Con las nuevas velocidades de la fibra, el Ethernet se usará más

La velocidad de Internet que tenemos hoy en día para navegar por la red, descargar archivos o subir contenido a la nube, es muy superior a la que teníamos hace solo unos años. El auge de la fibra óptica y el hecho de que las tarifas cada vez sean más competitivas y ofrezcan mayores velocidades simétricas, va a provocar también algunos cambios. Uno de ellos, como veremos, es un mayor uso de los puertos Ethernet si queremos optimizar la conexión.

Por qué el uso de Ethernet aumenta con la mayor velocidad de fibra

Además de los cambios que ha habido en cuanto a velocidad de Internet, lo cierto es que también hemos visto diferencias notables en cómo nos conectamos a la red. Si pensamos en cómo navegábamos hace unos años, en la mayoría de casos era a través de un ordenador conectado por cable LAN al router. No había tantos dispositivos con conectividad Wi-Fi y además era muy limitada en cuanto a estabilidad y velocidad.

Sin embargo ahora podemos ver que el uso de Ethernet va a aumentar. En muchas ocasiones dejaremos de usar el Wi-Fi para volver a conectar nuestros ordenadores por cable, así como otros dispositivos compatibles como puede ser una televisión. Pero, ¿por qué va a ocurrir esto?

Una vez más hay que volver a cómo está cambiando Internet. Hoy en día podemos ver tarifas de hasta 1 Gbps simétricos. Para poder aprovechar al máximo esa velocidad, vamos a necesitar hardware compatible tanto por cable como por Wi-Fi. Y sin duda este último caso es menos frecuente debido a las limitaciones del hardware de redes inalámbricas que tienen nuestros ordenadores por líneas generales.

Siempre podemos ver la velocidad máxima de la tarjeta Wi-Fi. Es común tener adaptadores inalámbricos en portátiles que no admiten una velocidad teórica superior a los 866 Mbps. Entonces, ¿podríamos aprovechar una tarifa de fibra óptica simétrica de 1 Gbps? Pero si nos vamos a casos más extremos, en ocasiones ni siquiera podemos superar los 600 Mbps.

Esto va a empujar a que muchos usuarios opten por conectarse a través de Ethernet para lograr así aprovechar la máxima velocidad de fibra óptica. Si por ejemplo tenemos 300 Mbps simétricos, esta velocidad la podremos alcanzar en la mayoría de casos mediante Wi-Fi, siempre que las condiciones sean las correctas. Pero si esa velocidad es superior, como pueden ser 600 Mbps simétricos o 1 Gbps, las limitaciones son mayores.

Uso de la conexión de fibra óptica

El uso que damos a la red también influye

También influye el uso que hoy en día damos a Internet. Vemos más contenido en Streaming, usamos más la nube o tenemos más dispositivos conectados. Todo esto lo podemos hacer tanto por Wi-Fi como por Ethernet, pero pensemos en una televisión donde vamos a ver Netflix y queremos aprovechar al máximo la velocidad para que la calidad sea la mejor.

Es posible que la cobertura inalámbrica no sea buena y no tengamos ningún amplificador para mejorarla. Tal vez tenemos la opción de conectar la televisión directamente a un cable Ethernet y de esta forma lograr que la velocidad sea la máxima posible y poder ver contenido de calidad.

En definitiva, las nuevas velocidades de fibra óptica, así como también en parte el uso que damos a Internet, va a hacer que el uso de Ethernet aumente. Vamos a ver un cambio de tendencia respecto a lo que hemos visto en los últimos años. No significa esto que dejemos de usar el Wi-Fi, ni mucho menos. Ni siquiera que las redes inalámbricas sean menos utilizadas, pero sí que va a empujar a que usemos más el cable de lo que lo hemos utilizado recientemente.

3 Comentarios