¿Es mejor usar una VPN gratuita o no tener ninguna?

Utilizar VPN es muy interesante de cara a proteger la privacidad al navegar. Por ejemplo, permite ocultar la dirección IP real. Eso va a evitar que los sitios web a los que accedes sepan dónde estás físicamente. Hay muchas opciones disponibles, pero no todas ellas van a funcionar igual. Ahora bien, ¿es mejor utilizar una VPN gratuita o no tener ninguna? En este artículo vamos a plantear este debate y vamos a hablar de por qué hay que tener cuidado con ello.

Una VPN gratis puede ser mala idea

Para mejorar la seguridad en muchas ocasiones es imprescindible usar una VPN. Un ejemplo claro es cuando navegamos a través de una red Wi-Fi pública, como puede ser en un centro comercial o aeropuerto. Ahí nuestros datos personales podrían quedar expuestos y es necesario tomar medidas para evitarlo.

Pero, ¿qué pasa si usas una VPN gratis? Tal vez sea incluso peor que navegar por esas redes públicas de forma directa, sin protección. ¿Por qué decimos esto? Los piratas informáticos pueden crear VPN gratuitas simplemente con el objetivo de colar algún malware o comprometer la seguridad de alguna manera.

Además, las VPN que son gratis pueden lucrarse a través de la información de los usuarios. Es decir, van a recopilar todos los datos de navegación, sitios que visitamos, redes sociales que utilizamos… Todo eso va a tener un gran valor y pueden utilizarlo de cara a lucrarse y obtener un beneficio económico.

Esto hace que utilizar una VPN gratuita pueda ser incluso peor solución. Por un lado, tu privacidad puede estar en peligro ya que podría utilizar tus datos personales; por otra parte, también tu seguridad podría verse comprometida al estar utilizando un programa que puede contener malware.

Error al usar VPN en el navegador

Cómo usar estos programas con seguridad

Entonces, ¿cómo podemos usar una VPN con seguridad? Aunque no todas las VPN gratuitas van a ser peligrosas, sí que es cierto que la probabilidad es mucho más elevada. Por tanto, nuestro primer consejo es utilizar una VPN de pago, que sea de garantías. Puedes informarte siempre antes de instalarla y así comprobar que funciona correctamente.

Lo ideal es que instales una VPN que sea reconocida, de la que puedas encontrar mucha información en Internet. Algunos ejemplos buenos son ExpressVPN o NordVPN. Siempre debes descargarlas desde fuentes oficiales y evitar sitios de terceros que no sean de garantías, ya que podrían haber sido modificadas de forma maliciosa.

Además, debes asegurarte de que la VPN está actualizada correctamente. De lo contrario podría tener vulnerabilidades y eso puede ser aprovechado por un pirata informático para lanzar ataques. Siempre debes contar con las últimas versiones y de esta forma tener mayor seguridad de que no habrá problemas.

Otro factor importante es analizar el tipo de cifrado de la VPN. Eso es lo que va a permitir que la conexión viaje de forma cifrada, segura, y tu información no se vea comprometida en ningún momento. Esto también ayudará a reducir al máximo el riesgo de tener problemas que afecten a la privacidad.

En definitiva, como has podido ver puedes tener problemas de seguridad al utilizar una VPN gratuita. Es importante que siempre elijas muy bien cuál vas a instalar e incluso podría llegar a ser un problema si lo comparas con no utilizar ninguna VPN para navegar en redes públicas.

¡Sé el primero en comentar!