Cómo reparar Google Chrome y Firefox cuando una extensión no deseada causa problemas

Escrito por Javier Jiménez

Como sabemos, tanto Mozilla Firefox como Google Chrome son dos de los navegadores más populares que podemos utilizar. Están presentes en todas las plataformas y además cuentan con una gran variedad de extensiones y complementos que podemos instalar. Software muy diverso que nos ayuda en nuestro día a día y ofrece opciones interesantes. Sin embargo a veces esto no puede funcionar como queremos. Es posible que haya problemas. Hoy vamos a explicar cómo reparar Chrome o Firefox si una extensión no deseada causa problemas. Ya vimos cómo instalar extensiones de forma segura.

Cómo reparar Chrome o Firefox cuando hay problemas con extensiones

Esto puede ocurrir por varias causas. Puede ser que instalemos una extensión falsa que cause problemas. Quizás un complemento que tenemos y que con el paso del tiempo se actualiza y cambia totalmente su función. Incluso puede haber algún conflicto por actualizar el navegador y que esa extensión no sea compatible.

Sea el problema que sea, es probable que en alguna ocasión necesitemos reparar Chrome o Firefox. Las extensiones pueden ser una de las principales causas y por ello vamos a explicar cómo hacerlo.

Hay que mencionar que estas medidas son comunes a los dos navegadores. Las soluciones son similares en ambos casos y los problemas pueden ocurrir con extensiones tanto en Google Chrome como en Mozilla Firefox.

Identificar la extensión que genera problemas

Lo primero que tenemos que hacer es identificar qué extensión o software adicional que hayamos instalado causa problemas. Una buena idea es acceder al administrador de tareas que hay tanto en Firefox como en Chrome. Aquí veremos todas las pestañas y extensiones que hay activas.

Si notamos algo extraño, como puede ser una extensión que consume más recursos de la cuenta, podemos probar a desactivarla. De esta manea comprobaremos si el navegador funciona correctamente desde ese momento. Una manera sencilla de detectar un problema concreto en una extensión.

Hay que tener en cuenta que si el problema comienza justo después de instalar alguna extensión, es más que evidente que puede tratarse de ella.

Actualizar el navegador

A veces el problema reside en que tenemos una versión del navegador que crea conflicto con una extensión. Simplemente con tener la última versión instalada podemos evitar este tipo de problemas.

Es recomendable en cualquier caso tener nuestro equipo actualizado y con los últimos parches. A veces surgen vulnerabilidades que son utilizadas por los ciberdelincuentes para desplegar amenazas. Éstas pueden estar presentes en las extensiones también.

Una vez tengamos actualizado el navegador, así como la propia extensión, podemos comprobar de nuevo si el problema persiste.

Desinstalar y volver a instalar la extensión

Otra solución bastante típica cuando hay alguna extensión que crea problemas en Firefox o Chrome es desinstalarla y volver a instalarla. Esto también lo podemos aplicar al propio navegador. Es conveniente instalarlo de nuevo y ver si se soluciona el problema.

Siempre hay que instalarla de sitios oficiales. Esto significa ir a la tienda oficial de Google Chrome o a la de Mozilla Firefox. Nunca instalarlas de sitios de terceros.

Posible malware

También puede ocurrir que nuestro navegador o equipo esté infectado por algún malware. Algo muy común en el caso de los navegadores son los mineros ocultos de criptomonedas. Por ello es conveniente contar con programas y herramientas de seguridad.

En un artículo anterior hablamos además de algunas extensiones de seguridad interesantes para el navegador. Una herramienta más que podemos utilizar para proteger nuestro sistema.