Estos son los archivos que debes cifrar, o destruir, de tu ordenador para mantener tu identidad a salvo

Escrito por Rubén Velasco

A medida que vamos utilizando nuestro ordenador, o nuestros dispositivos móviles, vamos guardado todo tipo de archivos en ellos, archivos que muchas veces pueden no contener información relevante, pero que, en otras ocasiones, pueden llegar a suponer un grave riesgo para nuestra privacidad, pues un archivo puede permitir a cualquiera averiguarlo todo sobre nosotros. Por ello, aunque siempre debemos proteger nuestros ordenadores y dispositivos para evitar que nadie pueda tener acceso a ellos sin permiso, es necesario prestar especial atención a algunos tipos de archivos, los cuales os explicamos a continuación.

Los principales tipos de archivos que pueden suponer un riesgo para nuestra privacidad

Seguro que todos guardamos en nuestro ordenador fotos personales que hemos tomado con el paso de los años de nuestra vida y todo lo que la rodea. Las fotos, aunque puedan parecer inofensivas, son una de las formas más sencillas de identificarlos y romper nuestra privacidad, ya que pueden revelar una gran cantidad de información sobre nuestros gustos e intereses, además de permitir a cualquiera identificarnos con suma facilidad. Si además tenemos guardada alguna foto a nuestras contraseñas o tarjetas de crédito, el riesgo aumenta exponencialmente, y debemos eliminar estas fotos cuanto antes si no queremos tener problemas.

También solemos guardar en el ordenador todo tipo de documentos. La mayoría de las veces son documentos inofensivos, como trabajos o algún informe que no tenga información personal o de suma importancia, sin embargo, puede que en algún documento haya información más sensible, como datos personales, datos bancarios o datos financieros. También si solemos guardar en el ordenador nuestros billetes de tren o avión, los tickers y las facturas de lo que compramos e incluso varias versiones de nuestro currículo, podemos estar facilitando a cualquiera que se haga con todo lo relacionado con nuestra identidad.

Otros tipos de archivos que pueden tener una gran cantidad de información personal sobre nosotros son, por ejemplo, los datos de nuestro navegador o algún documento en texto plano que podemos guardar, por ejemplo, con alguna clave o contraseña (algo increíble pero, por desgracia, muy habitual).

Qué debemos hacer para proteger estos archivos

A la hora de proteger los archivos anteriores y evitar que puedan caer, de diferentes formas, en manos de usuarios no autorizados, lo primero que debemos tener en cuenta es si realmente necesitamos guardar ese archivo o, de lo contrario, no lo necesitamos y, en ese caso, podemos eliminarlo.

Puede que guardemos documentos de hace unos años que ya no vamos a necesitar nunca, tickets, facturas e incluso currículums que, aunque sean viejos y obsoletos, puedan suponer un riesgo para nuestra privacidad. Si no necesitamos estos archivos, lo mejor que podemos hacer es eliminarlos de forma segura de nuestro ordenador o dispositivo de manera que nadie pueda acceder a ellos, ni siquiera con técnicas de análisis forense, protegiendo así nuestra privacidad.

Si por el contrario tenemos archivos personales en nuestro ordenador que no queremos perder, como, por ejemplo, documentos que sí necesitamos o fotos personales, entonces la mejor forma de protegerlo es mediante un sistema de cifrado que proteja con contraseña los archivos que queramos. Una de las mejores herramientas para este fin es VeraCrypt.

Poner contraseña en VeraCrypt

Por último, os recordamos que nunca debemos vender un disco duro por Internet porque los datos, aunque los borremos, siempre quedan ahí. Y si hemos comprado un disco duro nuevo y vamos a sustituir el viejo, lo mejor que podemos hacer es destruirlo de forma segura con un martillo o un taladro. Mejor prevenir que curar.

¿La nube nos puede ayudar a proteger nuestra privacidad e identidad?

Aunque aún seguimos guardando muchos datos en nuestro ordenador, poco a poco va ganando mucha popularidad el almacenamiento en la nube en plataformas como, por ejemplo, Google Drive, OneDrive o Dropbox. Estas plataformas pueden ser muy útiles para guardar nuestros datos personales, como fotos (en Google Fotos, por ejemplo) o nuestros documentos de manera que, además de tener una copia de seguridad en la nube, podamos acceder a ellos en cualquier momento desde cualquier lugar. Sin embargo, ¿realmente esto protege nuestra identidad?

Las plataformas de almacenamiento en la nube suelen ser seguras, eso no podemos negarlo, al menos siempre y cuando utilicemos una contraseña segura y un sistema de doble autenticación. Es raro que un pirata informático pueda acceder a los datos que tengamos guardados en la nube si no es por una debilidad nuestra. Sin embargo, guardar los datos personales en la nube tampoco es lo más indicado.

Cuando subimos cualquier archivo a Google Drive, OneDrive, Dropbox o la nube que sea, estamos cediendo a la compañía responsable de dicha nube la propiedad del archivo, archivo que estamos copiando en un servidor situado a cientos o miles de kilómetros de nosotros y sobre el que no tenemos absolutamente ningún control. Piratas informáticos no accederán a nuestros archivos, pero aún no se ha demostrado que las compañías, sobre todo Google, no analicen nuestros archivos y los uses con fines comerciales.

¿Cuidas tus archivos personales para proteger tu identidad y privacidad?

Vía > addictivetips