Abrí mi email fuera de casa y me hackearon, así debes evitarlo

Abrí mi email fuera de casa y me hackearon, así debes evitarlo

Javier Jiménez

El correo electrónico sigue siendo uno de los objetivos principales de los piratas informáticos. Pueden utilizar diferentes métodos para robar la contraseña y tomar el control de otras muchas cuentas vinculadas al e-mail. Por ello, mantener la seguridad es fundamental. En este artículo vamos a hablar de los riesgos de abrir el correo fuera de casa, por ejemplo en un ordenador público de una biblioteca. Vamos a explicar también qué debes hacer para evitar problemas.

Riesgos de abrir el e-mail en equipos ajenos

Siempre que abres una cuenta en Internet en algún equipo público puedes tener ciertos riesgos. A fin de cuentas va a ser un ordenador al que pueden acceder muchos usuarios. De forma voluntaria o involuntaria, podrían colar un virus, un keylogger o generar cualquier problema que afecte a tu cuenta de correo. Por ello conviene evitar errores.

Robo de contraseña

Uno de los riesgos es que directamente roben tu contraseña. Esto puede ocurrir por diferentes medios, siempre que utilices un ordenador que no es tuyo y pueda haber sido infectado previamente. Puede haber algún tipo de malware que se encargue de espiar a quienes usan ese PC y robar información o contraseñas.

También podrían instalar un keylogger, que básicamente es un software malicioso que se va a encargar de registrar las pulsaciones de teclas. De esta forma van a robar tu contraseña del e-mail sin que te des cuenta.

Lo dejas abierto por error

Esto más bien es un error a nivel de usuario, pero es otro riesgo más de abrir el correo en un ordenador ajeno. Puede que te olvides de iniciar sesión y un intruso entre en tu cuenta y lea todos los mensajes recibidos, por ejemplo. Incluso podría llegar a registrarse en plataformas utilizando tu dirección y verificando el usuario.

Siempre debes cerrar la sesión en caso de que abras cualquier cuenta en un equipo ajeno, pero si te olvidas de ello siempre puedes usar la opción de cerrar el correo en remoto. Así dejará de estar abierta la sesión en ese equipo.

Detectar el ransomware por e-mail

Quedas la dirección guardada

Otro riesgo más que vas a tener si abres tu e-mail en un equipo ajeno es dejar la dirección guardada. Básicamente significa que entras en tu cuenta, por ejemplo en Gmail, y va a quedarse guardada la dirección, aunque nadie pueda entrar en tu cuenta al no conocer la contraseña para poder acceder.

Esto es un problema ya que podrían empezar a enviarte mensajes de Spam. Podrían incluirte en alguna lista para inundar tu bandeja de correos basura y comprometer igualmente tu seguridad y privacidad.

Qué hacer para evitar problemas

Entonces, ¿qué podemos hacer para no tener problemas al usar el correo en un ordenador público? Lo ideal, lo más óptimo, es directamente evitar usar la dirección real en un PC ajeno. Pero claro, puede que necesites abrir el correo para descargar algún archivo, por ejemplo. En ese caso lo que recomendamos es utilizar un correo desechable y no el tuyo real.

Otro consejo es iniciar sesión en una ventana de incógnito. De esta forma te aseguras de que la dirección no va a quedar registrada, ni tampoco la contraseña. Cuando tengas que salir de la sesión, simplemente cierras la ventana y automáticamente se borra todo el registro que hayas podido dejar. Eso sí, ten en cuenta que esto no te va a proteger de un keylogger o cualquier malware.

También es buena idea cambiar la contraseña después de iniciar sesión en un ordenador público. Esto viene bien para evitar problemas y dudas en caso de que haya podido haber algún malware que haya registrado tu contraseña. El objetivo es proteger al máximo el correo.

¡Sé el primero en comentar!