Añade y elimina fácilmente una unidad de red en Windows

Contar con unidades de red es algo muy interesante y que está muy presente entre los usuarios. Podemos contar con un servidor NAS, por ejemplo, donde poder almacenar datos, archivos, crear copias de seguridad… Podemos conectarlo en Windows 10 y que aparezca como una unidad más. En este artículo vamos a explicar este proceso. Vamos a mostrar cómo conectar o desconectar unidades de red en Windows 10. Podemos hacerlo de una manera sencilla y rápida.

Cómo conectar unidades de red en Windows 10

Como decimos, es posible conectar unidades de red al sistema operativo de Windows 10. Ya sabemos que es el más utilizado entre los usuarios de equipos de escritorios hoy en día. Por ello esto puede venir bien a muchos que deseen utilizar este tipo de dispositivos. Podemos conectar equipos adicionales y tenerlos conectados a la red para poder acceder desde otros sistemas en nuestro hogar o lugar de trabajo.

Contar con un disco duro externo es algo que se ha convertido en casi esencial para muchos usuarios. Un lugar donde poder crear copias de seguridad, almacenar archivos y documentos sin tener que usar la memoria del ordenador. Además también podemos liberar espacio. Ahora bien, la posibilidad de tenerlo disponible en la red hace que los NAS hayan aumentado considerablemente su presencia.

La cuestión es que en ocasiones los usuarios no saben bien cómo agregar esas unidades. Es importante que estén bien configuradas y que podamos acceder a la información desde cualquier lugar y dispositivo. En muchas ocasiones tendremos que crear una clave de acceso, así como un usuario. Esto permitirá autenticarnos y poder acceder con normalidad.

Vamos a tener básicamente dos opciones para conectar unidades de red en Windows. Una de ellas es a través del explorador de archivos, la más visual y sencilla, y otra es mediante el Símbolo del sistema. Mostraremos los pasos necesarios en ambos casos. De esta forma conoceremos el procedimiento

Conectar y desconectar una unidad de red desde el explorador

La primera opción que tenemos es la de conectar una unidad de red en Windows 10 a través del explorador de archivos. El proceso es muy sencillo. Lo primero que tenemos que hacer es ir al explorador de archivos, para ello vamos a Este equipo, Red y pinchamos en Conectar a unidad de red. Allí nos aparecerán las opciones disponibles.

Solo tendremos que seleccionar la que nos interesa y posteriormente nos aparecerá una nueva ventana para asignar una letra a la unidad (lo normal que venga la Z predeterminada). Podemos poner la ruta de forma manual, en caso de que sepamos cuál es, o darle a examinar para seleccionarla.

Conectar una unidad de red

También veremos que de forma predeterminada viene marcada la opción de que se conecte siempre que iniciemos Windows. Esto es interesante si vamos a conectar un disco duro que vayamos a utilizar normalmente. Incluso podemos darle una contraseña. Esta última opción es muy aconsejable, ya que así mantendremos nuestros datos correctamente protegidos y evitaremos que posibles intrusos lleguen a acceder al disco duro o al dispositivo que estemos conectando. Siempre debemos cifrar las memorias que agreguemos y que puedan estar conectadas a la red.

Seleccionar unidad a conectar

Un disco duro conectado a la red va a ayudarnos a crear copias de seguridad, por ejemplo. A fin de cuentas es un disco más que vamos a tener en nuestro equipo. Podemos usarlo también para aumentar la capacidad disponible y poder guardar contenido sin problemas de que se agote la memoria que tenemos en nuestro ordenador. También para poder intercambiar archivos entre diferentes dispositivos de una forma sencilla.

Para desconectar una unidad los pasos también son muy sencillos. En este caso volvemos a ir al explorador de archivos, entramos en Este equipo, pinchamos en Ubicaciones de red y allí seleccionamos la unidad que queremos desmontar. Así podremos quitar, por ejemplo, ese disco duro que hemos agregado. Puede que en un momento dado ya no lo necesitemos o que simplemente no queramos que esté siempre conectado.

Tenemos que hacer clic con el segundo botón del ratón encima de la unidad y darle a Desconectar, como aparece en la imagen de abajo. Como vemos, es un proceso muy rápido y sencillo. Automáticamente ya se desconectará y dejará de estar disponible.

Desconectar unidad de red

Desconectar una unidad desde el Símbolo del sistema

Adicionalmente, más allá de esta opción que hemos mencionado también podemos desconectar una unidad desde el Símbolo del sistema. Es muy fácil y únicamente tendremos que conocer la letra de la unidad y ejecutar el comando que vamos a mostrar. Como mencionábamos anteriormente, es posible que llegado el momento ya no nos interese tener una unidad en concreto conectada a la red. Solo tenemos que darle desconectarla por este método.

Para ello tenemos que ejecutar el siguiente comando:

Net Use nombre-unidad:  /Delete

Por ejemplo sería Net Use Z: /Delete. Automáticamente, como en el caso anterior, esa unidad de red quedaría desconectada del sistema. Si la unidad de red que queremos desmontar tiene otra letra asignada, únicamente tendríamos que cambiar dicha letra en el comando y listo. Es sencillo y rápido, sin necesidad de instalar nada y únicamente utilizando el Símbolo del sistema en Windows 10.

En definitiva, siguiendo estos pasos que hemos mencionado podremos agregar o quitar una unidad de red a nuestro Windows 10. Como hemos visto es un proceso sencillo y rápido, accesible a cualquier usuario. Ya podremos tener nuestra unidad de red completamente operativa para usar en el sistema operativo de Microsoft. Además, en caso de que en un momento dado queramos quitarla solo tenemos que seguir los pasos que también hemos mencionado. Podemos hacer esto con cualquier unidad que queramos agregar en Windows.

Hay que tener en cuenta que cada vez tenemos más dispositivos conectados a la red. Tenemos más equipos que se conectan al router o a cualquier ordenador que tengamos en nuestra vivienda. En ocasiones es necesario configurarlo correctamente y evitar así problemas que pueda afectarnos. No obstante, algo esencial es que el sistema operativo reconozca esa nueva unidad y la conectemos correctamente. De lo contrario no podríamos acceder al contenido ni utilizarlo adecuadamente.