La mayoría de las VPN en realidad no son anónimas

Cuando un usuario utiliza una VPN hay varios factores que deberían ser claves: seguridad, privacidad y anonimato. Tenemos a nuestra disposición una gran variedad de opciones que están presentes en todo tipo de dispositivos y sistemas operativos. Ahora bien, ¿funcionan todas bien? La respuesta es que no. Podemos pensar que algunas son inseguras, otras que realmente no cumplan su función para ocultar nuestra ubicación, etc. Sin embargo lo cierto es que uno de los problemas está más presente de lo que pensamos. La mayoría de las VPN en realidad no son anónimas.

La mayoría de VPN fallan en ser anónimas

Sin duda es un factor muy importante para los usuarios. Muchos instalan este tipo de servicios para ganar anonimato a la hora de navegar por Internet. Ya sabemos que la privacidad es algo importante y bien valorado, pero que sin embargo no está siempre presente. Sin embargo muchos servicios VPN no cumplen con este principio, según un informe del que nos hacemos eco.

Muchas de las VPN tienen políticas de no registro y evitar así que los datos de los clientes puedan estar expuestos en la red. Una manera de, en definitiva, garantizar que las conexiones realmente son anónimas. En la práctica esto no siempre ocurre y son muchas las que vinculan la dirección IP a las cuentas de usuarios. Especialmente hay que tener cuidado con las gratuitas. Os dejamos un listado de mejores VPN gratis para no tener problemas.

Desafíos y mejoras de las VPN

El problema de las direcciones IP dedicadas

Como sabemos, a la hora de utilizar un servicio VPN puede que compartamos la dirección IP con otros usuarios (algo que trae sus problemas también), así como utilizar una dirección exclusiva. Esto último podría ser lo ideal, ya que evitaríamos posibles problemas como hipotéticas listas negras.

El problema es que al utilizar una dirección IP dedicada en muchos casos perdemos anonimato. Muchas VPN pueden crear un perfil de la actividad de ese usuario. Básicamente el servicio conoce cuál es la dirección IP y podría vincularla con otra información de cuenta que tenga registrada. Aquí podemos mencionar, por ejemplo, una cuenta de correo electrónico.

Esto que mencionamos podría ser un problema para muchos suscriptores de servicios VPN que buscan precisamente anonimato y que no haya ningún tipo de vinculación con sus datos. Evidentemente no es algo que ocurra en todos los casos, pero sí que hay muchas herramientas de este tipo que no gestionan correctamente nuestra información sensible o que puede utilizarla de mala manera.

Según indican desde TorrentFreak y que nos hacemos eco, algunos de los servicios VPN más populares y que indican que tienen políticas de no registro, esto no se aplica a las direcciones IP dedicadas. Esto hace que, en definitiva, no sean del todo anónimas.

De hecho algunos de los servicios VPN indican que pueden borrar todo rastro almacenado de los usuarios, de esa dirección IP dedicada, si la persona interesada lo solicita. Es decir, se requiere acción por parte del cliente para que no almacene ningún registro de actividad.

Hay que tener en cuenta siempre qué servicios vamos a utilizar para evitar problemas que afecten a nuestra privacidad, seguridad o anonimato. Tenemos muchas opciones, pero como hemos visto no todas son iguales. Os dejamos una lista con los mejores servicios VPN.