¿Es peligroso vender tu viejo router?

¿Es peligroso vender tu viejo router?

Javier Jiménez

Es muy común tener un router viejo por casa. Por ejemplo si hemos cambiado de compañía de Internet y nos han dado uno nuevo, más potente, el antiguo lo dejamos guardado por si hiciera falta o también para convertirlo en un repetidor. Pero a veces surge la posibilidad de venderlo por Internet o en alguna tienda de segunda mano. Aunque no saquemos mucho, es una opción. Ahora bien, ¿es esto seguro o podemos tener problemas?

¿Puede guardar información un router viejo?

Esta puede ser la pregunta que muchos se hagan. Por ejemplo al vender un móvil u ordenador, está claro que todo lo que tengamos almacenado puede estar disponible para quien lo compra, salvo que formateemos el dispositivo. Entonces, ¿un router podría guardar datos de la navegación, por ejemplo?

Hay que tener en cuenta que los routers almacenan cierta información, aunque ni mucho menos se asemeja a otros dispositivos. Su función principal es la de permitir conectar dispositivos y ofrecer así una conexión de red. El tráfico de Internet, las páginas que visitamos o los servicios que usamos, no se guarda y los datos que pueda almacenar están cifrados. Hay muchos usos que podemos darle a un router viejo.

No obstante, un router sí almacena información relacionada con la configuración de la operadora, el nombre de la red, la contraseña de acceso, servidores DNS utilizados, los ajustes que hayamos configurado… Si vendemos un router sin tomar medidas, estos datos sí podrían ser vistos por el comprador.

Pero claro, ¿realmente puede afectarnos esa información? Se trata de datos que tienen poco valor, salvo que cometamos ciertos errores. Por ejemplo que pongamos un nombre de usuario que no nos interese que pueda ser visto por cualquiera, así como la contraseña de acceso a la red inalámbrica. Un error importante sería usar una clave que estamos utilizando en redes sociales o cualquier otra plataforma online.

Además, hay algunos routers que permiten configurar ciertos parámetros para los que piden una dirección de e-mail e incluso servicios que pueden conocer nuestra ubicación. Esto no está en todos los aparatos, pero sí es posible encontrarlo.

Wi-Fi router viejo

Resetear el router antes de venderlo es una buena solución

Para evitar cualquier tipo de problema, una opción muy interesante es la de resetear el router por completo antes de venderlo. Esto va a eliminar cualquier configuración, cualquier dato o información que hayamos cambiado. Básicamente el nuevo dueño lo recibirá como salió de fábrica. Esto a veces incluso permite mejorar la conexión.

Cada router cuenta con un botón para resetearlo. Para ello tendremos que utilizar algún objeto pequeño y pulsarlo durante unos segundos hasta que comience el proceso. Esto permitirá que toda esa información se elimine. Por ejemplo el nombre de la red volverá a ser el original, la contraseña la predeterminada, la clave para acceder a la configuración, etc.

Una vez hecho esto podremos comprobar si realmente se ha realizado correctamente o no. Para ello solo tendremos que entrar en el router a través de la configuración, que suele ser mediante la puerta de enlace predeterminada 192.168.1.1, y ver si realmente se ha cambiado el nombre de la red Wi-Fi, la contraseña y cualquier tipo de configuración.