Trucos para que el WiFi no se corte si usas una red pública

A la hora de navegar por Internet a través de redes inalámbricas podemos tener problemas con la cobertura, la velocidad o estabilidad. Es algo que se incrementa aún más cuando nos conectamos a un Wi-Fi público. ¿Qué podemos hacer para evitarlo o, al menos, lograr que funcione mejor? De ello vamos a hablar en este artículo. Vamos a dar algunos trucos interesantes para conseguir que no haya cortes cuando te conectes a una red pública.

Cómo evitar cortes al usar un Wi-Fi público

Las redes Wi-Fi públicas, como pueden ser en una biblioteca, centro comercial o aeropuerto, pueden llegar a ser peligrosas. Es una realidad que pueden aparecer problemas como filtración de información, entrar en sitios que han sido modificados, robar contraseñas, etc. Para evitarlo, podemos usar programas como una VPN que lo que hace es cifrar la conexión. No obstante, además de ser inseguras también pueden ser inestables o con una mala velocidad.

Cambia la VPN

Lo primero que puedes hacer para evitar cortes cuando usas una red pública es cambiar la VPN si estás usando una (algo muy aconsejable al entrar en una red Wi-Fi pública). Normalmente suelen tener diferentes servidores, por lo que simplemente con cambiar a otro y probar a ver si funciona mejor, puedes lograr una mejora considerable.

Además, nuestro consejo es utilizar aplicaciones VPN que no sean gratuitas, que ofrezcan garantías y eso no solo se va a ver reflejado en la seguridad, sino también en una mejora notable en la calidad de la conexión. Hay muchas opciones, pero algunas de las más populares son ExpressVPN o NordVPN.

Usa otra banda

Puedes conectarte al Wi-Fi a través de la banda de los 2,4 GHz y de los 5 GHz. La primera podemos decir que es la mejor para conectarnos desde una distancia mayor. Es más estable, los posibles obstáculos no le afectan tanto, aunque también es la que ofrece una menor velocidad.

Por otro lado, la banda de los 5 GHz es la que permite tener una velocidad de Internet mayor. El problema es que es mucho más sensible a la distancia y posibles obstáculos. Vamos a tener más problemas si nos alejamos mucho del punto de acceso. Por ello es conveniente elegir la banda correcta y, en caso de tener problemas, cambiar a otra.

Diferencias entre 2.4 y 5 GHz

Utilizar un adaptador externo

¿Te conectas al Wi-Fi a través de la tarjeta interna del portátil? Puede que los cortes sean porque ese receptor no es muy potente y en cuanto te conectes algo más lejos del punto de acceso puedes tener dificultades. Por tanto, en este caso nuestro consejo es probar un adaptador externo para mejorar así la cobertura.

Existen muchos modelos que podemos utilizar. Se conectan a través del puerto USB y tienen una mejor antena que las tarjetas internas. Debes asegurarte de que tiene una velocidad máxima elevada, funciona por USB 3.0 y tiene una buena antena para lograr que la cobertura sea óptima.

Actualiza y protege tu equipo

Otro truco para evitar cortes al conectarte a un Wi-Fi público es mantener los equipos en buen estado. Esto significa que debes tener las últimas versiones instaladas, tanto del sistema operativo como también de los controladores de las tarjetas de red. Esto permitirá que mejore el rendimiento y solucionar ciertos problemas que puedan aparecer.

Pero más allá de tener el equipo actualizado, también debes tenerlo protegido correctamente. Para ello debes tener siempre un buen antivirus, así como otras herramientas de seguridad como puede ser un firewall o extensiones para el navegador. Un ejemplo es Windows Defender, que funciona muy bien.

¡Sé el primero en comentar!