La Dark Web se centra más que nunca en el Internet de las Cosas

La Dark Web se centra más que nunca en el Internet de las Cosas

Javier Jiménez

En la red podemos encontrarnos con múltiples amenazas que ponen en riesgo nuestra seguridad. Muchos tipos de malware, ataques y situaciones en las que nuestros dispositivos pueden verse comprometidos. Ahora bien, por suerte también tenemos muchas herramientas y opciones para protegernos. En este artículo nos hacemos eco de un informe que muestra cómo la Dark Web está más centrada que nunca en el Internet de las Cosas.

La Dark Web pone sus ojos en el Internet de las Cosas

Como sabemos, el Internet de las Cosas o dispositivos IoT son todos aquellos aparatos que tenemos en nuestro hogar conectados a la red. Es algo que está en continuo crecimiento y cada vez irá a más. Esto lo saben los ciberdelincuentes y es en este tipo de aparatos donde cada vez ponen más sus miras.

La Dark Web es conocida por todos como el lugar de Internet donde se alojan muchos de los sitios fraudulentos, herramientas de piratería, malware o datos robados de los usuarios, entre otras muchas cosas. Es un lugar que sirve también para distribuir manuales para llevar a cabo ataques, software malicioso que permita robar credenciales, etc.

Un informe reciente ha revelado que estas páginas ahora se centran especialmente en los dispositivos del Internet de las Cosas. Los piratas informáticos comparten en la Dark Web información sobre cómo atacar dispositivos IoT y de esta forma llegar a robar datos o información de los usuarios.

Los ciberdelincuentes saben que esta tecnología está cada vez más presente es ideal para llevar a cabo ataques. Lo es por el hecho de haber cada vez más dispositivos conectados, como hemos mencionado. Pero también lo es porque los usuarios no siempre toman las medidas de precaución necesarias. Es muy frecuente que cometan errores que permitan que los atacantes logren robar las credenciales y contraseñas con relativa facilidad.

Entre otras razones los piratas informáticos utilizan los dispositivos IoT para crear una red de bots. De esta forma podrían obtener beneficios económicos al venderlo a alguien interesado en ello. Incluso podrían ser utilizados para crear una VPN.

Seguridad de los dispositivos IoT

Qué podemos hacer para evitar ser víctimas

Hemos visto que los piratas informáticos cada vez ponen más sus miras en los dispositivos del Internet de las Cosas. Sin embargo nosotros, los usuarios, podemos hacer que no tengan el trabajo tan fácil. Podemos evitar que nuestros dispositivos sean vulnerables a sufrir algún tipo de ataque.

Lo primero y más importante que hay que tener en cuenta es poner siempre contraseñas y cambiar las que vienen de fábrica. Algo básico que hacen los posibles atacantes es probar con las contraseñas predefinidas para acceder a esos equipos. El hecho de quitar la clave o incluso mantener la que viene de fábrica es peligroso. Podría facilitar la entrada de intrusos.

También conviene actualizar siempre que sea posible el firmware de los dispositivos. A veces pueden surgir vulnerabilidades que son aprovechadas por esos piratas informáticos. Si instalamos los últimos parches y versiones podremos corregir errores y poner una barrera extra de seguridad.

Otra cuestión importante es ver si realmente utilizamos un dispositivo conectado a la red. Es decir, en ocasiones podemos tener equipos IoT que tienen cierta funcionalidad más allá de estar conectados a Internet. ¿Realmente necesitamos que estén conectados? Esto podría mejorar nuestra seguridad.