Qué velocidad WiFi es adecuada para usar un smartphone sin problemas

La principal forma de conexión a Internet de nuestros smartphones cuando estamos en casa es la conectividad Wi-Fi. Actualmente con las velocidades de la fibra óptica, podemos tener contratadas conexiones de 600Mbps simétricos, 1Gbps simétrico e incluso modalidades superiores. ¿Realmente necesitamos tanta velocidad WiFi en nuestro smartphone? Hoy os vamos a explicar la velocidad máxima teórica que son capaces de conseguir, la velocidad real que conseguimos habitualmente y cuál sería la velocidad mínima para usar el smartphone sin ningún problema.

Velocidad teórica y real que podemos conseguir

La velocidad teórica que podemos conseguir con un smartphone es la velocidad de sincronización de la tarjeta WiFi interna con nuestro router o AP de casa, sin embargo, esta velocidad teórica no es la velocidad real que realmente conseguimos al hacer un test de velocidad, ya que la velocidad teórica viene determinada por varios factores, entre los que se incluyen los siguientes:

  • Versión del Wi-Fi (Wi-Fi 4, Wi-Fi 5, Wi-Fi 6 o Wi-Fi 6E principalmente). Debemos tener en cuenta que la mayoría de móviles de gama alta disponen de Wi-Fi 6 e incluso Wi-Fi 6E, por lo que podemos conseguir un muy buen rendimiento inalámbrico.
  • Número de antenas internas del smartphone. Generalmente los modelos de gama baja-media disponen de solamente una antena interna, por lo que estará en configuración MIMO 1T1R únicamente. En el caso de los modelos de gama media-alta tendremos dos antenas internas, por lo que conseguiremos el doble de velocidad que los primeros.
  • Ancho de canal WiFi utilizado. En la banda de 2.4GHz solamente podemos usar anchos de canal de 20MHz o 40MHz, sin embargo, en 5GHz y 6GHz podemos usar anchos de canal de 80MHz e incluso 160MHz si el router o el AP lo soporta. Si quieres usar 160Mhz de ancho de canal en un smartphone, su controlador WiFi también debe soportarlo obligatoriamente.
  • Modulación QAM utilizada en el enlace inalámbrico. Esto depende principalmente de la cobertura recibida (RSSI) por el dispositivo, cuánto más lejos estemos la modulación será más conservadora para evitar pérdida de datos.

Por ejemplo, supongamos que tenemos un router Wi-Fi 6 doble banda AX3000, es decir, dos antenas en la banda de 2.4GHz y 5GHz, por lo que podremos conseguir hasta 574Mbps en la banda de 2.4GHz y hasta 2402Mbps en la banda de 5GHz ya que soporta 160MHz de ancho de canal. Si nuestro smartphone también dispone de la tecnología Wi-Fi 6, tiene dos antenas internas y soporta 160Mhz de ancho de canal, al conectarse a la banda de 5GHz tendrá una velocidad de sincronización de 2,4Gbps. En el caso de que no sea compatible con los 160MHz de ancho de canal, sincronizará a una velocidad de 1,2Gbps si estamos cerca del router principal. Finalmente, si ni siquiera soporta el estándar Wi-Fi 6, entonces sincronizará a una velocidad de 866Mbps únicamente. La velocidad real aproximada que conseguiremos es la siguiente:

  • Sincronización a 2,4Gbps: la velocidad real ronda los 900-1.100Mbps aproximadamente.
  • Sincronización a 1,2Gbps: la velocidad real ronda los 750-900Mbps aproximadamente.
  • Sincronización a 866Mbps: la velocidad real rondará los 500-600Mbps.

Por supuesto, si nuestro smartphone solamente tiene una antena, estas velocidades de sincronización y las velocidades reales serán la mitad aproximadamente.

Siempre que tengamos un enlace inalámbrico, lo normal es tener entre un 60-75% de la velocidad teórica que nos marque nuestro smartphone, aunque esto también dependerá de muchos factores como la distancia al router o AP, interferencias con redes vecinas, e incluso el controlador WiFi y el software de nuestro móvil, ya que hay algunos modelos que consiguen exprimir mejor la velocidad del WiFi que otros.

¿Qué velocidad WiFi es la adecuada?

Dependiendo del uso que le vayamos a dar a la conexión inalámbrica de nuestro smartphone, necesitaremos unas velocidades u otras. No es lo mismo realizar un uso básico de Internet y de la red local, que transferir archivos a un servidor NAS que está instalado localmente en nuestra casa. En este último caso, cuánta más velocidad Wi-Fi mejor, pero de forma local, porque no importa en este caso qué velocidad de Internet tengas, solamente debes fijarte en la velocidad de sincronización del dispositivo. A continuación, os vamos a dar una guía aproximada de la velocidad real que deberías tener en tu smartphone para realizar diferentes acciones:

  • 50Mbps a 100Mbps: uso básico de la conexión a Internet y red local, podemos reproducir en streaming de vídeo en resoluciones Full HD sin ningún problema.
  • 100Mbps a 200Mbps: uso intermedio de la conexión, podemos reproducir streaming de vídeo en 4K e incluso descargar juegos a una muy buena velocidad.
  • 200Mbps a 400Mbps: con esta velocidad podemos hacer casi cualquier cosa, incluyendo copias de seguridad a un servidor NAS, no obstante, sería recomendable que no fueran archivos demasiado grandes.
  • Más de 400Mbps: podemos transferir datos a gran velocidad de forma local, y también en Internet si es que tenemos conexiones tan rápidas.

Conseguir hasta 400Mbps reales con un smartphone de gama alta es sencillo al incorporar dos antenas en la mayoría de los casos, sin embargo, en modelos de gama baja o media será muy complicado, porque generalmente tienen una sola antena. También debemos tener muy en cuenta el número de antenas e incluso el estándar inalámbrico Wi-Fi que soportan, porque de ello dependerá la velocidad que vamos a poder conseguir.

¡Sé el primero en comentar!