¿Vas a comprar una cámara IP para casa? Mira que tenga esto

Si estás interesado en comprar una cámara IP doméstica para vigilar tu casa mientras no estás, debes tener en cuenta algunas características muy importantes para que puedas vigilar tu casa sin problemas y con garantías. Hoy en día existen muchas cámaras IP domésticas, de diferentes fabricantes como D-Link, EZVIZ, Xiaomi y muchas otras, también existen diferentes gamas de producto con diferentes precios, por lo que debes mirar muy bien qué características tienen y si te servirá.

Características y modelos recomendados

Las cámaras IP tienen muchas características que las diferencian unas de otras, sin embargo, existen cuatro características que consideramos fundamentales para su buen funcionamiento. Si vas a comprar una cámara nueva, asegúrate de que cumplen estas funciones tan importantes.

Resolución y visión nocturna

La resolución de una cámara es uno de los aspectos más importantes, aunque no es el único. De nada sirve tener mucha resolución si luego el sensor CMOS de la cámara es de mala calidad y no se ve demasiado bien. Hoy en día para entornos domésticos lo más recomendable es comprar modelos que sean Full HD 1080p, porque la diferencia de precio con modelos 720p es muy baja, y no merece la pena ahorrarnos poco dinero y tener una resolución claramente inferior.

El siguiente modelo de cámara es muy barato y cumple a la perfección con tener resolución Full HD 1080p, de hecho, es motorizada, por lo que podemos ver todo lo que hay alrededor.

Otro aspecto relacionado con la calidad de imagen de la cámara, es saber si tiene visión nocturna o no. Generalmente todos los modelos disponen de infrarrojos para ver en la más absoluta oscuridad, eso sí, a una cierta distancia máxima y en blanco y negro. Los modelos de gama más alta disponen de una luz en la parte frontal para poder grabar a todo color, además, estos modelos de gama alta suelen tener sensores más luminosos.

Este otro modelo de Xiaomi dispone de visión nocturna con infrarrojos y además resolución 2K, teniendo en cuenta su precio, también es un modelo muy recomendable.

Hoy en día con unas cámaras de unos 50 euros ya tendremos resolución Full HD y un sensor de calidad.

Detección de movimiento y/o sonido sin falsos positivos

Esta característica es a nivel de software, generalmente las cámaras IP domésticas permiten avisarnos con una notificación push si se ha detectado un movimiento o un sonido, sin embargo, en muchas ocasiones son falsos positivos porque no se tratan de personas, sino que puede ser un insecto que se ha posado sobre la cámara e incluso un reflejo de luz que la cámara identifica como que ha habido un movimiento.

Hay modelos de cámaras que son capaces de detectar el movimiento de personas únicamente, descartando cualquier otro tipo de movimiento como el de insectos o un reflejo de luz. Gracias al software incorporado en las cámaras, nos permitirá tener cero falsos positivos. Además, también es posible que se pueda configurar para detectar vehículos, por si tienes la cámara vigilando el exterior de la casa.

Las siguientes cámaras de D-Link incorporan detección de personas basadas en IA, de esta forma, podrán avisarte si detectan solamente personas y no objetos o animales en nuestra casa:

Después de estar usando cámaras IP durante años, nuestra recomendación es que compres modelos que sean capaces de detectar personas, con el fin de descartar falsos positivos.

Conectividad por Wi-Fi y cable

La gran mayoría de cámaras nos permiten conectarlas por Wi-Fi al router principal, sin embargo, debemos diferenciar entre los modelos que se pueden conectar a la banda de 2.4GHz y los modelos que también permiten conectarse a la banda de 5GHz. En determinados casos, es muy importante que tengan la posibilidad de conectarse a la banda de 5GHz con el fin de tener un gran ancho de banda y la menor latencia posible. Debemos tener en cuenta que la banda de 2.4GHz está bastante saturada, por lo que poder conectarnos a la banda de 5GHz es algo que deberías tener en cuenta.

Por supuesto, hay modelos de cámaras que nos permiten conectarla vía cable de red Ethernet, con el objetivo de que no tengamos que depender de una conectividad inalámbrica. Debemos tener en cuenta que si usamos el protocolo WPA2, tal y como sucede en la gran mayoría de cámaras IP del mercado, somos vulnerables a un ataque de desautenticación, por lo que un ladrón con ciertos conocimientos de seguridad podría bloquear la conectividad WiFi de la cámara para que no nos lleguen notificaciones ni ver nada de lo que esté ocurriendo.

Un modelo muy recomendable con este tipo de conectividad por cable es la DCS-8526LH. Solamente los modelos más caros suelen incorporar esta característica, por lo que si buscas una cámara barata seguramente no tendrá puerto Ethernet.

Tal y como veis, el precio de unos 100 euros está justificado por sus especificaciones técnicas, y es que cumple con todas las características aquí mencionadas.

Grabación en el Cloud

Por último, una característica que no debería faltar en tu nuevo dispositivo es la grabación en el Cloud de las cámaras IP, sobre todo si usas las cámaras para vigilar que no entren ladrones. Si tienes grabación de vídeos localmente a través de una tarjeta micro SD, todas las grabaciones se almacenarán de forma local, por lo que si entra un ladrón a casa, se podría llevar perfectamente todas las grabaciones y no verías quién ha sido, es decir, de nada te serviría tener la cámara.

Al tener grabación en la nube del fabricante, aunque sea de forma limitada, las grabaciones estarán a salvo y podremos acceder a ellas aunque el ladrón nos robe la cámara físicamente de nuestro hogar. Fabricantes como D-Link o EZVIZ disponen de soporte para grabación en Cloud, otros fabricantes como Netatmo se apoyan en la integración de Dropbox en la app para subir los clips de vídeo a la nube pública.

Tal y como podéis ver, estas cuatro características las consideramos fundamentales si quieres acertar a la hora de comprar una cámara para vigilar tu casa.

¡Sé el primero en comentar!