Peores contraseñas que no debes usar este próximo año

Peores contraseñas que no debes usar este próximo año

Javier Jiménez

Las contraseñas son muy importantes para proteger nuestras cuentas. Es vital contar con claves que sean fuertes y complejas y de esta forma no permitir la entrada de posibles intrusos. Sin embargo hay que mencionar que muchos usuarios cometen errores en este sentido. Esto provoca que las cuentas puedan estar expuestas a posibles ataques que afecten a la privacidad y seguridad. En este artículo nos hacemos eco de las peores contraseñas que podemos utilizar hoy en día.

Peores contraseñas que podemos utilizar

NordPass, uno de los gestores de contraseñas más populares, ha lanzado un completo informe sobre las 200 contraseñas más utilizadas por los usuarios y que a su vez son las peores que podemos utilizar. Hay que tener en cuenta que los piratas informáticos pueden utilizar la técnica de la adivinación simplemente con probar estas claves de acceso que son más populares.

Lógicamente los ciberdelincuentes tienen en cuenta muchas más contraseñas que la lista que vamos a poner. Eso sí, está claro que estas claves de acceso son aún más peligrosas para nuestra seguridad porque son precisamente las más utilizadas y que pueden ser probadas fácilmente por un atacante.

Estas contraseñas suelen repetirse año tras año. Una vez más estamos ante una lista de contraseñas peligrosas que no debemos utilizar de cara al próximo año, ya que serán las primeras en ser probadas por un hipotético atacante.

En el podio tenemos las contraseñas “12345”, “123456” y “123456789” como las tres más utilizadas, por este orden. Aunque parezcan claves muy evidentes y claramente débiles, siguen siendo las preferidas por los usuarios año tras año. Estamos sin duda ante las peores que podemos utilizar para cualquier tipo de registro, dispositivo o tarjetas.

Las siguientes tampoco se quedan atrás. Si vemos las 10 contraseñas más utilizadas, completan la lista estas 7: “test1”, “password”, “12345678”, “zinch”, “g_czechout”, “asdf” y “qwerty”. Una vez más, cualquiera de estas claves dejaría nuestras cuentas desprotegidas. Otras contraseñas como “11111”, “abc123” o “123123” también son muy utilizadas.

Usar contraseñas débiles

La facilidad para recordar por encima de la seguridad

¿Por qué los usuarios siguen utilizando estas contraseñas débiles? La realidad es que la mayoría optan por la facilidad para recordar en vez de dar prioridad a la seguridad. Evidentemente es un problema que pone en riesgo nuestras cuentas y registros. Pero desde NordPass indican que no solo son peligrosas estas contraseñas que hemos mencionado, que son las más utilizadas, sino también otras 200 muy populares.

Los piratas informáticos, como podemos imaginar, en caso de querer probar contraseñas siempre van a comenzar con las más populares. Simplemente tienen que usar aquellas claves que están más presentes para ver si ese usuario es uno de los muchos que utilizan contraseñas repetitivas y débiles.

Para evitar este problema tenemos varias soluciones. La primera y que debemos poner en práctica sí o sí es el uso de contraseñas realmente fuertes. Esto significa que sean únicas, totalmente aleatorias, que cuenten con letras (mayúsculas y minúsculas), números y otros símbolos especiales.

También es importante que en nuestras cuentas, siempre que sea posible, tengamos activada la autenticación en dos pasos. Además, como medida adicional siempre podemos hacer uso de gestores de contraseña y así no tener problemas para recordar tantas claves complejas.

Os recomendamos leer nuestro tutorial sobre frases de contraseñas o contraseñas normales, para que conozcáis la diferencia entre ambos, y cuál es lo más recomendable.