Consejos para mantener seguras nuestra cuentas de correo electrónico

Escrito por Javier Jiménez

Hoy en día todos utilizamos al menos un correo electrónico para comunicarnos. Tanto a nivel personal como laboral, es la forma en la que muchas personas se comunican, envían informes, documentos, etc. Muchos de estos datos son vitales y estamos expuestos a posibles amenazas. Por ello la seguridad en nuestro e-mail es vital. En este artículo vamos a hablar de consejos para aumentar la seguridad en nuestro correo electrónico.

Como sabemos, a través de correos electrónicos pueden entrar muchos tipos de amenazas. Muchas variedades de malware, phishing y otros problemas que pongan en riesgo nuestro equipo, llegan a través de este medio. Por tanto es muy importante estar alerta y saber identificar un correo fraudulento.

Saber identificar correos maliciosos

Justo esto, saber identificar posibles correos fraudulentos o maliciosos, es lo primero que debemos de hacer. Esto nos ayudará a estar seguros y evitar problemas. Para ello debemos de tener en cuenta la dirección que nos envía ese correo, así como los posibles archivos adjuntos que tengan.

Nunca debemos descargar archivos adjuntos o hacer clic en links que procedan de correos desconocidos. Es una técnica muy popular de phishing y también para introducir algunas amenazas como el ransomware.

No responder a mensajes de spam

Esto es importante. Pueden utilizar anzuelos para que piquemos. Cosas como que respondamos a ese e-mail si queremos optar a un premio. En realidad al responder, lo que hacemos es confirmar nuestra dirección al atacante. Le hacemos ver que realmente hay una cuenta activa detrás de nuestro correo.

Por tanto no debemos de responder nunca a un mensaje de spam. Lo mejor es directamente borrarlo.

Cuidado con las redes públicas

Muchas veces nos conectamos a nuestro correo en una red Wi-Fi abierta. Esto puede traer algunos problemas. Un consejo es borrar los datos de navegación, el historial, cuando nos conectemos en una red abierta. También es conveniente eliminar las cookies, archivos temporales y la caché.

Cuidado con el phishing

Esto va en relación al primer punto. Hay que tener ojo de las posibles compañías falsas que nos envíen un e-mail para solicitar nuestras claves o datos. Un banco, por ejemplo, nunca hará algo así. Tenemos que tener cuidado ya que podemos estar enviando los datos directamente al servidor del ciberdelincuente.

Tener contraseñas seguras

Algo muy importante. Debemos tener claves difíciles de averiguar. Hay que evitar poner datos personales como nuestro nombre o fecha de nacimiento. Lo ideal es contar con letras (mayúsculas y minúsculas), números y otros caracteres. Así crearemos una contraseña compleja.

Esta contraseña tiene que ser difícil no solo para una persona, sino para un programa informático. Por ello hay que alternar letras, números y otros caracteres, como hemos mencionado, pero a su vez no poner cosas que nos relacione.

No poner nuestra cuenta de forma abierta

También es importante no escribir nuestra cuenta de correo electrónico en foros abiertos o similares. Así evitamos que alguien con malas intenciones nos encuentre y envíe spam o malware, pero también que no nos puedan rastrear bots.

Utilizar más de una cuenta de e-mail

A veces nos vemos en la obligación de registrarnos en sitios de dudosa procedencia. Ya sea para comprar un producto o cualquier acción. Esto, al final, puede traducirse en que recibimos correos de publicidad que no nos interesa.

Una buena idea es contar con otra dirección de correo electrónico para utilizar en estos casos. Así nos aseguramos que la principal, la importante, esté limpia.

No enviar correos en cadena

Quizás esto ya ha pasado un poco a la historia, pero sigue existiendo. Todos hemos recibido alguna vez un correo que nos incita a reenviarlos porque de lo contrario tendremos años de mala suerte y cosas así. Suelen estar relacionados con algún tipo de engaño para hacerse con nuestros datos.

Programas de seguridad

Un buen consejo es tener instalado algún programa o herramienta de seguridad. Con esto lograremos evitar algunos problemas relacionados con el malware que pueda infectar nuestro equipo. Existen muchas opciones, tanto gratuitas como de pago.

El sentido común

Quizás lo más importante de todo. A fin de cuentas la mayoría del malware requiere de la interacción del usuario. Esto significa que si estamos alertas y sospechamos de posibles e-mails fraudulentos, podremos evitar problemas.