Qué tipos de ataques podemos sufrir simplemente con entrar en una web y cómo evitarlos

Cuando navegamos por Internet podemos toparnos con una gran variedad de amenazas que comprometen nuestra seguridad. Muchos tipos de ataques y técnicas que utilizan los ciberdelincuentes para lograr su objetivo. Por suerte podemos contar también con herramientas que nos protejan, pero no siempre son suficientes. En este artículo vamos a explicar cuáles son los tipos de ataques y peligros más frecuentes cuando abrimos una página web y qué podemos hacer para evitar tener problemas de seguridad.

Tipos de ataques y problemas al entrar en una web peligrosa

Enlaces falsos

Uno de estos problemas de seguridad a los que nos enfrentamos son los enlaces falsos. Básicamente son links que pueden redirigirnos a otra web maliciosa, por ejemplo. Enlaces que en caso de abrirlos pueden comprometer nuestra seguridad y privacidad.

Por ejemplo un caso concreto puede ser el de un link para acceder a nuestra cuenta de Facebook o cualquier otra plataforma. En realidad nos está redireccionando a un servicio modificado de forma maliciosa y con el que podrían robar nuestras credenciales. Es lo que se conoce como un ataque Phishing.

Archivos maliciosos para descargar

También puede ocurrir que a través de una web maliciosa descarguemos malware. Puede ocurrir que queramos bajar una aplicación, una imagen o cualquier documento que haya alojado en ese sitio. Al descargarlo en realidad estamos obteniendo un archivo malicioso que puede comprometer nuestro sistema y nuestra privacidad.

Es común que ocurra este tipo de problemas al navegar por páginas de dudosa procedencia. Por ello os dejamos un artículo donde explicamos cómo saber si una página web es segura.

Adware

Sin duda es uno de los problemas de seguridad más presentes en las páginas web hoy en día. El adware no es más que anuncios abusivos, fraudulentos y, en muchas ocasiones, peligrosos. Pueden ser una imagen que redireccione a una página falsa. También un falso anuncio para descargar una supuesta actualización que en realidad es un malware.

En definitiva, el adware es otro de los problemas a los que nos enfrentamos simplemente con entrar en una página.

Ataques de ingeniería social

Los ataques de ingeniería social son muy diversos. Cuando entramos en una página web podemos ser víctimas de algún intento de estafa. Puede ocurrir que nos ofrezcan un producto muy barato pero que en realidad es un engaño. Tal vez incluso que nos pidan introducir nuestros datos para entrar en un supuesto sorteo y posteriormente robar nuestras credenciales.

Hay que tener cuidado con este tipo de ataques ya que está presente en la red de muy diversas formas.

Recopilación de datos y futuro Spam

Va un poco en relación a lo anterior. Una página podría recopilar nuestros datos por ejemplo a través de un formulario malicioso. Esa información podría ser utilizada para el envío futuro de Spam.

El Spam es molesto, pero además puede llegar a ser peligroso si no tomamos las medidas necesarias.

Mineros ocultos

Otro de los tipos de ataques más presentes en los últimos años. Es cierto que últimamente ha disminuido notablemente su actuación, pero no deja de ser una de las amenazas al navegar por la red.

Un minero de criptomonedas oculto se aprovecha de los recursos de nuestro sistema. Puede poner en riesgo nuestro equipo y hacer que funcione más lento de lo normal.

Evitar problemas de seguridad al navegar

Cómo evitar problemas de seguridad al entrar en una web

Lo principal en este sentido es utilizar el sentido común. Hemos visto que algunos tipos de ataques y amenazas pueden llegar a través de fallos y errores que cometen los usuarios. Por ejemplo acceder a plataformas desde links de terceros y que podrían ser una estafa. También escribir nuestros datos en formularios de dudosa procedencia, por ejemplo.

Además, es importante siempre contar con programas y herramientas de seguridad. Una manera muy recomendable de protegernos de las múltiples amenazas que hay en la red. Tener un buen antivirus puede ser de gran ayuda.

También es vital mantener los sistemas y navegadores actualizados. En muchas ocasiones los ciberdelincuentes pueden aprovecharse de vulnerabilidades que hay presentes en el equipo. Esto se soluciona a través de parches y actualizaciones de seguridad.