una de estas amenazas.

Una de las técnicas más conocidas y utilizadas para protegernos de estas amenazas del día a día son los cajones de arena, también conocidos como sanboxes. Esta técnica permite habilitar un espacio aislado dentro del sistema donde se ejecuta una aplicación y todos sus procesos, funcionando en una capa aislada del resto del sistema de manera que si se trata de una aplicación maliciosa esta no llegue a comprometer el sistema, pudiendo eliminar todas sus acciones rápidamente eliminando el cajón sobre el que se ha ejecutado.

Para habilitar un cajón de arena en el sistema operativo debemos instalar una aplicación desarrollada para dicho fin como Shade Sandbox. Esta aplicación nos va a permitir habilitar espacios cerrados dentro de nuestro sistema operativo donde ejecutar aplicaciones de forma segura evitando que los cambios que realicen estas al ejecutarse afecten al sistema operativo real.

Cómo descargar y utilizar Shade Sandbox

Sin duda, la principal característica de esta herramienta es su facilidad de uso. Para ello, lo único que debemos hacer es descargar desde su página web principal la versión más reciente de la herramienta e instalarla en nuestro sistema. Aunque la herramienta es gratuita, durante la instalación debemos registrarnos (solo nos piden un correo) para obtener un código con el que poder activarla y utilizarla sin límites ya que, de lo contrario, solo podremos hacer uso de ella durante dos días.

Una vez instalada la aplicación la ejecutamos y veremos una ventana similar a la siguiente.

Shade Sandbox

Para crear “cajones de arena” para las aplicaciones que queramos, lo único que debemos hacer es arrastrar el ejecutable o su icono de acceso directo desde cualquier ruta (por ejemplo, desde el escritorio) hasta la ventana de la aplicación. Automáticamente se asignará un espacio aislado, restringido y seguro en la memoria y en el disco para dicha aplicación.

Este programa no requiere más. Lo único que nos queda por hacer es abrir la aplicación, lo cual podemos hacerlo simplemente con doble clic sobre el icono convencional, y, a partir de ahora, todos los cambios que se realicen y los datos que se descarguen quedarán aislados del resto del sistema, evitando que cualquier amenaza o código malicioso se instale en nuestro sistema real.

Una vez terminemos de utilizar el programa podemos eliminar todos los datos que se hayan generado en el cajón de arena simplemente pulsando sobre el botón “Clean Up Shade“.

Principales inconvenientes de Shade Sandbox

Shade Sandbox es, sin duda, una aplicación muy útil y sencilla de utilizar, sin embargo, desde nuestro punto de vista cuenta con una serie de características que pueden suponer una molesta para muchos usuarios.

El primero de los inconvenientes que podemos destacar es la falta de personalización. Esta herramienta está creada para que los usuarios no tengan que configurar absolutamente nada para poder hacer uso de ella, sin embargo, esto supone también una pérdida de control al no poder, por ejemplo, configurar su arranque automático junto con el sistema o desactivar las molestas notificaciones del programa que, aunque están perfectamente integradas con el centro de notificaciones de Windows 10, en algunas ocasiones llegan a ser molestas. Sandboxie, interesante alternativa a Shade Sandbox, sí que cuenta con un gran número de opciones de personalización y configuración.

Otro de los inconvenientes que podemos destacar es la gran cantidad de recursos que utiliza. Esto es totalmente comprensible ya que estamos emulando un sistema por encima de nuestro sistema base (similar a una máquina virtual aislada), sin embargo, en algunas ocasiones este consumo es bastante elevado, haciéndonos pensar si de verdad necesita tantos recursos o los desarrolladores podrían optimizar su herramienta algo mejor.

Sea como sea, Shade Sandbox es una gran herramienta gratuita para aquellos que quieren ejecutar aplicaciones en entornos seguros del sistema sin complicarse con la configuración y puesta en marcha de los mismos.

¿Qué te parece Shade Sandbox? ¿Alguna vez has utilizado otras aplicaciones para crear entornos seguros dentro de tu sistema operativo?

Quizá te interese:

Continúa leyendo
  • Alvaro

    En los sandbox que he visto, como este que comentais, o el sandboxie, el que mas me gusta, sabiendolo manejar eso si, es el de Comodo CIS/CAV. Por defecto si ejecutas algo que no esta en la base de datos de firmas blancas de Comodo se ejecuta en sandbox directamente.

    La pega de esto es que no es valido para personas que siempre diran que el ejecutable/scr/… es de confianza, lo correcto es pasarlo por webs como virustotal y en base a lo que digan decidir o no.

    Lo bueno tambien es que un ejecutable nuevo, a mi me paso con una actualizacion de dropbox que debi ser de los primeros en instalar, los primeros usuarios tendran que decirle a Comodo que es de confianza pero cuando X usuarios lo hacen Comodo revisa y ya para el resto no se les mete a sanbox.

Últimos análisis

Valoración RZ
7
Valoración RZ
9
Valoración RZ
8
Valoración RZ
8
Valoración RZ
8
Valoración RZ
8
Valoración RZ
10