Por qué las copias de seguridad en la nube son lentas y cómo solucionarlo

Las copias de seguridad son la mejor herramienta frente a los ataques de ransomware que encriptan todos nuestros datos. Actualmente disponemos de una gran cantidad de software para realizar copias de seguridad, pero es recomendable realizar copia de seguridad 3-2-1, donde una de las copias de seguridad que realicemos la almacenemos de forma segura en la nube. Sin embargo, si alguna vez has hecho un backup en la nube, te habrás dado cuenta de que son lentas, muy lentas. Hoy en RedesZone os vamos a explicar por qué son lentas, y qué hacer para solucionarlo.

¿Por qué las copias son lentas en la nube?

Cuando realizamos una copia de seguridad local, ya sea en el mismo ordenador o en un servidor NAS que está ubicado en la red local, podemos observar que se realizan de forma realmente rápida. Dependiendo de la potencia de tu ordenador y de si tienes una red Gigabit o Multigigabit, podrás alcanzar tasas de transferencia de 150MB/s sin muchos problemas, de esta forma, podrás hacer copias completas de manera muy rápida.

Sin embargo, en las mismas condiciones de PC y red local, nos damos cuenta de que las copias de seguridad en la nube son muchísimo más lentas, llegando a velocidades de unos 10MB/s aproximadamente, y eso que nuestra conexión a Internet contratada es de 600Mbps o más. A continuación, os vamos a explicar por qué ocurre esto y qué podrías hacer para solucionarlo.

Distancia con los servidores de la nube

Cuando realizamos una copia de seguridad en la nube, es muy importante saber dónde está situado el servidor donde se almacenarán nuestras copias de seguridad. No es lo mismo enviar toda la copia de seguridad a un servidor que está ubicado en tu mismo país, como España, que tener que enviar todos los datos a otro país como Alemania o Irlanda. En estos últimos casos, la transferencia de los datos será mucho más lenta, porque la distancia desde nosotros hasta el servidor es muy grande, y todos los datos deben pasar por decenas de routers y varios operadores hasta llegar a su destino.

Para guardar una copia de seguridad en la nube, generalmente tenemos dos posibilidades:

  • Hacer el backup con un programa cualquiera, como Uranium Backup, y posteriormente subir la copia a un servicio de terceros. Esta subida se puede hacer de forma automática si el software lo soporta, o de forma manual por nosotros mismos cuando la copia se haya realizado en local.
  • Hacer el backup con un programa que también nos proporciona almacenamiento en la nube, como Acronis. Esta empresa tiene su propia nube para almacenar ahí todas las copias de seguridad de forma transparente de cara al usuario.

Guardar archivos con seguridad en la nube

Dependiendo de dónde estemos físicamente y dónde estén los servidores, tendremos que elegir entre un servicio de almacenamiento en la nube u otro.

Operador usado por nosotros

El operador de Internet utilizado en nuestro hogar o empresa también es un factor decisivo para que las copias de seguridad se hagan de forma más rápida o más lenta. Los «grandes» de Internet como Google o Microsoft suelen tener acuerdos de peering con los diferentes operadores, esto permite que el intercambio de tráfico entre nosotros y el servicio se realice sin ningún intermediario, por lo que tanto la latencia de la conexión como la velocidad real será bastante superior que si no tuvieran acuerdos.

Si usamos un servicio Cloud para copias de seguridad que no tiene acuerdos de peering, la copia de seguridad seguirá funcionando, pero será mucho más lento subir dicha copia a la nube. También es muy importante tener un operador que sea competitivo en este aspecto, si usamos un operador que no suele tener peering con los principales servicios en la nube, sería mejor que contrates otro.

Velocidad de Internet contratada

La velocidad de Internet contratada también es muy importante, generalmente el tráfico que podamos conseguir hacia los servidores será inferior a la velocidad contratada de Internet, pero debemos asegurarnos. Si tenemos una conexión de 600Mbps, será más que suficiente para poder realizar copias de seguridad rápidas sin que nuestra velocidad de conexión haga de cuello de botella. Lógicamente, esta velocidad no la alcanzaremos siempre, ya que dependemos de los dos factores que hemos mencionado anteriormente.

Tal y como podéis ver, tenemos bastante diferencia entre los 600Mbps (75MB/s) en el mejor de los casos, contra los 150MB/s que podemos conseguir sin muchos problemas a través de la red local.

Copias de seguridad en la nube híbrida

Para atajar el problema de que las copias de seguridad en la nube sean lentas, podemos optar por una solución intermedia, que nos proporcionará lo mejor de la nube privada (las transferencias rápidas a través de la red local) y lo mejor de la nube pública (la seguridad que nos proporciona tener una copia externa), la nube híbrida.

Si tenemos una nube híbrida a través de un servidor NAS doméstico, vamos a poder realizar las copias de seguridad de forma muy rápida al NAS a través de la red local. A su vez, este NAS se encargará de subir estas copias a la nube para tener una segunda copia en otra ubicación. Actualmente los servidores NAS de fabricantes como QNAP o Synology tienen aplicaciones para los servidores domésticos que nos permiten realizar esta tarea de forma completamente transparente, además, disponen de una gran compatibilidad con las diferentes nubes que todos conocemos como Google Drive, OneDrive, Dropbox, MEGA, e incluso otras nubes más profesionales como Amazon S3 o Microsoft Azure entre otras. En el caso de usar pCloud tendrás que usar WebDAV que también funciona muy bien.

Gracias al uso de la nube híbrida, vamos a poder tener lo mejor de ambos «mundos», por lo que es la mejor opción para poder «solucionar» el problemas de las copias de seguridad lentas.

¡Sé el primero en comentar!